El Fondo Monetario Internacional (FMI) redujo por segunda ocasión consecutiva su proyección de crecimiento económico para México, al ajustarla a 1% para 2020 desde el 1.3% de la revisión de octubre de 2019, ante la debilidad del ritmo de las inversiones en el país.

El FMI refirió que, de hecho, las proyecciones de crecimiento para América Latina en 2020 y 2021 también sufren un ajuste respecto a su revisión de octubre debido a la baja en la perspectiva de México y un ajuste significativo para Chile, “afectado por los disturbios sociales”. Sin embargo, el organismo internacional destaca una perspectiva positiva para el gigante Brasil, la mayor economía de la región.

“Estas revisiones están parcialmente compensadas por una revisión al alza del pronóstico de 2020 para Brasil, debido a la mejora del sentimiento (de mercado), tras la aprobación de la reforma de pensiones y la eliminación de las interrupciones del suministro en (su) sector minero”, resalta.

En la actualización de su reporte sobre Perspectiva Económica Mundial, dado a conocer este lunes, el FMI indica que América Latina tiene ajustes a la baja en sus perspectivas de crecimiento para ubicarse en 1.6% en 2020, y en 2.13% en 2021. De acuerdo a su pronóstico, la economía de Brasil crecerá a 2.2% en 2020 y a 2.3% en 2021.

En cuanto a sus proyecciones de crecimiento para la economía mundial, el FMI, estima que ésta se ubique en este año en 3.3%, contra el estimado de 3.4% de octubre pasado. Para 2021 también hay un ajuste en sus pronósticos, al pasar de 3.6% a 3.4 por ciento.

“La revisión a la baja refleja principalmente sorpresas negativas para la actividad económica en algunas economías de mercados emergentes….En algunos casos, esta reevaluación también refleja el impacto del aumento de los disturbios sociales”, señala.

En contraste, por el lado positivo, el organismo internacional menciona un mejor sentimiento de mercado, impulsado “por signos tentativos de que la débil actividad manufacturera y el comercio mundial están tocando fondo. Destaca además las políticas monetarias de los bancos centrales –hacia un relajamiento o una política monetaria acomodaticia- y noticias favorables sobre las negociaciones entre Estados Unidos y China.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here