La recta final del año y las fiestas decembrinas presentan una oportunidad para la reflexión y renovación, también en el ámbito tecnológico. Es en esta temporada en la que los usuarios toman importantes decisiones de consumo en torno, por ejemplo, a la compra de nuevos teléfonos celulares y al destino de aquellos que entrarán en desuso.

En concreto, a lo largo del año, alrededor de 35 millones de usuarios habrán remplazado su dispositivo por uno nuevo. Al tratarse de bienes durables, la existencia de un mercado secundario o de segunda vida es un fenómeno natural.

En México, existen más de 11 millones de equipos que son de segundo uso o vida, en un mercado con 106.8 millones de teléfonos inteligentes o Smartphones y 13.6 millones de Feature Phones.

¿Qué destino tienen los Smartphones reemplazados?

Ahora bien, la renovación del dispositivo principal no implica que todos los celulares se destinen a nuevo uso. Entre el total de los equipos que sí lograron llegar a una segunda vida, 29.7 por ciento “hereda” a algún familiar o amigo cercano su dispositivo, 28.6 por ciento lo guarda, 15.6 por ciento lo vende, y 26.1 por ciento potencialmente podrían tener una segunda vida al ser robado o extraviado.

Destino de Smartphones Reemplazados
(Proporción del Total, %)

Fuente: The Competitive Intelligence Unit

Los usuarios reconocen y aprovechan la vida útil de los equipos, mayor en el caso de aquellos equipos de gama alta, tal que la propiedad es transferida a personas del círculo más cercano o son utilizados como celulares de emergencia, dummy o segundos dispositivos.

Estos fines alcanzan una proporción mayoritaria (58.3 por ciento) del destino de Smartphones reemplazados. Mientras que tan sólo 26.1 por ciento de los equipos son despojados de sus propietarios, ya sea por robo o extravío y la proporción de personas que venden sus equipos representa 15.6 por ciento.

Este nivel es directamente proporcional a la ganancia que deja al usuario el precio de reventa de equipos usados, que por la constante renovación de oferta, innovación y ambiente competitivo, este suele ser relativamente muy inferior al original. Razón por la cual este destino de los Smartphones no registra una magnitud significativamente superior.

Finalmente, el periodo de remplazo de Smartphones asciende a 23.6 meses, nivel que en periodos recientes se ha estabilizado tras experimentar un trayectoria. Esto último, tras la estabilidad en los planes tarifarios de servicios móviles y de alternativas de financiamiento por parte de los operadores. Esta circunstancia, aunado a que tan sólo 36.2% de usuarios renovaron su dispositivo anterior al presentar un deterioro irreparable, evidencia la creciente calidad y vida útil de los Smartphones, especialmente manifiesta en dispositivos más recientes. Ello precisamente propicia un mercado de segunda vida celular.

 *Daniel Cabrera Martínez, The Competitive Intelligence Unit

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here