1.- En lo que va del mes de octubre, la moneda mexicana se ha apreciado cerca de 3.3 por ciento, coincide con una caída generalizada del dólar frente a las principales monedas en el mundo.

El peso mexicano cerró la semana pasada con una racha de ocho jornadas consecutivas de ganancias (con posibilidades de ampliarla durante esta semana), la mayor desde el 2017. Así, en lo que va del mes de octubre, la moneda mexicana se ha apreciado cerca de 3.3 por ciento, alcanzando su mejor nivel desde finales de julio pasado.

De acuerdo con la nota informativa de la Dirección de Análisis Económico y Bursátil de CI Banco, como en la mayoría de las ocasiones, elementos externos explican esta sorpresiva fortaleza de la moneda mexicana. En sentido estricto coincide con una caída generalizada del dólar frente a las principales monedas en el mundo.

Coyunturalmente, lo que le ha favorecido al peso es una combinación de factores de temas que, aunque llevan varios meses (años) sin un desenlace final, en las últimas semanas han dado nuevas esperanzas de una solución para el corto plazo. Destacan cuatro elementos:

1.-Tregua comercial entre EUA y China. Ambos países acordaron una pausa en la escalada de tensiones comerciales. A grandes rasgos, EUA se comprometió a no imponer nuevos aranceles sobre sus importaciones chinas (aunque no eliminó los existentes), mientras China aceptó realizar compras significativas de productos agropecuarios.

En ese sentido, detalla el análisis de CIAnálisis, la reacción de la moneda mexicana fue positiva por las expectativas de que esto termine traduciéndose en un acuerdo comercial total en los próximos meses. El gobierno de China y el de EUA dicen estar acercándose a un acuerdo.

2.- Brexit. Aunque todavía existe incertidumbre sobre cuándo y de qué forma se daría el abandono de Reino Unido de la Unión Europeo (originalmente programado para el 31 de octubre), los recientes avances y negociaciones prácticamente han eliminado la posibilidad de que se presente una salida desordenada del bloque comunitario (Brexit duro). Esto ha sido muy bien recibido por los inversionistas y ha ayudado a incrementar las apuestas hacia activos más riesgosos.

3.- T – MEC . Las recientes declaraciones de congresistas estadounidenses del partido demócrata han sido en el sentido de que están abiertos a que el Tratado México-Estados Unidos-Canadá (TMEC) pueda ser ratificado por su Congreso antes de que termine noviembre. Sin duda, el tema del tratado trilateral puede marcar un cambio en el comportamiento de la inversión privada.

4.- Reserva Federal de Estados Unidos. Las preocupaciones sobre el desempeño económico global y las afectaciones que pueda tener en la economía de EUA, han acrecentado las apuestas de que la FED volvería a anunciar un recorte de tasas de interés tan pronto como en su reunión de finales de octubre. Esto provoca ganancias en la mayoría de los activos considerados de mayor riesgo.

Incluso, no se puede descartar que este optimismo sobre la moneda continúe en los siguientes días y pueda acercarse al nivel psicológico de $19.0 spot.

Sin embargo, todavía no podemos concluir que el peso se encuentra en un proceso continuo de ganancias. Difícilmente se puede hablar de una tendencia asegurada de apreciación para las siguientes semanas y meses. La realidad es que los mercados financieros siempre sobrereaccionan a noticias positivas, pero lo mismo sucede con las noticias negativas.

Si bien, por el momento los temas arriba mencionados se encuentran con posibilidades de tener un desenlace positivo, existen considerables riesgos a que se compliquen éstas muy rápido, provocando que el pesimismo retorne. Esto es, el conflicto comercial entre EUA y China podría volver a escalar porque no hay planes de eliminar los aranceles actualmente en vigor; el Brexit aunque no se daría una salida desordenada, todo pinta para que se tenga que pedir una prórroga, lo que alimenta la incertidumbre sobre las implicaciones económicas de este evento; aunque el mercado actualmente le otorga cerca de 90 por ciento de probabilidad a un recorte de tasas por parte del banco central estadounidense este 30 de octubre, para algunos integrantes de la autoridad (incluyendo su presidente Powell) preferirían no hacerlo y; la situación política en EUA, con el caso del impeachment a Trump, complica la ratificación del T-MEC.

Asimismo, hay que sumarle que existen otros frentes externos abiertos como las elecciones generales en Argentina, el conflicto de Turquía con Siria, así como localmente la desaceleración económica de México. Dado lo anterior, no se puede descartar que la presión sobre la moneda mexicana regrese, de tal forma que volvamos a ver niveles del tipo de cambio de por lo menos alrededor de $19.50 spot en las siguientes semanas (meses).

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.