Los precios de la gasolina acumulan varias semanas sin registrar el subsidio que el gobierno federal da, en teoría a los consumidores y que ha permitido que los distribuidores del combustible mantengan sus márgenes de ganancia. En teoría, el precio de la gasolina, desde la trinchera del gobierno, no ha aumentado. En la práctica, lo que está sucediendo es una reducción de los márgenes de los empresarios de este sector, situación que ya encendió las alertas entre el gremio que desde que inició el gobierno de Andrés Manuel López Obrador ha experimentado una oleada de cambios a su estructura operativa. Primero, en medio de la guerra contra el robo de combustibles, los gasolineros tuvieron que participar en el nuevo esquema de distribución a través de pipas; después el escrutinio del gobierno federal respecto a sus precios les ha impuesto un nuevo marco de referencia para competir en cada plaza. En otras palabras, las reglas han cambiado.

Aún más, en algunas plazas como Tamaulipas, el crimen organizado está poniendo en marcha otras estrategias al amenazar a los distribuidores de gasolina y exigirle que no le vendan combustible al Ejército o a la Guardia Nacional que opera en la zona. En su conferencia mañanera, el Presidente López Obrador se dio por enterado de esta situación y aseguró que ya se estaban tomando cartas en el asunto aunque no precisó la estrategia.

En Orizaba,Veracruz, también se han presentado amenazas del mismo tipo y el problema es que las concesionarios de estaciones de servicio han firmado contratos con la Secretaría de la Defensa Nacional (SEDENA) para la venta de combustible.

Así, el gremio de los gasolineros en todo el país se ubica entre la espada y la pared mientras sus ganancias se hacen pequeñas frente a la promesa del Presidente López Obrador de no incrementar el precio de la gasolina. Ahora, el grupo de concesionarios que decida incrementar el precio de sus combustibles lo hará porque no desea seguir sacrificando sus ganancias.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here