A reserva de dar a conocer el cálculo tradicional el próximo 25 de febrero, el Inegi publicó una estimación oportuna del PIB que indica un crecimiento anual de 1.9 por ciento en el cuarto trimestre de 2018 y de 2 por ciento para todo el año.

Con cifras desestacionalizadas por estacionalidad, el PIB avanzó en el cuarto trimestre 0.3 por ciento frente al tercer trimestre de 2018.

Por sus componentes, las actividades primarias crecieron 1.9 por ciento y las terciarias 0.8 por ciento; mientras que las secundarias disminuyeron 1.1 por ciento durante el trimestre octubre-diciembre de 2018 respecto al trimestre precedente.

En su comparación anual, la estimación oportuna del PIB con series ajustadas por estacionalidad observó un incremento real de 1.9 por ciento en el trimestre en cuestión con relación al cuarto trimestre de 2017.

Por actividades económicas, el PIB de las actividades terciarias avanzó 2.8 por ciento y el de las primarias 2.5 por ciento; en tanto que el de las secundarias se redujo 0.6 por ciento en el mismo periodo.

Consideraciones de Invex

Las cifras preliminares señalan una desaceleración de la economía durante el último trimestre del año a una tasa anual de 1.8 por ciento, inferior al 2.5 por ciento registrado el trimestre anterior.

La serie corregida por estacionalidad señaló un crecimiento de 1.9 por ciento.

El sector servicios lideró el crecimiento con una expansión de 2.9 por ciento y el agropecuario creció 2.8 por ciento.

Sin embargo, se vieron parcialmente contrarrestados por la contracción de 0.7 por ciento en el sector industrial.

La comparación trimestral ajustada por estacionalidad corroboró la desaceleración al presentar un crecimiento de 0.3 por ciento, inferior al 0.8 por ciento registrado el trimestre anterior.

Los servicios y el sector agropecuario crecieron a tasas trimestrales de 0.8 por ciento y 1.9 por ciento respectivamente, aunque se vieron contrarrestados por el retroceso de 1.1 por ciento en el sector industrial, la mayor contracción desde el segundo trimestre de 2013.

Los datos preliminares incluyen cerca del 80 por ciento de la información disponible en el trimestre y sugiere un crecimiento de 2.0 por ciento para todo 2018, ligeramente inferior al crecimiento de 2.1 por ciento registrado en 2017.

Expectativa

El escenario internacional adverso y la alta incertidumbre local pesó sobre el sector industrial, aunque el sector servicios, principal motor de la economía, se mantuvo firme.

Para este año revisamos marginalmente a la baja el crecimiento del PIB, de 2.1 por ciento a 2.0 por ciento.

Esperamos que los firmes fundamentales del consumo seguirán apoyando la demanda interna, aunque un escenario menos propicio para la inversión y el comercio externo inclinan el balance de riesgos a la baja.

Consideraciones de Monex

Monex. Revista Fortuna

Durante el último trimestre de 2018, el crecimiento de la actividad no presentó grandes sorpresas y finalizó en 1.8 por ciento anual, detrás de la expectativa del consenso de 2.0 por ciento.

Si bien la economía se mantiene en la senda de crecimiento, el dato refleja un desempeño magro, pues la base de comparación anual para este periodo era de por sí baja.

Más aún, la tasa de crecimiento promedio de 2.0 por ciento para 2018 es menor a la de 2.1 por ciento registrada en el año previo, mostrando un desempeño endeble hacia cierre de año.

De manera estructural, los resultados negativos en el sector petrolero siguen limitando el crecimiento.

Por ello, durante el presente año será vital conocer si los efectos de revitalización que el gobierno anticipa para la industria se materialicen.

Expectativa

De manera inmediata, en el próximo trimestre se reflejarán los efectos en la economía del desabasto de combustibles en ciertas regiones del país, así como el posible incremento en el consumo derivado del arranque de los programas sociales impulsados por la nueva administración que iniciaron en enero.

Por el momento, nuestro estimado para el crecimiento de 2019 se mantiene en 1.7 por ciento.

Posterior a la publicación del dato la moneda mexicana se depreció 0.21 por ciento a 19.12 pesos por dólar.

Consideraciones de Scotiabank

El IGAE avanza con fuerza, pero mantiene debilidades. Revista Fortuna

La estimación oportuna del PIB trimestral revela que su crecimiento real anual, sin ajuste estacional, se moderó por segundo trimestre continuo en 2018-4T, incluso en forma más acentuada, en tanto que en forma trimestral también se suavizó.

De ello se infiere que la solidez del sector servicios siguió perdiendo fuerza al cierre del año pasado y la debilidad industrial persistió, condiciones que confirman que una menor confianza empresarial y mayores precios de ciertas materias primas habrían inducido un débil ritmo de inversión, mientras que la moderación en la creación de empleo y en los salarios podrían haber generado mayor cautela en el gasto del consumidor y ello, a su vez, se tradujo en el menor ritmo de actividad económica observado, que apunta hacia una mayor debilidad en 2019, y más aún en el contexto actual donde predomina una alta incertidumbre, tanto de origen externo como interno.

Consideraciones de Banorte

En los primeros dos meses del año, el crecimiento promedio del PIB ha sido de 2.3 por ciento anual de acuerdo con el IGAE, por lo que la cifra de hoy sugiere una desaceleración en diciembre (en términos anuales).

Como mencionamos en nuestro documento preliminar, un factor detrás de esto probablemente sea un efecto calendario negativo durante el mes ya que Nochebuena y la víspera del Año Nuevo fueron en lunes, dando un incentivo adicional a los empleados de extender sus vacaciones.

En contraste, en 2017 estas fechas cayeron en domingo.

Sin embargo, además de este efecto también hemos observado otras señales de desaceleración, tanto en el frente externo como local, como menores ventas mismas tiendas de la ANTAD, ventas de vehículos y de producción manufacturera.

En este sentido y a pesar del efecto calendario, creemos que el reporte ayuda a confirmar nuestra expectativa de un menor dinamismo económico hacia el cierre del año pasado.

Expectativa

Mantenemos el pronóstico de crecimiento de 2019 en 1.8 por ciento, aunque reconociendo ciertos riesgos a la baja.

En este sentido, resaltamos nuestra expectativa de un impacto moderado en el PIB debido al retraso en la distribución de combustibles en varios estados, que se exacerbó a finales de diciembre y la primera mitad de enero.

Para detalles, ver: “Anticipamos un impacto moderado en el PIB ante la falta de suministro de combustibles”, 25 de enero de 2019.

Adicionalmente y como hemos mencionado en otras publicaciones, la economía típicamente se desacelera en el primer año de una nueva administración federal, lo que creemos que se repetirá en 2019.

Por otro lado, el crecimiento global también parece que se está moderando, incluido en EU (nuestro principal socio comercial), que podría ser un viento en contra para el sector manufacturero ante menor dinamismo en el comercio.

En este sentido, el sector industrial podría moderarse, aunque es probable que regrese a terreno positivo tras la caída del 4T18.

Las actividades primarias mostraron fuerza, aunque podrían revertir parte de esta alza en próximos trimestres.

Por último, los servicios se mantienen como el sector más resistente, con el consumo como el principal motor de crecimiento.

La expectativa de una gradual caída en la inflación, el aumento del salario mínimo, incentivos fiscales en la frontera norte y nuevos programas de transferencias gubernamentales podrían mantener a este sector elativamente positivo.

No obstante, las cifras más recientes aluden a un desempeño más débil en el margen, incluido el aumento de la tasa de desempleo en diciembre, lo que en nuestra opinión limitará una fuerte alza por encima del ritmo de crecimiento que ya mostró en los últimos dos trimestres.

Consideraciones de Citibanamex

mejora economía. Revista Fortuna

Las cifras de crecimiento del PIB en el cuarto trimestre fueron una mala sorpresa.

Inegi informó que el PIB creció a una tasa trimestral desestacionalizada de 0.3 por ciento, menor que la de 0.9 por ciento del trimestre anterior.

En cifras sin ajuste estacional, la economía mexicana se expandió a una tasa anual de 1.8 por ciento, por debajo de nuestra estimación de 2.1 por ciento y la del consenso de 2.0 por ciento.

El crecimiento del PIB en 2018 en su conjunto fue de 2.0 por ciento, ligeramente por debajo del 2.1 por ciento registrado en 2017 y el menor desde 2013.

El sector industrial continúa siendo el principal lastre para la actividad económica en México.

Durante el cuarto trimestre de 2018, el sector industrial registró una disminución desestacionalizada de 1.1 por ciento respecto al trimestre anterior, y un crecimiento de solo 0.2 por ciento en todo 2018.

En contraste, los servicios continuaron como el principal motor del crecimiento, mostrando una expansión trimestral desestacionalizada de 0.8 por ciento en el cuarto trimestre de 2018, y un crecimiento de 2.8 por ciento en todo el año.

Sin embargo, debe tenerse en cuenta que esta última cifra fue inferior al incremento de 3.1 por ciento registrado en 2017.

Finalmente, el sector primario creció a un ritmo trimestral desestacionalizado de 1.9 por ciento en el cuarto trimestre y aumentó 2.4 por ciento en todo 2018.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.