Las mujeres sobresalen, ganando terreno en el mundo de los negocios. Muchas ya han establecido sus propias empresas y han transformado sus conocimientos en una marca productiva, generadora de trabajo. Hoy te contare la historia de tres diseñadoras cuyo desafío ha sido concebir, posicionar, ejecutar y mantener reinante una firma.

JIMENA MARÍA RAMÓN: GENERAR EMPLEO Y RESPETO

Dicen por ahí que una prenda o joya que ostenta grabada una inicial o un nombre, es distintiva y  utilizada por aquellas personas con carácter y personalidad propia; y la joyería (de la misma manera que la ropa) habla del acervo cultural de un país. Un ejemplo es el traje de charro, algo que se vincula a México y cuya delicada botonadura revela fuerza y osadía.

Nacida en Acuña, Coahuila en el seno de una familia amante del deporte de la Charrería; Jimena María Ramón desde pequeña se inclinó por la moda. Con sólo 11 años, ya comenzaba a diseñar joyería, inspirada en la botonadura de los trajes de charro de su papá, a quien acompañaba regularmente a un taller artesanal a seleccionarlos. De esa relación (entre la magia de la indumentaria charra y la moda minimalista y etérea que siempre le ha apasionado) decidió lanzar su propia marca, de nombre homónimo, cuya perspectiva estética se fortalece del arte y la cultura de México.

La inspiración de Jimena María Ramón tiene como marco, caballos, charrerías y escaramuzas. También soberbios ríos, árboles, un cielo azul que cautiva y, la admiración que siente por su padre. Cada mañana, con café en mano y acompañada de su inseparable perrita “Pastora” no se pierde ni un solo detalle de los primeros rayos del amanecer en el Rancho “La Espiga”, en Coahuila, lugar que abraza su taller y en donde transforma sus sentimientos en espléndidas piezas de joyería que se caracterizan por ser, como la propia Jimena, delicada y elegante.  Sus joyas, entre las que destacan: Brazaletes, anillos, aretes y collares han redefinido un concepto de joyería mexicana y minimalista, que ya ha ataviado infinidad de manos de celebridades, influencers y bloggers nacionales e internacionales.

Cada pieza es fabricada artesanalmente en metales como plata de Taxco, latón con baños de oro o bronce y se caracterizan por retratar la fuerza que comunica un nombre o inicial, y de cómo es capaz de narrar la historia de su protagonista. Directora de su propia firma sabe que es generadora de empleo y de respeto al trabajo; motivo que la impulsa a valorar la pasión y destreza de sus artesanos. Confiesa que para enfrentar la competencia y la adversidad su mejor herramienta ha sido ofrecer innovación y calidad. Actualmente su marca con carácter mexicano que se produce en Coahuila, México y ha logrado un fuerte impacto no solo en nuestro país, sino en diferentes ciudades de U.S.A, lanzará su octava colección.

ZHOE PARODI: APRENDIZAJE Y CREATIVIDAD

En la búsqueda por hacer realidad sus anhelos y crear un patrimonio y un legado para sus hijas, Zhoe Parodi fundo en 2012 su firma homónima. Su formación ha sido empírica. Sin embargo, el aprendizaje y la creatividad han sido decisivos en su transformación; ratificando que lo que inició como un medio de expresión, se ha cristalizado en un negocio productivo con miras al crecimiento. Me confiesa que su principal motor de lucha y fortaleza es su esposo e hijas. Asimismo, que su inspiración emana al maravillarse con la belleza de las piedras y su cúmulo de matices; y de cómo logran acoplarse con armonía y transmitir un sentimiento. Hoy la diseñadora originaria de Los Mochis, Sinaloa, a través de su firma, ha concebido otros proyectos que impulsan a emprendedoras de diversos puntos del país; como el “Programa de cursos” para mujeres con deseos de superación que desean aprender a elaborar joyería con la técnica de alambrismo artístico. Comenzó a realizarlo hace tres años de manera informal en pequeños cafés. Actualmente se lleva a cabo en diversos estados de la República y ha logrado ayudar a mujeres de diferentes edades a descubrir su ingenio y adquirir conocimientos que puedan generarles ingresos:

“Deseo empoderar a las mujeres con metas y ambiciones. Una mujer es guerrera y audaz; solo necesita un lienzo para comunicar lo que siente su corazón”, finaliza.

LILIANA MARTINEZ PADILLA: CALIDAD Y PRECIO

Soñadora e espiritual, Liliana Martínez Padilla oriunda de Guadalajara, Jalisco, se inició importando y distribuyendo accesorios. Siempre ha llamado su atención el mundo de la joyería; lo que la motivo a probar suerte como diseñadora. Kadda es el nombre de su firma cuyo emblema es una ‘flor de loto’, el cual nace de la necesidad de reinventarse, amar, compartir y transmitir feminidad, pureza, abundancia y fortuna. Liliana considera que parte de su proyección es gracias a su difusión en redes sociales. Sin embargo, está consciente de la competencia y continuamente busca proponer a la consumidora diseños originales, calidad y un precio atractivo. Su concepto surgió con la idea de ofrecer una personalidad ‘mix and match’, que mezclara diferentes estilos, que al combinarlos entre sí con algunos semanarios de pulseras hindú, crearán innumerables opciones; casuales y formales que ofrecieran a la consumidora la alternativa de lucir ‘trendy’, respetando su esencia. A raíz de su éxito, lanzo los dijes con la ‘flor de loto’ que hasta ahora han sido los más vendidos de su marca.

POR CLAUDIA AZCONA

Twitter @claudiaazcona

claudia_azgar@hotmail.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.