Muchas son las películas consideradas de culto para el gran público. Superproducciones de Hollywood que marcaron un antes y un después en sus géneros, siendo obras de referencia para millones de espectadores, y que al recordarlas traspasan la frontera del Séptimo Arte, irradiando un conjunto de sensaciones para los sentidos de todos ellos.

Muchos de estos films, son pates de sagas que han marcado el rumbo de las películas de acción y aventuras a nivel mundial. Directores de lujo, unido a actores de renombre y una producción sobrenatural, a fin de poder obtener obras maestras del celuloide. Todos estos largometrajes tienen escenas que marcan la totalidad del film por su espectacularidad y trama. La duda surge cuando se intenta discernir sobre si esas tomas son fruto de la ficción, o más bien son reproducibles en la vida real. Por ello, una guía interactiva de Betway analiza pormenorizadamente  escenas de riesgo de películas como Indiana Jones y el Reino de la Calavera de Cristal, La Jungla 4.0 o Dos Policías Rebeldes 2.

Curioso es el caso de la cuarta entrega de la saga de Steven Spielberg protagonizada por Harrison Ford. Una de las escenas más espectacular de la película y que más llama la atención al espectador se produce cuando el Dr. Jones llega a un poblado fantasma, en el que no hay habitante de carne y hueso, únicamente en cada casa adosada existen maniquís, lo que hace al protagonista saber que algo no va bien. Más si cabe cuando una señal de alarma, avisa de un posible suceso que hace peligrar la vida del Dr. Jones. Un ensayo nuclear se aproxima y el arqueólogo busca cobijo dentro de un frigorífico para intentar salvar su vida. El ensayo nuclear se lleva a término, y la nevera con el Dr. Jones dentro sale despedida por el aire, aterrizando a varios kilómetros, y curiosamente Harrison Ford sale ileso de un evento de tal magnitud, que se encontraría a la par de las explosiones más impactantes de la historia, como se puede observar en un artículo de la BBC.

Lo que parecería una quimera, puede ser que sea factible en la vida real o no, por ello la opinión de expertos en la materia es necesaria para esclarecer dicha controvertida escena. En este sentido James Beaumont, especialista en físicas afirma que “el blindaje de plomo no es efectivo contra la radiación de neutrones, pero en el caso de que la nevera aguatara su integridad estructural, debería ser tres o cuatro veces más gruesa la capa de plomo para conseguir detener esa radiación.” Es muy poco probable que Indy sobreviviera tras salir catapultado al aire, dejando de lado el aterrizaje en el suelo”, añade la eminencia en físicas.

En definitiva, esta escena forma parte de la ficción, es impensable que en la vida real alguien pudiera sobrevivir a una explosión nuclear dentro de una nevera, aunque sin duda, la película acierta en realiza esta toma, ya que, un frigorífico es de las pocas cosas que hay en cualquier casa, en la que pueda entrar un ser humano y tenga una capa de plomo,

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.