Bajo el expediente conocido como el Caso Gasofa, un tribunal en Guatemala, el Tribunal de Mayor Riesgo A, sentenció a 27 años de prisión inconmutables a Marvin Delfino Barrios Marchena y a Luis Rolando Galicia Botón a seis años de cárcel, quienes fueron hallados culpables de integrar una estructura criminal dedicada al contrabando de combustible del 2008 a 2012.

El Tribunal, gracias a la investigación de la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala, halló suficientes pruebas para condenar a Barrios Marchena por los delitos de asociación ilícita, defraudación aduanera, tenencia ilegal de armas de fuego para uso exclusivo del Ejército y las fuerzas de seguridad del Estado, y falsificación de placas y distintivos vehiculares.

En mayo pasado, de acuerdo con información de la CICIG, se le aplicó una multa de 3 millones de quetzales y fue absuelto de los delitos de caso especial de defraudación aduanera, caso especial de contrabando aduanero en concurso ideal y lavado de dinero u otros activos.

Mientras que Galicia Botón fue sentenciado a 6 años de prisión por asociación ilícita. Fue absuelto de los delitos de caso de defraudación aduanera y caso especial de contrabando aduanero. Galicia Botón fue condenada a 10 años de prisión por def               raudación aduanera el 8 de mayo de 2015.

El caso

A Marvin Delfino Barrios Marchena alias “Martín” se le acusó de liderar, desde el ocho de febrero de 2008 al veinticuatro de enero de 2012, una estructura criminal que tenía por objeto ingresar combustible en forma ilegal a territorio guatemalteco a través de las fronteras mediante la utilización de vehículos tipo cabezal halando cisternas, desde puntos fronterizos del país hacia la ciudad de Guatemala y otros departamentos.

Entre las actividades dentro de esta organización de Luis Rolando Galicia Botón, en su calidad de representante legal y administrador único de la entidad Corporación Internacional de Petróleo, Sociedad Anónima –COINPESA-., figuraba la comercialización del combustible que ingresaba en forma ilegal al país desde El Salvador a través de la Aduana de Ciudad Pedro de Alvarado.

En sentencias dictadas en enero de 2013 y mayo de 2015, fueron condenadas otras 17 personas, integrantes de la primera estructura criminal de contrabando aduanero desarticulada en el país. Esta organización ingresó de forma ilegal combustible proveniente de México entre 2008 y 2009, y entre 2011 y 2012 desde El Salvador, evadiendo los tributos aplicables al régimen aduanero por un estimado de más de 44 millones de quetzales.

Marvin Delfino Barrios Marchena (conocido como Martín) y Emiliano López Velásquez (ex PNC conocido como el sireno) fueron acusados en 2013 de pagar a policías activos con el objeto de obstruir las investigaciones relacionadas con el contrabando de combustible desde México y El Salvador.

En 2013, la Corte Suprema de Justicia consideró que la acusación presentada en su oportunidad por el Ministerio Público, así como los medios de investigación presentados con apoyo de la CICIG, eran suficientes para que los procesados fueran sometidos a juicio por el delito mencionado.

Dentro de la organización criminal dedicada al contrabando de combustible, Barrios Marchena era el cabecilla y López Velásquez (ex PNC), coordinaba con agentes y comisarios de esa institución policial el apoyo necesario para el contrabando de combustible que ingresaba al país por las fronteras de Tecún Uman II y Pedro de Alvarado.

Por este mismo caso, la semana pasada fueron hallados culpables nueve altos mandos de la PNC  por los delitos de contrabando y asociación ilícita,  y condenados a penas de 18 años.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.