Hasta hace unos meses y, durante todo el gobierno de Enrique Peña Nieto, la Consejería Jurídica de la Presidencia de la República se mantenía como el despacho de litigios particulares del Presidente de la República.

Los pleitos del expresidente como el que generó la investigación periodística de La Casa Blanca fueron algunos de los casos que consumieron muchas horas del exconsejero Humberto Castillejos Cervantes, con su respectivo presupuesto público.

Y si se tratara de citar el trabajo de Castillejos Cervantes para la Federación y no sólo para Peña Nieto, diríamos que allí está el impecable blindaje jurídico y constitucional de las reformas estructurales.

Es cierto, reconocen los abogados que ahora son responsables de la Consejería Jurídica de la Presidencia,  se encontró que los abogados que encabezaba Castillejos Cervantes —por cierto también integrante de la Barra Mexicana de Abogados— pueden ser recordados como técnicamente perfectos al blindar constitucionalmente las reformas estructurales.

No puede decirse lo mismo del sentido social y el espíritu de la equidad con la que se impulsaron esas reformas. Ahora, el gobierno de Morena dice que, simplemente, resulta improcedente la reforma educativa o la reforma al sector de la energía, precisamente por su falta de espíritu social.

Para los empresarios, paradójicamente, tampoco se tuvieron contemplaciones, pues se promovieron reformas tributarias que se transformaron en largos juicios para impugnarlas o buscar devoluciones. ¿Los beneficiados? Abogados de despachos que tenían muy cerca el pulso de la inconformidad y hasta los caminos para resolverlos.

Aún más, mientras esos despachos estuvieron muy cerca de la Consejería Jurídica, entidades como el CIDE y sus expertos en derecho constitucional fueron apartados durante la gestión de Castillejos Cervantes de todo gran debate respecto al acceso a la justicia.

Ahora, la Consejería Jurídica de la Presidencia de la República tiene una encomienda más extensa que no tiene que ver con la de proteger jurídicamente al Presidente.

No sólo nos referimos a la asesoría legal y, en su caso, el cabildeo de las reformas constitucionales y de leyes secundarias para impulsar el proyecto económico y político de la Cuarta Transformación que deberán quedar concluidas en un máximo de tres meses, sino a las funciones para representar al Poder Ejecutivo, que asumió esta Consejería de la Procuraduría General de la República luego de los cambios legales que dan lugar a la Fiscalía General que lleva Alejandro Gertz Manero.

Con un presupuesto 35% menor al autorizado y en espera de que se resuelva el concurso de oposición para nombrar a su Director de Administración, la Consejería Jurídica también escucha a personas físicas y morales que vieron vulnerados sus derechos por actuaciones irregulares de la PGR.  En la Consejería Jurídica también se encargan de la liquidación de la Lotería Nacional cuyas actividades se integrarán a Pronósticos Deportivos; la liquidación de Proméxico, de Fonapo, entre otras. Así la transformación de la Consejería Jurídica.

Claudia Villegas Cárdenas

claudiavillegas@revistafortuna.com.mx

Twitter: @LaVillegas1

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.