Los gobiernos panistas no fueron una buena época para Fabio Covarrubias, fundador del Grupo Rivetex y beneficiario de la privatización de este sector durante el gobierno de Carlos Salinas de Gortari.

Covarrubias, quien también participó junto con Carlos Cabal Peniche en la privatización de bancos como accionista del Banco Unión, también enfrentó serios problemas financieros a raíz de que inició una demanda contra la aseguradora ING para cobrar la póliza contra daños contratada para cubrir sus instalaciones. Durante el paso del huracán “Juliette”en 2001 , las instalaciones de Fertinal en Baja California se vieron afectadas. Covarrubias confiaba en que la aseguradora cubriría los daños pero el pago de 94 millones de dólares llegó pero luego de varios años de pleito en tribunales.  Paralelamente, los problemas para el suministro de materia prima colocaron a la productora de fertilizantes en una compleja situación de rentabilidad. Por ello, Covarrubias integró un amplio documento en el que demostraba ante Pemex y la Secretaría de Energía la necesidad de contar con una política de Estado para impulsar a este sector. La propuesta no tuvo eco mientras Covarrubias denunciaba que el entonces titular de la Secretaría de Hacienda, Francisco Gil Díaz, apoyó a la aseguradora ING en el litigio al no obligarla a que cumpliera las leyes del sector asegurador. En fin, que los tiempos del PAN no fueron buenos para el empresario que ahora preside la compañía Servicios Administrativos y Comercialización de Occidente (Sadcom).

Con el PRI, el panorama ha cambiado. La Asociación Nacional de Comercializadores de Fertilizantes (ANACOFER) que preside el mismo Fabio Maurizio Covarrubias Piffer logró eco ante la dirección general de Pemex que lleva Emilio Lozoya Austin.  Ahora, Pemex, después de comprar la compañía Agro Nitrogenados, impulsará la cadena de suministros de materia prima en la que destaca la producción de Urea, una de las añejas demandas de Covarrubias.

 El tiempo apremia para Fertinal

 Para el empresario que ahora también participa en la industria de bebidas pero que se vio obligado a dejar su participación en la industria textilera con la quiebra del Grupo Covarra, con operaciones en el estado de Morelos, el tiempo apremia, de acuerdo con la información difundida por la agencia Moody´s sobre la situación de su deuda. Hasta ahora, Covarrubias – quien decidió reducir sustancialmente su exposición ante los medios de comunicación – no ha dado a conocer alianzas con grupos extranjeros para hacer frente a los problemas financieros acumulados en los últimos diez años. Ahora, podría capitalizar esa paciencia, gracias al apoyo de Pemex al sector de producción de fertilizantes, con lo que se pretende reducir hasta en un 25 por ciento la importación de estos productos estratégicos para la productividad del campo.

Fue hace tres años cuando el diario The Wall Street Journal dio como un hecho que Fertinal se encontraba en negociaciones con uno de los gigantes de la industria mundial de los fertilizantes. Las pláticas para que el grupo estadounidense Mosaic comprara los activos del grupo mexicano en una operación que alcanzaría los mil millones de dólares, se habría dado en la ciudad de París en el marco de la reunión anual de la Internacional Fertilizer Association (IFA), en donde Covarrubias se mantiene como uno de los dirigentes. Sin embargo, la empresa mexicana se apresuró a desmentir la compra. Desde entonces, no se ha conocido de pláticas en este sentido pero la empresa tuvo que contratar un crédito por 250 millones de dólares para rehabilitar sus instalaciones en Baja California y en Lázaro Cárdenas.

Ahora el problema es que, si bien Fertinal logró conjurar su huelga en diciembre pasado en sus instalaciones de Lázaro Cárdenas  – en un movimiento que involucró el apoyo de Napoleón Gómez Urrutia –  hace apenas unos meses Moody´s ubicó la deuda del Grupo Fertinal con perspectiva “Negativa” y, hasta ahora, no ha modificado su revisión del nivel de riesgo de sus títulos en el mercado de bonos. Para Moody´s, Fertinal exhibe problemas de baja rentabilidad y limitada liquidez luego de que durante 2012 y 2013 sus márgenes han estado bajo constante presión ante los mayores precios de materias primas como el sulfato de amonio que no pudieron ser compensados con incrementos en los precios al consumidor final ante la competencia de importaciones. En 2017, Fertinal enfrenta un vencimiento de 20 millones de dólares. A tiempo, para Covarrubias, llegó el rescate de la industria de los fertilizantes que inicia con una inversión por parte de Pemex superior a los 475 millones de dólares.

Claudia Villegas

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.