Durante la transición de los gobiernos de Peña Nieto y López Obrador, los contratos con Iberdrola causaron gran preocupación al interior de la Comisión Federal de Electricidad. Dos conversaciones telefónicas grabadas ilegalmente entre altos directivos de la CFE revelan estrategias para encubrir lo que podrían ser irregularidades.

Dos conversaciones telefónicas entabladas en pleno proceso de transición presidencial entre Jorge Araujo Balderas –quien fuera director Corporativo de Ingeniería y Proyectos de Infraestructura de la Comisión Federal de Electricidad (CFE)– y otros tres funcionarios revelan el nivel de preocupación al interior de la empresa productiva del Estado en torno a la legalidad de los contratos con Iberdrola.

En el gobierno de Enrique Peña Nieto, la subsidiaria en México de la trasnacional de origen español construyó para la CFE al menos cuatro plantas de ciclo combinado –Noreste (Escobedo), Noroeste (Topolobampo II), Topolobampo III y El Carmen–; dos de cogeneraciones –San Juan del Río y Altamira–, cuatro instalaciones renovables eólicas –en Puebla y Guanajuato– y dos más de energía fotovoltaica –en San Luis de Potosí y Sonora.

Las conversaciones telefónicas grabadas de forma ilegal –y que fueron entregadas a Contralínea– dan cuenta de que a la administración de Jaime Hernández le preocupaba la rendición de cuentas de esas centrales –y en particular de las de Escobedo y Topolobampo– que debía hacer ante el equipo de Andrés Manuel López Obrador, encabezado en este sector por Manuel Bartlett.

En entrevista con este semanario, Araujo Balderas reconoce que sí es su voz en ambos audios. En una primera llamada telefónica, se le escucha hablar con otro funcionario de la CFE –sin identificar– sobre el proceso de entrega-recepción a Adrián Olvera, actual director general de la subsidiaria CFE Generación V y a quien describen en la misma charla como “el segundo” de Bartlett: “su mano derecha de toda la vida”.

Sobre la trasnacional española, el interlocutor señala: “[la central de] Escobedo, que era lo que le preocupa a César, y es a mí lo que me preocupa aquí honestamente, va a entrar en operación al parecer el 15 de noviembre: yo tengo un oficio por ahí de Iberdrola. Pon tú que sea entre el 15 y el 20, y el 30 de noviembre”. A lo largo de la conversación no se aclara si César es ejecutivo de Iberdrola o funcionario de la CFE.

Araujo Balderas ataja: “el tema es que no hay dinero, entonces se va a tener que pasar hasta el año que entra [2019] los pagos y todo eso”. Más adelante le comenta que el área de Finanzas de la Comisión Federal de Electricidad no tiene presupuesto para pagarle a la trasnacional.

“Entonces eso ya te da color de que no va a haber dinero. Y si al Peniche [Humberto Peniche Cuevas, director general de la subsidiaria Generación V con Peña Nieto] no le dan dinero, pues él también lo que va a tener que hacer es acumularlo para, en enero, pagar lo que les debe ¿no? O sea, lo que sea que se haya acumulado en noviembre, diciembre y enero pagarlo, pero antes no lo puede pagar: no le van a dar dinero, seguro”, agrega Jorge Araujo.

Luego le pregunta a su interlocutor cómo va el proceso de transición, y éste le responde: “Pues, mira, yo hablé con Adrián Olvera ayer [un día de noviembre de 2018] y me parece que está de la patada porque trae toda la parte de supervisión técnica de las centrales; como que es una acción a mi parecer sin sentido, independientemente de cualquier otra cosa, pero, pues bueno, así la tomó. Este, entonces ahorita lo que estoy viendo es cómo entregarle bien y pues apoyarlo en lo que se pueda”.

Tras una breve pausa, Araujo Balderas le recomienda: “entrégale bien”, “sin armar pex”, “asesóralo”, “ayúdale”. “Ya con eso, poco a poco, te vas deslindando”. “Quédatele pegado en la entrega hasta que Adrián te dé de alta, güey. ¿Sí me entiendes? […] O sea, que venga de él que diga: ‘sabes qué, ya ahora sí…’, que él te mande a turnos [otro tipo de responsabilidad al interior de la CFE], güey”. “Te está dando la salida […] de la responsabilidad esa, ¿sí? Entonces, pues, apoya al que la toma para que no sienta que lo estás tirando del lado profundo de la alberca, cabrón”.

Luego de que su interlocutor le consulta la conveniencia de buscar a “César”, Araujo Balderas le dice: “Sí búscalo, pero pues búscalo en este tenor: ‘pasó esto, ya estamos, como sea, estamos aquí hasta el final de esto, pues yo creo que voy a apoyar aquí en todo lo de la entrega, ya van a poner a alguien para sustituirme’; ya un poco para que César vaya viendo que ya se ve el camino de salida, güey, más que es un pedo”.

–Sí, sí, así lo estoy tomando yo ¿eh? O sea, esto es: “yo estoy avisando, pues dame línea para ver cómo le hacemos”. Lo que le puse en el correo [a César] pues es que no habiendo encargo pues tampoco hay razón de la comisión. Por qué, porque él, al final de cuentas, se va a quedar con la puesta en marcha. Como te decía, Escobedo, que es el problema: Escobedo ahorita está operando en el mercado, trae una licencia post pruebas. De hecho ahorita está generando la central y está facturando; o sea, le pagan al corporativo esa energía y esa la va a cobrar Iberdrola en el momento en que entre la operación comercial.

Jorge Araujo lo interrumpe con un: así es. Y luego se vuelve a escuchar al interlocutor: “se la pasamos a suministro básico en ese momento. Pero, o sea, la central está operando en el mercado sin problema. Sin hablar de Topolobampo, pues también está registrada, pero no tiene clave pues porque no entraron por asesoría”.

 

En entrevista, el exfuncionario de la CFE rechaza que la comisión que menciona su interlocutor –“no habiendo encargo pues tampoco hay razón de la comisión”– sea un tema de sobornos. Según él, no existen irregularidades durante su paso por la CFE.

Por ello, agrega, no hay investigación de su gestión por parte del Órgano Interno de Control o de la Secretaría de la Función Pública. Y asegura que no hay una relación sospechosa con Iberdrola ni con la adjudicación de contratos a su favor: “salvo la institucional”, no hay relación de otro tipo.

Contralínea también buscó conocer la versión de Iberdrola México, sin que al cierre de edición su área de Comunicación Corporativa haya emitido respuesta.

Expediente Cisen

Pero a Araujo Balderas sí lo investigaron los espías del ahora extinto Centro de Investigación y Seguridad Nacional (Cisen). Su expediente da cuenta de las advertencias que se hicieron al gobierno del entonces presidente Enrique Peña Nieto de que la española Iberdrola estaba consiguiendo contratos ventajosos en la CFE.

El documento, del cual se tiene copia, indica que desde la dirección general de la empresa productiva del Estado –con Enrique Ochoa Reza como su director general– se habría orquestado la adjudicación irregular de contratos a la trasnacional a cambio del pago de “comisiones” a algunos funcionarios.

Las contrataciones multimillonarias que beneficiaron a Iberdrola “fueron asignadas por Jorge Araujo Balderas y Guillermo Turrent Shnaas”, señala el documento clasificado como de seguridad nacional.

Agrega que ambos personajes –Araujo y Turrent–, a la sazón director corporativo de Ingeniería y Proyectos de Infraestructura y director general de Energía de la CFE, respectivamente, negociaron desde 2014 con Iberdrola los términos y condiciones para la adjudicación de contratos, con el responsable de la compañía en México, Enrique Alba Carcelén, y con el director general de la empresa, Ignacio Suárez Galán.

Mientras que Araujo Balderas niega haber participado en las operaciones, Turrent se negó a la entrevista que Contralínea le solicitó para conocer su versión de los hechos.

Se estima que Iberdrola ha pagado cantidades millonarias por concepto de ‘contraprestaciones’, utilizando distintos esquemas financieros para hacer llegar los recursos a los funcionarios implicados, teniendo una participación relevante de estos esquemas Jorge Araujo Balderas, experto en operaciones offshore y blanqueo de dinero”, señala el documento del Cisen.

La experiencia de Araujo en empresas offshore y blanqueo de capitales –agrega– la habría obtenido cuando fungió como director general y socio fundador de Operador Interbancario de Derivados de Crédito Estructurado en Exsotics (OTX), ltd, en Londres, Inglaterra, entre 2012 y 2014, así como director de fondos de capital de riesgo de Eurofin Capital, Londres.

Cuando Jorge Araujo se desempeñaba como director general y socio fundador de OTC Exotics (OTX), con sede en Londres, formó parte de una red financiera internacional creada ex profeso para la evasión y defraudación fiscal, “y muy probablemente también para el blanqueo de dinero, a través de empresas offshore creadas en países considerados paraísos fiscales”.

Según los espías del Cisen, Jorge Araujo y sus socios instrumentaron la creación de una empresa offshore en la isla de Malta, Europa, denominada Delta Exotics Holdings Limited, con domicilio en el 171 de Old Bakery Street, en La Valetta, registrada el 10 de marzo de 2010.

En dicha empresa –que en noviembre de 2017 fue incluida en el reporte Paradise Papers–, aparecen como accionistas Jorge Araujo, Joseph R Aquilina, Clare Veleta Giordano, Salim Ghozali (Soofiat Limited); y, como representante legal, José María Buil.

Delta Exotics Holdings Limited fue disuelta en 2016, cuando Araujo Balderas se desempeñaba como coordinador de asesores de Ochoa Reza en la CFE. Francis Buttigieg fungió como liquidador de la compañía, indica el expediente del Cisen.

Agrega que cuando explotó el escándalo internacional de los Paradise Papers, Jorge Araujo ya se desempeñaba como director corporativo de Ingeniería de la CFE. Sin embargo, “en México no ha sido investigado por este caso por sus estrechos vínculos con Ochoa Reza y el entonces secretario de Hacienda, Luis Videgaray Caso”.

Araujo Balderas fue nombrado por Ochoa Reza coordinador de asesores en la CFE en febrero de 2014, cargo en el que se mantuvo hasta agosto de 2016 (cuando Ochoa fue electo líder del Partido Revolucionario Institucional). A partir de entonces se hizo cargo de la Dirección Corporativa de Ingeniería de Proyectos de la dependencia.

“Las historias de mis vínculos con Iberdrola son falsas”, afirma Jorge Araujo en entrevista. Dice que nunca negoció contratos con Iberdrola, pero acepta que “de manera colateral” participó en tres de ellos: Topolobampo II y III y Escobedo. Precisamente los tres que abordan como preocupantes en la primera de las conversaciones telefónicas.

Admite que durante su actividad profesional –con 30 años de experiencia, 14 de ellos en Londres, donde fungió como director  de fondos de capital de riesgo en Eurofin Capital entre 2012-2014– se incluye su participación en la creación de empresas offshore en Malta, pero asegura: “con impuestos pagados y donde lamentablemente se acabó el mercado de crédito estructurado”.

También acepta que participó en JP Morgan en Londres, como ejecutivo del portafolio Manager y Trader de fondos de inversión de renta fija, variable y de divisas entre 2000 y 2007. Este puesto, comenta, lo dejó con la salida de tres de sus socios que fungían como intermediarios financieros en 2008. “Todo [su trabajo se hizo] bajo la ley inglesa, con protocolos transparentes”, asegura. Y su paso por el City Grup Deuche Bank, donde “me pagaban por un servicio”.

—¿Por qué el cambio del primer mundo a México y sus vínculos con políticos de alto nivel del gobierno de Peña Nieto? –se le cuestiona.

Se secó el mercado y cerró, y dejaron de haber inversiones en Europa –responde.

 

No obstante su manifiesta preocupación por ocultar la ventajosa participación de Iberdrola, Araujo niega la existencia de un solo acto de corrupción en los procesos de licitación de la CFE.

Los contratos y las comisiones

Los contratos adjudicados a Iberdrola en los que según el Cisen intervinieron Ochoa Reza, Araujo y Turrent, y de los que supuestamente Araujo obtuvo comisiones, fueron englobados bajo el esquema denominado “productor independiente de energía” (PIE), consistente en que una empresa invierte en construcción y operación de centrales generadoras de energía, comprometiéndose la CFE a comprar la producción por un periodo de 25 años.

En la segunda conversación telefónica, Araujo Balderas habla con dos subordinados sobre una presentación que le están preparando para rendir cuentas ante el equipo de transición. En esa llamada, el ahora exfuncionario les solicita minimizar el tema Iberdrola.

Al discutir detalles de la presentación, aborda un apartado denominado “construcción de líneas por estado de transmisión”: “por ejemplo, ahí tienes a varios clientes que ahorita tenemos y que no los pusiste en la [sección] de clientes de arriba”, señala.

—Okey, sí.

—…Que hay más: con Suma Energía estamos ahorita trabajando con ellos dos proyectos; con Ternium, con Enel; o sea, para que se vea que no solamente es Iberdrola, güey, y pues agarrar las relevantes. Eso era [lo que necesito] más bien con esta parte. Y también un poco decir un nombre que encapsule cuál es el proyecto: ponle “transmisión y subestación” o “red asociada a planta de generación fotovoltaica”, ¿sale? –le solicita Araujo Balderas a sus subordinados.

Entre los múltiples contratos otorgados a Iberdrola en los que habría participado el exfuncionario destaca el suscrito el 22 de septiembre de 2015, para la construcción y operación de la Central de Ciclo Combinado Noreste, con sede en Escobedo, Nuevo León, con inversión de casi 400 millones de dólares, y en el que la CFE se compromete a comprar la energía por un periodo de 25 años para el mercado eléctrico mayorista, que entró en funciones en 2016 y es operado por el Centro Nacional de Control de Energía (Cenace).

También, el contrato suscrito por Iberdrola y la Gerencia Regional de Producción Occidente de la CFE, el 11 de enero de 2016, por un monto de 438 millones de pesos, para abastecimiento de gas natural.

Además, el contrato suscrito en abril de 2016 para la adjudicación de la segunda licitación para la construcción y operación de la Termoeléctrica de Ciclo Combinado Topolobampo II, en Sinaloa, que empezará a operar este año, con una inversión de 334 millones de dólares.

En marzo de 2017, a pesar de que Ochoa Reza ya fungía como presidente del CEN del PRI, Araujo y Turrent participaron en la asignación del contrato para la construcción y operación de una Central de Ciclo Combinado Topolobampo III, con inversión de 400 millones de dólares, para funcionar en 2020.

En septiembre de 2017, Iberdrola y la CFE suscribieron un contrato para el suministro de gas natural por 24 años, por un monto estimado en 24 mil millones de dólares, destinado a la central de ciclo combinado El Carmen, en Nuevo León, la cual iniciaría operaciones este 2019.

La empresa española también tiene operando o en curso la construcción de dos plantas de ciclo combinado –Baja California II y Dulces Nombres V–, así como tres cogeneraciones: Ramos Arizpe, San Juan del Río y Altamira. Y los proyectos eólicos Pier, en Puebla; Dos Arbolitos, en Oaxaca; y los fotovoltaicos Hermosillo y Santiago, en San Luis Potosí.

Iberdrola proyectó realizar nuevas inversiones en México entre 2018 y 2022 por un mono de más de 2 mil 800 millones de dólares, lo que convierte a México en el principal receptor de inversiones y generador de divisas de dicha compañía, que produce más electricidad en este país que en España.

El gobierno de López Obrador tendrá la facultad de ratificar los contratos o de firmar nuevos compromisos con Iberdrola, luego de que en sus conferencias de prensa matutinas ha insistido en denunciar los contratos leoninos que signó el gobierno de Peña Nieto “hasta por 25 años”, y en virtud de las promesas o acuerdos que hizo al presidente del gobierno español Pedro Sánchez durante su visita de Estado a México en marzo pasado.

Araujo Balderas pide derecho de réplica

La tarde del 13 de mayo, Jorge Araujo Balderas entregó una carta para ejercer el derecho de réplica, dirigida al director de esta publicación. En ella se lee lo siguiente:

 “Me refiero al artículo publicado el día de ayer por Contralínea titulado: ‘CFE-Iberdrola: conversaciones telefónicas revelan presuntas irregularidades en contratos’ de José Reyez, y sobre el cual me permito ejercer mi derecho de réplica, agradeciéndole sirva a publicar la presente en las mismas condiciones de espacio y jerarquía que se publicó la nota referida.

“Comienzo por aclararle que, contrario a lo referido en la nota, en la Comisión Federal de Electricidad, cuando se habla de ‘comisión’, no se refiere a una ‘comisión mercantil’ o ‘soborno’, como incorrectamente asume el autor de la nota, sino en cambio, corresponde a la adscripción de un empleado a determinado puesto, proyecto o región.

“Por lo anterior, son totalmente falsas las acusaciones vertidas en la nota e incorrectas las conjeturas sobre el concepto ‘comisión’ contenido en las grabaciones ilegales a que hace referencia el reportero.

“En consecuencia, niego categóricamente las acusaciones y supuestos actos ilegales que menciona la nota. Son falsos e infundados, tal como se lo hice saber personalmente, hace 5 meses, al autor de la nota ahora publicada.”

Respuesta del reportero

Señor director, me refiero a las sendas cartas aclaratorias que enviaron a la redacción de este semanario los exfuncionarios de la Comisión Federal de Electricidad, Jorge Araujo Balderas y Guillermo Turrent Shnaas.

Como se explica en el cuerpo del reportaje, la información surge a partir de grabaciones de dos conversaciones sostenidas por el primero de ellos en las que se menciona en varias ocasiones los problemas con las contrataciones a favor de Iberdrola. Adicionalmente se obtuvo un expediente muy amplio de esas irregularidades elaborado por el Cisen, órgano que advierte presuntos actos de corrupción.

En la entrevista, Araujo Balderas negó haber cometido irregularidad alguna en los contratos asignados por la CFE a Iberdrola, testimonio que quedó asentado también en el reportaje.

Respecto a Turrent Shnaas, la versión de su participación en contratos de Iberdrola con la CFE en la central eléctrica de Topolobampo, que él niega, también corresponde al expediente del Cisen.

La participación de Guillermo Turrent

El amplio expediente del Centro de Investigación y Seguridad Nacional da cuenta de la participación de un supuesto segundo implicado en un esquema que favoreció a Iberdrola: Guillermo Turrent.

El documento refiere que, en enero de 2013, éste fue designado como director de Modernización de la Comisión Federal de Electricidad por el entonces titular de la dependencia, Francisco Rojas, y en 2014, ya con Ochoa Reza, fue designado director general de la filial CFEnergía y después como director de CFE Internacional, desempeñando ambos cargos de manera simultánea.

En su trayectoria destaca su paso por la dirección de la región Oeste de la Royal Dutch Shell Trading Gas and Power, con sede en San Diego, California; la dirección Oeste de Sempra Energy Trading (2002-2009); la dirección regional de Constellation Energy Group, y la vicepresidencia de la región América del Norte de  Electricite de France Trading (2009-2012).

Según los agentes del Cisen, Turrent se convirtió en uno de los colaboradores más cercanos de Ochoa Reza, junto con Araujo Balderas, al que sirvió de enlace con empresarios nacionales y extranjeros, de manera destacada con los socios y directivos de Iberdrola.

Sin embargo, Turrent ocupó una posición privilegiada al lado de Ochoa Reza y casi lo lleva a sustituirlo en la dirección de la CFE, salvo por la intervención de Luis Videgaray que intercedió ante Peña Nieto a favor de Francisco Hernández Martínez, a la sazón director de Finanzas.

Turrent Schnaas aclara que no asegura contratos a Iberdrola

Por medio de una carta aclaratoria enviada a la redacción de Contralínea el 14 de mayo, Guillermo Turrent Schnaas dice que, en “beneficio de los lectores”, escribe para aclarar lo siguiente: “Durante el tiempo que tuve el honor de servir a la CFE, primero como Director de Modernización, y hasta el 3 de diciembre pasado como director General de su filial Energía, jamás tuve nada que ver con la asignación de ningún contrato de Productos Independiente de Energía con Iberdrola. Contrario a lo que dice la nota tampoco tuve nada que ser con la central eléctrica de Topolobampo” (sic).

Agrega: “Respeto y deseo el mayor de los éxitos a la nueva administración de la CFE y del Gobierno Federal, para que prevalezca el estado de derecho y con ello lleguen a buen puerto los proyectos de infraestructura. Pido a usted publicar esta carta aclaratoria en beneficio de sus lectores”.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.