La Reserva Federal de Estados Unidos resolvió mantener la tasa de los fondos federales sin movimiento en su reunión celebrada este martes y miércoles.

La votación que respaldó de manera unánime por parte de los miembros del Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC, por sus siglas en inglés), refleja que observan una expansión sostenida de la actividad económica estadunidense.

Además, señala el comunicado, que la información les permite encontrar fuertes condiciones del mercado laboral, así como una inflación en torno al objetivo simétrico de 2 por ciento.

Aunque quizá lo más relevante del comunicado se encuentra en la declaración que confirma que el FOMC “tendrá paciencia” para determinar los ajustes en la tasa objetivo de los fondos federales.

De igual manera, confirmó el apego a la información sobre la evolución de las variables económicas y financieras, en sus decisiones futuras.

“Al determinar el momento y el tamaño de los ajustes futuros en el rango objetivo para la tasa de fondos federales, el Comité evaluará las condiciones económicas realizadas y esperadas en relación con su objetivo de empleo máximo y su objetivo de inflación simétrica del 2 por ciento.”

“Esta evaluación tendrá en cuenta una amplia gama de información, que incluye medidas de las condiciones del mercado laboral, indicadores de presiones inflacionarias y expectativas de inflación, y lecturas sobre desarrollos financieros e internacionales.

Jerome Powell, presidente de la Fed.

Consideraciones de Monex

Los factores detrás del escenario alcista
se han desvanecido en alguna medida

Varios de los mensajes más contundentes se dieron durante la intervención del presidente de la junta, Jerome Powell.

En su discurso, el funcionario fue enfático al comentar que actualmente la economía estadounidense se encuentra en un buen momento y que, por ello, la Reserva utilizará sus herramientas para mantenerla ahí.

Acto seguido, el presidente mencionó que los factores que sostenían el escenario de alzas adicionales a las tasas de interés se han desvaneciendo en alguna medida, principalmente derivado de que las presiones inflacionarias son menores y las expectativas se mantienen ancladas.

A pesar de los riesgos, se mantiene
la expectativa de crecimiento para 2019

Finalmente, la Fed sigue manteniendo su expectativa de que la economía crezca en 2019, aunque no a tasas tan elevadas como las presentadas en 2018.

Powell reconoció diferentes riesgos, incluyendo la desaceleración económica en China y Europa.

Sobre este último, dijo que el organismo de política monetaria está tomando medidas para asegurar que el sistema financiero estadounidense pueda lidiar con cualquier escenario que se presente ante la salida del Reino Unido de la Unión Europea, pues estiman que haya impactos si se presentan turbulencias en los mercados.

Por último, Powell comentó que el cierre del gobierno federal tendrá algún impacto sobre el PIB del primer trimestre de 2019, aunque aclaró que, si el conflicto se soluciona de manera definitiva, gran parte de la actividad perdida podría recuperarse.

Expectativa

Durante la reunión de política monetaria efectuada el 29 y 30 de enero, los participantes mandaron un mensaje de tranquilidad ante los buenos resultados que ha presentado la economía estadounidense.

A lo largo de enero, la información ha contribuido a esta coyuntura, pues las manufacturas regionales han sorprendido por encima de las expectativas, mientras que los indicadores de empleo también han presentado comportamientos positivos.

Aunque en el panorama de riesgos para 2019 aparecen varios eventos con potencial disruptivo, el mensaje de la Fed no muestra un tono alarmista.

En su lugar, se refuerza la postura de actuar en función del desempeño de las variables de estabilidad de precios y del mercado laboral que se han mantenido sólidas hasta ahora.

Por ello mantenemos nuestra expectativa de que no se realicen ajustes a la tasa de interés durante el primer semestre de este año.

La próxima reunión se llevará a cabo los días 19 y 20 de marzo, fechas en las que además se actualizarán las proyecciones económicas del organismo.

Posterior a la publicación de las minutas, el índice del dólar se depreció 0.44 por ciento frente a una canasta de monedas, mientras que la moneda mexicana se apreció 0.36 por ciento y se cotizó en los 19.07 pesos por dólar.

Consideraciones de Invex

La decisión de mantener las tasas sin cambios y adoptar un tono menos restrictivo estuvo en línea con las expectativas del mercado.

Sin embargo, destacaron algunos cambios sustanciales en la guía de expectativas.

Se señaló la necesidad de ejercer “paciencia” antes de decidir la siguiente dirección de los ajustes y se eliminó la mención a que “incrementos adicionales” serían congruentes con un crecimiento firme y una inflación cercana al objetivo.

Además, se retiró la visión de un “balance de riesgos equilibrado” y se introdujo una mención de falta de presiones inflacionarias y evolución de eventos globales que sugieren cierta preocupación.

Por otro lado, en un comunicado separado, se revirtió la posición sobre un proceso automático en la reducción de la hoja de balance, para adoptar un carácter flexible y discrecional.

El cambio sugiere la posibilidad de implementar una menor restricción monetaria al reducir el ritmo de la normalización del balance.

El comunicado no solo sugiere una pausa en el proceso de normalización monetaria, sino que además abre la puerta a la finalización del proceso.

Cabe recordar que la mediana de las expectativas de los miembros en diciembre sugirió la posibilidad de implementar dos incrementos adicionales durante este año.

Sin embargo, esto contrasta con las expectativas implícitas en el mercado de una finalización del proceso de alzas.

En la rueda de prensa, que ahora se llevará a cabo después de cada reunión, el Presidente de la Fed reconoció que las razones para continuar con los incrementos en tasas se han reducido ligeramente.

Expectativa

Este escenario amplía el margen de maniobra de Banxico al restar presión sobre las tasas y tipo de cambio.

Sin embargo, la decisión de la Junta durante la próxima semana deberá sopesar el escenario altamente incierto que aún pesa sobre el efecto de algunas políticas públicas y los riesgos en el panorama internacional que podrían volver a presionar las principales variables financieras.

Consideraciones de Banorte

En su conferencia, Jerome Powell reafirmó el tema de paciencia.

El presidente del Fed explicó que los cambios en el comunicado no se deben a un cambio en las perspectivas económicas y que las condiciones para subir tasas se han debilitado en cierta medida, destacó que la baja en los precios del petróleo reducirá la inflación y dijo que ser pacientes en cuanto a las tasas apoyará las perspectivas.

Dijo también que su política está en el rango de los estimados de la tasa neutral, asimismo, destacó que todavía ven las bases sólidas y que las perspectivas son favorables.

Además, subrayó que sus acciones son dependientes de los datos y dijo que la extensión de su periodo de paciencia dependerá de los datos.

Comunicado sobre el balance apunta a que su tamaño
de largo plazo será mayor al inicialmente esperado.

En un documento por separado, el Fed presentó el resultado de sus discusiones sobre sus planes de normalización del balance.

En este contexto, se acordó que:

(1) El Comité continuará implementando la política monetaria en un régimen en el que una amplia oferta de reservas continúa garantizando el control sobre el nivel de los Fed funds y otras tasas de interés a corto plazo y en el que no se requiere una gestión activa de las reservas; y

(2) el Comité continúa viendo los cambios en el rango objetivo de los Fed funds como su principal medio para ajustar la postura de la política monetaria.

Adicionalmente, dijo que están preparados para utilizar todas sus herramientas, incluida la modificación del tamaño y la composición de su balance general, si las condiciones económicas futuras justificaran una política monetaria más flexible que la que se puede lograr únicamente mediante el manejo de las tasas.

En nuestra opinión, esto sugiere que el Fed está dispuesto a operar la política monetaria con un balance mucho más grande de lo inicialmente previsto.

Con un comunicado más dovish a lo esperado y un escenario altamente incierto, pensamos ahora que el Fed no subirá tasas en 2019.

Si bien la evaluación de las condiciones económicas estuvo en línea con nuestra expectativa, describiendo el avance de la economía como ‘sólido’ en lugar de ‘fuerte’ y reconociendo que las medidas de inflación implícitas en los instrumentos del mercado han disminuido, los cambios con respecto al forward guidance fueron muy significativos.

En este contexto, concordamos con el presidente del Fed en que el escenario actual tiene un elevado nivel de incertidumbre, con varios temas pendientes en la agenda geopolítica que restringirán las condiciones financieras.

Este escenario no apoya una expansión sostenida de la actividad económica al tiempo en que la inflación está bajo control.

A esto hay que añadir las decisiones adoptadas con respecto a la normalización de la hoja de balance.

De esta manera, no esperamos más cambios en la tasa de referencia en lo que resta del año vs. un movimiento más de 25pb que habíamos estimado al inicio del año.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.