Oaxaca.- Con un declarado y consistente interés en el sector petroquímico del país, el Grupo Alfa estuvo presente y, en pleno presídium, en el evento Proyecto Oaxaca organizado el pasado 14 de agosto por el gobernador Alejandro Murat y el Presidente de la CONCAMIN, Francisco Cervantes.

El Proyecto Oaxaca busca convocar al sector empresarial, al gobierno federal de Andrés Manuel López Obrador y, por supuesto, a los gobiernos de Chiapas, Campeche, Veracruz, Quintana Roo, Puebla, Tabasco y Yucatán, a impulsar el desarrollo de la zona Sur- Sureste del país.

En la firma del Proyecto Oaxaca, Garza Sada estuvo acompañado, entre el grupo de empresarios invitados al presídium que esperaba a Andrés Manuel López Obrador, por Eduardo Tricio, presidente del Grupo Lala así como por los dirigentes de cúpulas como CONCAMIN, del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), Carlos Salazar, de la CONCANACO, José Manuel Campos, de Valentín Diez Morodo, presidente del COMCE. En fin, de la plana mayor del sector empresarial.

Allí, entre los asistentes, también estuvieron CEOs de las principales empresas regiomontanas en espera de la firma de un acuerdo con el que se buscará el desarrollo de estados en donde la pobreza y la concentración del ingreso han provocado serios rezagos. Por supuesto, el proyecto insignia de la jornada fue el canal transpacífico con el que, desde hace décadas, soñamos para competir con el Canal de Panamá.

La lógica del sector empresarial es apoyar lo más rápido posible el proyecto de combate a la pobreza del Presidente López Obrador para avanzar en el desarrollo integral de la economía. Mientras eso no sucede, el gobierno federal seguirá con su política pública de transferir recursos a través de partidas presupuestales reteniendo fondos para proyectos de infraestructura, por ejemplo. Mientras el desarrollo del sureste y el combate a la inequidad no se presenten, el gobierno mantendrá el discurso que, a muchos sectores, les parece radical y contrario a los intereses de la inversión privada y extranjera. Pero más allá de alcanzar este objetivo en el mediano y corto plazo, los empresarios de las grandes empresas del país quieren estar cerca de la Presidencia de la República y mostrarle al Presidente que puede establecer vínculos para el desarrollo de una región en la que viven 3 de cada 10 habitantes de nuestro país, el 28.4% de la población.

En esta zona, la migración es muy alta. En otras palabras, de acuerdo con información presentada por Eduardo Sojo, del CIDE, en estos estados sus habitantes buscan migrar para poder seguir trabajando. Así, su participación en el PIB no petrolero es cada vez menor y entre 2003 y 2017 pasó de 19.4% a 17.9. Tomando en cuenta el petróleo – importante en regiones como Campeche- la relación no mejora porque pasó de 26.8 a 21.4%. Ni siquiera el impacto de las zonas turísticas en Quintana Roo mejor el panorama. Algo está mal en el desarrollo de la región.

Van por Canal Transístmico

Por ahora, el Proyecto Oaxaca se traduce en el convenio entre estados, gobierno federal y empresarios, en el que se tiene buena voluntad pero aún poco en concreto. De los escasos anuncios con acciones reales, destaca el que hizo el presidente del Consejo Nacional Agropecuario, Bosco de la Vega, respecto a la alianza de Danone, Lala y Nestlé para desarrollar la cuenca lechera Sur-Sureste. En el proyecto, además, participará la Asociación de Bancos de México (ABM) que preside Luis Niño de Rivero, de Banco Azteca.

El llamado Corredor Transístmico que comunicaría al Océano Pacífico con el Atlántico es la gran esperanza para el desarrollo de Veracruz y Oaxaca. La inversión superaría los 15,000 millones de pesos pero, según los gobernadores de la región, tendría grandes beneficios en materia de inversión y ventajas logísticas. Sería necesario la recuperación de la infraestructura ferroviaria en la zona y en los puertos pero valdría la pena. Tan emocionado está el gobernador de Veracruz, Alejandro Murat, que dio instrucciones a su equipo de financieros y administradores en la administración de Oaxaca para que se ocupara de desarrollar el proyecto ejecutivo del proyecto. El objetivo, por supuesto, es que el gobierno federal lo considere en las partidas presupuestales del 2020.

Empresarios regiomontanos apuesta por el Sur-Surestecon el propósito de acelerar el proceso. Este canal también permitiría acelerar el transporte de gas natural a Centroamérica para apoyar el proyecto de desarrollo de la región que impulsa el gobierno a través del Canciller Marcelo Ebrard. Alicia Bárcenas, directora de la CEPAL, aseguró al Presidente López Obrador que sin gas natural, Honduras, Guatemala, El Salvador y Nicaragua, simplemente no podrían aspirar a un desarrollo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.