El comercio minorista se contrajo en diciembre 1.3 por ciento real anual, en la serie original, sin embargo la serie desestacionalizada presenta una caída anual de 0.7 por ciento.

En tanto, el comercio al por mayor las ventas en el mismo mes disminuyeron 3.4 por ciento con cifras ajustadas por estacionalidad, mientras que en la serie original presentó un avance anual de 2.6 por ciento.

Con ello, los avances para todo 2018 de las ventas se colocaron en 2.4 por ciento en las minoristas y 2.6 por ciento en las mayoristas, conforme con los datos reportados por el Inegi.

Es de notar que el comercio en diciembre se contrajo en 17 entidades federativas, con las mayores bajas en Michoacán (12.5 por ciento) y Coahuila (10.1 por ciento).

Caída mensual en los dos sectores

La comparación mensual, con datos desestacionalizados indica que las ventas minoristas cayeron 3.2 por ciento y las mayoristas 2.3 por ciento comparadas con noviembre de 2018.

El sector minorista presentó un incremento de 2.2 por ciento anual del personal ocupado, pero una caída de 0.8 por ciento en las remuneraciones medias.

En cambio, el sector mayorista creó más puestos laborales, al crecer 2.7 por ciento, con remuneraciones medias planas, ya que se elevaron sólo 0.1 por ciento.

El comportamiento negativo de las ventas minoristas contrasta con el aumento reportado por la ANTAD, lo que ha dado a los analistas por atribuir a la suspensión del suministro de gasolinas, gran parte de la explicación de la caída.

Consideraciones de Monex

Monex. Revista FortunaDe manera acumulada, las ventas minoristas cerraron 2018 con un incremento del 2.4 por ciento, lo que representa una caída de 40 puntos base de la cantidad acumulada hasta noviembre de 2018 (cifras originales).

La disminución rompe con la buena racha que el consumo había mantenido durante el último trimestre del año, especialmente en los sectores de automotores y alimentos.

Es interesante notar el contraste que se presenta con la confianza del consumidor, indicador que a partir de diciembre se ha mantenido en máximos históricos, pero sin reflejarse en las variables reales.

El reporte del próximo mes, el consumo podría enfrentar obstáculos para recuperarse debido al desabasto de combustible que se agudizó en enero en varias regiones del país, aunque la baja inflación y las transferencias de recursos del gobierno a través de diversos programas sociales que arrancaron en 2019 servirán de contrapeso.

Posterior a la publicación del dato el peso mexicano se depreció 0.31 por ciento y se cotizó en alrededor de 19.17 pesos por dólar.

Consideraciones de Banorte

Las ventas al menudeo en diciembre se desaceleraron incluso más de lo ya esperado, lo que atribuimos en parte a un potencial cambio temporal en el patrón de consumo, pero también a un menor ritmo de avance en la creación de empleos formales, acompañado del alza reciente en la tasa de desempleo.

En esta última, estimamos un alza adicional de 5pb a 3.62 por ciento en enero utilizando cifras ajustadas por estacionalidad, con la cifra a publicarse mañana.

En este contexto, esperamos que el consumo continúe creciendo en 2019, aunque con una alta posibilidad de desacelerase en comparación con el año previo, expectativa con un mayor soporte tras los datos de hoy.

En este sentido, estaremos atentos a la tendencia que presenten las ventas en los próximos meses.

Además de la desaceleración en la actividad económica global y local de acuerdo a los últimos datos publicados, creemos que es probable que el sector muestre un efecto transitorio negativo debido al retraso en el suministro de combustibles, el cual pudo haber reducido los incentivos para realizar actividades fuera de casa.

A pesar de lo anterior, seguimos considerando que los fundamentales del consumo se mantienen saludables.

Entre ellos, cabe destacar que el crédito continúa creciendo por encima del PIB y la inflación ha sorprendido a la baja, otorgando soporte a los salarios reales.

Por otro lado, vemos al menos tres factores adicionales de apoyo potencial:

  1. El incremento del salario mínimo;
  2. el inicio de una serie de programas de transferencias del gobierno federal a grupos vulnerables, a pesar de los posibles retrasos de implementación; y
  3. estímulos fiscales en la frontera norte.

En términos generales, estos factores podrían ayudar a compensar por un entorno más complejo hacia delante, particularmente en el frente externo conforme el crecimiento en EU se desacelera, lo que podría impactar el dinamismo de las remesas.

Consideraciones de Invex

Las ventas del sector mayorista aumentaron 2.6 por ciento a tasa anual, aunque retrocedieron 2.3 por ciento respecto al mes anterior.

Por otro lado, las remuneraciones medias reales se redujeron respecto al mes anterior, aunque la ocupación en ambos sectores aumentó.

Los datos contrastan los aumentos registrados en las ventas de la ANTAD y la intención de compra sugerida por la confianza del consumidor, por lo que consideramos probable que se vieran afectados por el desabasto de gasolinas al cierre del mes.

Esto sugiere un impacto mayor en enero, donde el desabasto se prolongó durante gran parte del mes.

Pese a esto, las ventas minoristas aumentaron 2.5 por ciento en 2018, superando el incremento de 1.4 por ciento registrado en 2017.

Consideramos que el aumento de los salarios mínimos, los altos niveles de remesas y menor pesimismo entre consumidores respaldarán el consumo durante el año.

Además, la reorientación del gasto público hacia transferencias directas favorecerá el gasto.

No obstante, la posibilidad de una reducción en la creación de empleo formal en medio de un escenario altamente incierto y aumento del costo de endeudamiento limitarán el crecimiento.

Consideraciones de Scotiabank

El IGAE avanza con fuerza, pero mantiene debilidades. Revista FortunaAl cierre de 2018 se tiene una visión negativa en cuanto al desempeño de la actividad comercial interna pues ésta reportó un deterioro tanto en su variación anual con cifras originales como en su medición mensual ajustada por estacionalidad.

Como era previsible, estas cifras son consistentes con la moderación en la creación de empleos y el aumento en la tasa de desocupación durante diciembre, así como con cierta moderación del crédito al consumo colocado por la banca comercial.

En el corto plazo, es probable que la actividad comercial se vea afectada por los diversos sucesos de carácter transitorio que afectaron al país durante enero y febrero, y dada una desaceleración en el consumo privado, como consecuencia de una mayor cautela por parte de los consumidores, pareciera que la actividad comercial comienza a enfrentar un entorno poco favorable.

Consideraciones de Citibanamex

El resultado decepcionante de las ventas en diciembre confirma que la desaceleración está avanzando más rápido que lo esperado y que se ha extendido al consumo privado.

En conjunto con otros indicadores incluyendo el repunte del desempleo en diciembre de 2018, la caída de las importaciones, y un crecimiento del PIB del cuarto trimestre menor que lo esperado, la reducción de las ventas apunta a una desaceleración significativa de la actividad económica en el primer trimestre de 2019.

Por lo tanto, confirmamos nuestra estimación de crecimiento del PIB de 1.4 por ciento para 2019.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.