Recientemente fui testigo de un caso en el que un conocido decidió cambiarse de aseguradora para pagar menos en su póliza sin considerar los costos adicionales en caso de un siniestro.

Si bien puede ser una buena estrategia para las finanzas personales, hay que tomar en cuenta varios factores antes de hacer este cambio, pues en muchos casos este ahorro se traduce en más gastos o menos coberturas en caso de usar el seguro.

Un seguro de gastos médicos mayores no te exime de pagar

Es una idea equivocada que tienen algunos usuarios pues piensan que al contar con esta protección pueden acudir a cualquier hospital sin hacer ningún pago. No obstante, no funciona así. De hecho, los seguros de gastos médicos están diseñados para hacer uso de estos servicios sin tener que asumir la totalidad de los costos de los tratamientos que pueden ser altísimos. Con esta protección los usuarios sólo pagan una fracción y el resto la aseguradora.

Alcance de hospitales

Antes de elegir un seguro es importante conocer el alcance de los hospitales. Muchos de los seguros de gastos médicos están limitados únicamente a hospitales de niveles A, AA o AAA. Es decir, sólo puedes acudir a un hospital del nivel que está especificado en tu póliza o cadena de hospitales. Lo ideal es elegir un seguro que te permita atenderte en hospitales de cualquier nivel, así podrás elegirlo según la gravedad del siniestro.

Suma asegurada

La suma asegurada es uno de los factores más importantes, ya que es lo máximo que la empresa pagará por gastos médicos. Es decir: una vez que los costos de los tratamientos hayan llegado a ese límite la aseguradora no asumirá más gastos.

En este caso hay que decirlo: existen seguros médicos muy económicos pero cuyas sumas aseguradas también son muy bajas, algunas ni siquiera cubren una semana de hospitalización. Una buena suma asegurada ronda los 100 millones de pesos.

Deducibles

El deducible de un seguro de gastos médicos funciona igual que el de un coche: si el costo es mayor a esa cantidad el usuario paga el deducible y la empresa el resto.

Una forma de reducir el costo de un seguro médico es ampliando el deducible, pero cuidado: si esta cantidad es muy alta y surge un siniestro, la empresa sólo cubrirá los costos hasta que estos superen ese monto. Imagina tener que pagar 100 mil pesos de deducible: tendrías que tener esa cantidad al momento del percance.

Alcance geográfico

Otro punto importante es el alcance geográfico: existen productos limitados a una ciudad, estado o tipo de hospitales. Es recomendable contar con alcance nacional, en caso de ser necesario es posible acudir al hospital más cercano según donde se encuentre el usuario ya sea por vacaciones o trabajo.

Edad y estado de salud

El costo de los seguros se incrementa según la edad y los factores de riesgo del contratante como el cigarro y el acohol. Incluso, es posible que la aseguradora requiera un examen médico previo antes de asumir el riesgo de una persona. También es posible que la aseguradora decida sólo cubrir ciertos padecimientos o excluir por completo al contratante debido al alto riesgo que representa su salud.

Nota final

Estos son a mi parecer los puntos más importantes que hay que tomar en cuenta al momento de contratar un seguro de gastos médicos mayores. Antes de contratar compara estos puntos entre los distintos productos que existen.

También recuerda que al ser un seguro de gastos mayores para poder hacer uso de este servicio el padecimiento o siniestro tiene que ser grave. Normalmente cuando se requiere hospitalización es el momento en que activa el seguro.

Obed Medina*

*Gerente de Marketing, de Prestadero.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.