Convencido de su triunfo, Donald Trump anunció el fin del TLCAN, aún sin la inclusión de Canadá, tras el acuerdo con México sobre las bases renovadas para el futuro comercial de ambas naciones.

De esa manera culminan seis semanas de intensas negociaciones bilaterales, con una llamada telefónica en la que el Presidente Enrique Peña Nieto se mostró agradecido por la disposición de entendimiento por parte de Washington.

Para Trump, el TLCAN está tan desahuciado que propuso que en lo sucesivo se denomine “acuerdo comercial de Estado Unidos y México”.

Lo cierto es que, tras más de un año de haberse iniciado la modernización del tratado trilateral, por fin se llega a un exitoso resultado, a días de vencerse el plazo para la aprobación por parte de los congresos de las tres naciones.

Sin embargo también significa, la firma por parte de la actual administración mexicana, casi como último acto de gobierno, así como el plazo límite para aprovechar el llamado fast track ante el Senado estadunidense.

Creo que con Canadá, lo más fácil que podemos hacer es tarifar la entrada de sus automóviles. Es una gran cantidad de dinero y es una negociación muy simple. Podría terminar en un día y recibiremos mucho dinero al día siguiente.

Donald Trump, en conversación con Peña Nieto.

Los acuerdos son significativos por la eliminación de incertidumbres para las inversiones en México, así como por sus efectos en los mercados nacionales, de manera particular en la moneda.

No obstante, los propios mercados accionarios y de divisas registraron con optimismo el anuncio, la cautela prevaleció, ante la incertidumbre de la legalidad del acuerdo bilateral, dado que la autorización a la Casa Blanca fue negociar un acuerdo trilateral.

Sin embargo, el representante comercial estadunidense, Roberth Lighthizer, fue enfático al sentenciar que Canadá está en la posibilidad de aceptar o rechazarlo, pero que llevará al Congreso el tratado tal como fue acordado con México.

Tasa cero para 70% de las exportaciones mexicanas

El acuerdo claramente establece las premisas que se comprometieron con el Senado.
Mejora la competitividad de América del Norte
Establece la certidumbre de los mecanismos de solución de controversias
No aceptaron cuotas, restricciones ni tarifas al comercio.
Es un tratado que genera las bases para mantener los atractivos de México para el comercio y el desarrollo.

Ildefonso Guajardo

 

En conferencia de prensa desde Washington los secretarios de Relaciones Exteriores Luis Videgaray, y de Economía, Ildefonso Guajardo, detallaron las bases de entendimiento bilateral.

Ahí estuvieron acompañados por Jesús Seade, observador, representante del próximo gobierno mexicano, Juan Pablo Castañón, presidente del CCE, Moisés Kalach, representante del sector privado y el anfitrión, Gerónimo Gutiérrez, embajador de México en EU.

En su oportunidad, Guajardo expuso que 70 por ciento de las exportaciones mexicanas se mantendrán en tasa cero.

En tanto que Videgaray señaló que, pese a que la industria automotriz de todo el mundo está amenazada por parte de Trump con altos aranceles, el acuerdo refleja es que México es el único país tiene claridad de cuáles son las reglas hacia adelante, lo cual le da una ventaja sustancial.

Por otra parte, se informó que los aranceles al acero y al aluminio no fueron parte de la negociación, por lo tanto se mantendrán, así como las acciones de compensación por parte de México, dijo Guajardo.

Me gusta llamar a este acuerdo el Acuerdo Comercial entre Estados Unidos y México. Creo que es un nombre elegante. Creo que el TLCAN tiene muchas malas connotaciones para Estados Unidos porque fue una estafa.

Donald Trump, en conversación con Peña Nieto

Sobre lo que se abundó por parte de varios de los funcionarios fue en haber desechado la cláusula de muerte súbita (sunset), al incluir un modelo de revisión y de vigencia mínima por 22 años, que es incluso más sólida que la vigente en el acuerdo original de separación tras un aviso con seis meses de antelación.

Al respecto, Videgaray la calificó como una forma de actualización permanente para asegurar su permanencia en el tiempo, lo cual da certidumbre a las inversiones.

En cuanto a la industria energética, Seade explicó que, por parte del gobierno de Andrés Manuel López Obrador, había interés en evitar que la reforma energética mexicana quedara plasmada en el nuevo tratado.

 

Elementos del acuerdo bilateral

Conforme a información del USTR, así como de la Secretaría de Economía, el acuerdo se alcanzó en los temas más controversiales. De acuerdo con Banorte, incluyen:

  1. Las reglas de origen en el sector automotriz;
  2. la cláusula de terminación automática (Sunset clause);
  3. mecanismos de solución de controversias;
  4. estacionalidad en los bienes agrícolas;
  5. protección de la propiedad intelectual; y
  6. comercio digital.

Reglas de origen

En el primer tema, las reglas de contenido de origen aumentarían de 62.5 por ciento a 75 por ciento.

Adicionalmente, se establecería un requerimiento de que entre el 40 por ciento y 45 por ciento de los trabajadores mexicanos ganen al menos 16 dólares por hora (alrededor de 300 pesos, superando los niveles actuales de alrededor de 150 pesos).

Finalmente, los niveles actuales de aranceles bajo el criterio de la nación más favorecida (NMF) se mantendrán para las plantas ya establecidas, así como las que están en construcción, con el fin de que cumplan con los nuevos requerimientos.

En nuestra opinión, si bien es cierto que esto podría eventualmente restar competitividad a México, cabe mencionar que, con la revolución tecnológica, las tareas repetitivas estarán en manos de robots, con las empresas demandando mano de obra más preparada y, por lo tanto, con mejores remuneraciones.

Revisión del TLCAN cada 16 años

Uno de los temas principales que llevó a que se estancaran las negociaciones fue la cláusula de terminación automática (también conocida como Sunset clause), en la cual el gobierno estadounidense quería que se suspendiera el acuerdo cada cinco años.

Los negociadores accedieron a un periodo de 16 años, con una renegociación a partir del sexto año para decidir si prolongarlo otros 16 años o suspenderlo al término del primer periodo.

Destacamos que México se resistió a aceptar esta cláusula de terminación inmediata per se.

No obstante, el hecho de que el acuerdo de revisión se haya extendió por 16 años reduce sustancialmente la incertidumbre de las inversiones porque, entre otros, aísla el acuerdo del ciclo política dado que se mantendría más allá de los seis años, y de los cuatro –eventualmente ocho-, años que duran las presidencias en México y en EU, respectivamente.

Mecanismos de solución de controversias
y estacionalidad en productos agrícolas

En el primer tema, y a pesar de que el capítulo 19 lidia con el tema de solución de controversias, Robert Lighthizer comentó que México mantendrá los derechos de disputa en materia energética y telecomunicaciones.

Adicionalmente, la cláusula que quería introducir la administración estadounidense sobre la estacionalidad a las importaciones agrícolas fue eliminada.

Bajo esta previsión, EU habría impuesto restricciones a las exportaciones mexicanas de bienes agrícolas, particularmente en las cosechas estacionales, cuando ambos países podrían producir productos al mismo tiempo, esto como si tuviéramos estaciones diferentes (en términos climáticos).

Propiedad intelectual y comercio digital

Algunas de las previsiones en cuanto al mejoramiento de la protección de la propiedad intelectual radican en una mejor aplicación de las leyes actuales y a la implementación de castigos más severos a la violación de estas leyes.

En cuanto al comercio digital, cabe destacar que estos fueron añadidos por primera vez, reflejando los cambios tecnológicos.

Canadá negociará contra la pared

Por parte de Canadá, una vez que se difundió el acuerdo bilateral, la cancillería informó que no aceptará nada que esté en contra del interés de su país.

Estoy realmente agradecido, señor presidente (Trump). Quiero decir que reconozco profundamente su voluntad política y su participación para allanar el camino (para el acuerdo).

Enrique Peña Nieto, en conversación con Donald Trump.

Mientras, Donald Trump informó que las negociaciones se iniciarán de inmediato con ese país, el cual deberá concluir en este mismo mes de agosto, para que el Senado de EU lo apruebe durante la presente legislatura.

Al respecto, tanto el Presidente Enrique Peña Nieto y el equipo de gobierno de López Obrador, insistieron en que es una prioridad que se mantenga la trilateralidad del tratado.

Sin embargo, Videgaray dijo que México firmará el acuerdo con o sin Canadá; debido a que existen variables que no se controlan, como es la voluntad de ese país o la diferencias diplomáticas Estados Unidos y el gobierno de Justin Trudeau.

Por la parte comercial con Canadá, para México está solucionado el tema, debido a que ambos países forman parte del TPP-11, lo cual establece un marco de libre comercio común.

Sin embargo, se informó que el Presidente mexicano y el primer ministro canadiense sostuvieron una conversación telefónica la noche del domingo.

Además, el secretario Ildefonso Guajardo confirmó que la delegación mexicana permanecerá en Washington para participar en las negociaciones trilaterales por el resto de la semana.

Un largo proceso por recorrer, aún

Para el área de Análisis de Banorte, este acuerdo es positivo y se encuentra en línea con nuestra perspectiva de que el TLCAN se mantendrá.

Cabe destacar que, aunque creemos que los tres países se encuentran cerca de un acuerdo, todavía falta un largo proceso por recorrer.

En el caso de México, el Senado –que entra en sesión con una nueva composición el primero de septiembre–, tendrá que aprobar los cambios mediante una mayoría simple, el cual podrá ser firmado por el presiente en turno.

Dependiendo del tiempo, este podría ser firmado por Enrique Peña Nieto o por Andrés Manuel López Obrador.

Por parte de EU, la propuesta se debe llevar al Senado, quien tendrá un periodo de consulta de 90 días con las partes involucradas.

Una vez que se finalice este periodo, el Senado podría aprobar estas medidas mediante una mayoría simple, para después ser firmado por el Presidente Trump.

En este contexto, consideramos que una de las victorias más importantes para México el día de hoy es que podrá mantener un marco legal común, al menos en términos de la relación con Estados Unidos, lo que refuerza también las instituciones del país.

Jaime Reusche

Mantiene cautela la calificadora Mood’ys

Para Jaime Reusche, VP-senior credit officer de Moody’s, si bien México y Estados Unidos han logrado llegar a acuerdos en temas que habían impedido avances, Canadá tiene que regresar a la mesa para que las negociaciones del TLCAN concluyan.

Más aún, dado que el Congreso de Estados Unidos va a tener poco tiempo para ratificar un acuerdo comercial, no hay garantía que éste llegue a entrar en vigor antes que concluya este año, agregó Reusche.

Los indicios que las negociaciones comerciales entre México y Estados Unidos están próximas a concluir operan como factor de apoyo al perfil crediticio de México, sin llevarnos a modificar nuestra visión sobre las perspectivas soberanas

Carlos Serrano Herrera

Señal positiva para EU y México, estima BBVA Bancomer

Open Center. Revista FortunaPor su parte, el economista en jefe de BBVA Bancomer, Carlos Serrano Herrera, dijo que el anuncio es benéfico para ambos países, y que, si bien aún falta la incorporación de Canadá, el cerrar un compromiso con el principal socio comercial de México es un resultado benéfico para la región.

Serrano señaló que la relación entre las dos economías es de alta relevancia, principalmente para México, ya que “destina 80 por ciento de sus exportaciones, y del que se recibe alrededor de la mitad de la inversión extranjera directa”.

Algo que tenemos que hacer es encontrarnos para brindar con un tequila; por supuesto, para celebrar este entendimiento.

Enrique Peña Nieto, en conversación con Donald Trump.

Además, ayudará a reducir la incertidumbre al disipar el riesgo de una afectación significativa a la industria manufacturera mexicana, uno de los principales impulsores de la economía.

Si bien habrá que conocer más a fondo los detalles del acuerdo, Serrano expuso que parte de éstos se han centrado en los sectores automotriz y agropecuario.

En relación con el primero, se prevé que con este anuncio continúe siendo competitivo, beneficiándose en el mediano y largo plazo a través de una mayor integración de proveedores nacionales a las cadenas globales de valor.

En lo que respecta al sector agropecuario, Serrano estima que probablemente se descartó la propuesta estadounidense para regular estacionalmente las importaciones de productos agropecuarios ante el compromiso de México de realizar compras inmediatas de este tipo de productos.

Tono festivo del vicepresidente Mike Pence

El presidente Trump prometió luchar por mejores acuerdos comerciales, y por fin fue anunciado.

Luego de un año de duras negociaciones, Estados Unidos y México alcanzaron un acuerdo comercial justo y recíproco que fortalecerá las economías de ambos países.

Hoy marca un nuevo capítulo entre los Estados Unidos y México, uno construido en torno a la amistad, la seguridad, el comercio y la prosperidad.

El acuerdo comercial entre Estados Unidos y México es una victoria para los ganaderos, fabricantes y trabajadores de automóviles estadounidenses.


Más de TLCAN

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.