Las cifras de Pemex al cierre de noviembre reflejan un proceso ininterrumpido de pérdida de capacidad operativa acompañada de un reacomodo de las variables internacionales como la caída del precio del crudo.

De esa manera, la función de Pemex en la economía nacional quedó trastocada y su recuperación podrá ser muy larga.

Al cierre de noviembre el procesamiento de crudo cayó 54 por ciento respecto del promedio diario de 2013, al pasar de 1.2 millones de barriles diarios (mbd) a 554 mbd.

La producción se colocó en su más bajo nivel desde 1990, al extraer 1.716 millones de barriles diarios (Mbd), para un promedio en el año de 1.84 Mbd, frente a 2.52 Mbd de 2013.

Sin embargo, la exportación de crudo se mantuvo con altibajos en los últimos seis años que en 2013 fue de 1.19 Mbd y hasta noviembre de este año promedia 1.18 Mbd.

La diferencia más relevante se vio en el precio de la mezcla mexicana de exportación pasó de 98.44 dólares por barril (dpb) en 2013 a 62.60 dpb de enero a noviembre de 2018.

El punto más bajo del precio del aceite mexicano se presentó en 2016 cuando promedió 35.65 dpb.

Como parte del proceso de pérdida de capacidad operativa, la importación de gasolinas que en 2013 era de 359 mbd ascendió en los primeros 11 meses de 2018 a 594 mbd.

Ello, derivado de la caída en elaboración de gasolinas que pasó de 437 mbd a 210 mbd en lo que va de 2018.

En cuanto a gas natural, la tendencia es similar, la producción cayó de 6.4 miles de millones de pies cúbicos diarios (MMpcd) en 2013 a 4.8 MMpcd en 2018.

Mientras que las importaciones pasaron de 1,290 MMpcd a 1,353 MMpcd en el periodo, luego de haber llegas en 2016 a 1,934 MMpcd.

Gasolinas: menos ventas a precios más altos

La petrolera logró estabilidad en los ingresos por venta de gasolinas que pasaron de 404 miles de millones de pesos (Mmp) en 2013 a 479 Mmp de enero a noviembre de 2018.

Así, pese a que en el periodo las ventas en territorio nacional tuvieron altibajos en volumen, con 786 mbd en 2013, que se elevaron a 822 mbd en 2016 y cayeron a 765 mbd en lo que va de 2018.

Ello significó que para 2014 ventas menores en 1.3 por ciento, pero aumento en los ingresos por 5.8 por ciento, respecto al año anterior.

De igual manera en lo que va de 2018 el volumen de ventas interno cayó 2.7 por ciento, pero los ingresos se elevaron 18.5 por ciento, respecto a 2013.

Lo cierto es que para la empresa productiva del Estado de los precios de venta al público de las gasolinas le quedó muy poco.

De cada litro vendido en 2013, Pemex recibió 3.2 pesos, mientras que en este 2018 le han quedado 3.9 pesos, independientemente del precio al público.

Aunque la realidad en gas LP es diferente, dado que al inicio del periodo analizado vendió el combustible a 12.94 pesos por kilogramo, monto que en 2018 el promedio ha sido de 19.53 pesos.

Ahora bien, el segmento petroquímico no está exento del dramático tropiezo sexenal, en 2013 se elaboraron 11,478 mil toneladas (mt).

En una caída permanente, la petroquímica sólo ha tenido una producción en lo que va de 2018 de 5,377 mt, una caída de 27.6 por ciento respecto de todo el año previo.

Dicho dato no es diferente de la comparación con los primeros 11 meses de 2017, dado que la producción en este año ha sido de sólo 77 por ciento respecto a aquel.

Trastocado el papel de Pemex en la economía

Afectada por sus tropiezos propios, aunados con la variación de los precios internacionales de los hidrocarburos y con la caída de la paridad del peso, la función de Pemex en la económica nacional ha sido trastocada de manera radical.

Los datos operativos expuestos se reflejan en la balanza comercial, que en 2013 tuvo un saldo favorable por 20.3 mil millones de dólares (mmd), para terminar noviembre de 2018 en una cifra roja de 2.5 mmd.

Aunque el año con el déficit más elevado fue 2017, que en los primeros 11 meses ya había alcanzado un monto de 3.8 mmd y lo concluyó en 3.955 mmd.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here