Los cambios a las políticas energéticas del país elevan los riesgos para la industria del petróleo y del gas, advierte Moody’s Investors Service en un nuevo reporte.

En una perspectiva de 12 meses, la calificadora prevé mercados vulnerables a la volatilidad y que persista la incertidumbre por las nuevas políticas y por la negociación del TLCAN.

Sin embargo, la analista de Moody’s Sandra Beltrán dijo que esperan ver un crecimiento estable del PIB de un dígito en 2018-19, sin aumento significativo del déficit fiscal el próximo año.

En ese escenario, la calidad crediticia de los corporativos mexicanos se mantendrá estable para la mayoría de los sectores industriales hacia mediados de 2019, señaló Beltrán.

A lo largo del reporte Moody’s se introduce al análisis de sectores minero, automotriz y manufacturero, alimentos y bebidas, construcción de vivienda, entre otros, para ponderar las condiciones de calidad crediticia de los principales corporativos.

Calidad crediticia estable de los corporativos

Al respecto, Beltrán indica que el reporte muestra que la calidad crediticia de los corporativos mexicanos se mantendrá estable para la mayoría de los sectores industriales.

Sin embargo, la analista señaló que los cambios que posiblemente se hagan a las políticas energéticas sí eleven los riesgos para Pemex, entre ellos los límites de precios.

Alertó que pudiera interrumpir el negocio de Pemex, la necesidad de construir nuevas refinerías o modernizar las existentes, así como retrasos en las subastas de petróleo y gas con inversionistas extranjeros.

Otros de los corporativos analizados en el reporte son Fresnillo, Industrias Peñoles, Nemak, Rassini Automotriz, Elementia, Grupo Bimbo, Sigma Alimentos, Arca Continental y Coca-Cola FEMSA.

A continuación el reporte completo.

Calidad crediticia corporativa – México

La mayoría de los sectores permanecerán estables hasta 2019, pero la nueva agenda energética plantea riesgos

»La calidad crediticia de las empresas mexicanas se mantendrá en gran medida estable para la mayoría de los sectores hasta mediados de 2019, pero la industria del petróleo y el gas enfrenta los mayores riesgos derivados de los cambios en las políticas energéticas actuales.

Aunque el entorno económico se ha mantenido estable hasta el momento, las incertidumbres en torno a las políticas del nuevo gobierno aún pueden exponer a los mercados a períodos de mayor volatilidad financiera.

Anticipamos un crecimiento estable del 2.0 por ciento -2.5 por ciento del PBI en 2018-19, y una mayor percepción sobre la política comercial de la nueva administración a partir de su presupuesto federal 2020 a principios de 2019.

»Posibles cambios en la política del gobierno aumentan los riesgos para la petrolera nacional Pemex de los límites de los precios del combustible, las costosas demandas para construir o mejorar las refinerías, o los retrasos en las subastas de petróleo y gas con los inversores extranjeros.

Las mineras Fresnillo e Industrias Peñoles mantendrán sólidos perfiles crediticios a pesar del mayor gasto de capital.

»Los proveedores mexicanos de autopartes Nemak y Rassini Automotriz enfrentan pocos riesgos de cambios en la política comercial de Estados Unidos-México, incluso con una propuesta de los EU de un arancel de 25 por ciento para los vehículos importados.

Nemak y Rassini tienen instalaciones de producción en EU, son líderes del mercado y son proveedores exclusivos de partes específicas.
Las empresas manufactureras más expuestas al mercado nacional, como Elementia, se beneficiarán de un entorno de consumo robusto y del aumento de las remesas.

»El peso débil otorga al sector de alojamiento dependiente de EU un impulso para 2019, pero la violencia y la actividad industrial más lenta plantean algunos riesgos.

Por el momento, el próximo presidente López Obrador parece más propenso a cambiar el nuevo proyecto de aeropuerto de 13 mil millones de pesos en la Ciudad de México al sector privado, en lugar de cancelarlo.
La nueva administración parece poco probable que ajuste la política actual de vivienda de manera significativa, y los constructores de vivienda desarrollarán cada vez más viviendas relativamente más caras y de mayor margen.

»La recuperación de la confianza del consumidor alentará a los productores mexicanos de alimentos envasados Grupo Bimbo y Sigma Alimentos, cuyas métricas de crédito se beneficiarán de su integración de grandes adquisiciones financiadas con deuda.

Los embotelladores de refrescos también han estado activos en M & A, con Arca Continental y Coca-Cola FEMSA expandiendo su alcance territorial.
Los clientes de telecomunicaciones demandan cada vez más los datos más caros y los planes de banda ancha, lo que respalda mayores márgenes de telecomunicaciones, incluso a pesar de que la competencia sigue siendo intensa.

Las políticas del nuevo gobierno, la renegociación del TLCAN
darán forma a las condiciones crediticias hasta 2019

La calidad del crédito corporativo mexicano seguirá siendo estable para la mayoría de los sectores hasta mediados de 2019, pero mientras persistan las incertidumbres sobre las políticas del nuevo gobierno y no haya acuerdo sobre la renegociación del TLCAN, los mercados financieros seguirán expuestos a períodos de mayor volatilidad.

La industria del petróleo y el gas enfrenta el mayor riesgo de cambios en las políticas energéticas actuales.

Durante el primer año de la nueva administración del presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, esperamos un cierto grado de inercia política, particularmente en su gestión fiscal.

La administración saliente ahora está preparando el borrador del presupuesto gubernamental para 2019, que incorporará los objetivos de déficit en línea con la trayectoria fiscal actual, así como los supuestos macroeconómicos clave -crecimiento del PIB, inflación y precios del petróleo- que reflejan sus expectativas.

Si bien la nueva administración puede introducir un gasto suplementario, todavía prevemos un crecimiento constante del PIB de 2.0 por ciento en 2018 y un crecimiento de 2.5 por ciento en 2019, y no esperamos que el déficit fiscal aumente significativamente más allá de 2.0 por ciento del PIB durante 2019.

Expansión de las manufacturas

Debido a que el crecimiento manufacturero de México sigue de cerca la producción industrial de Estados Unidos, la trayectoria actual de crecimiento de EU respalda una expansión de las manufacturas de México para 2018-1919.

A pesar de la continua incertidumbre relacionada con el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), el desempeño económico ha demostrado su capacidad de recuperación, lo que respalda aún más nuestros puntos de vista sobre la calidad crediticia estable para el sector corporativo.

Nuestro escenario base, que supone una versión actualizada del TLCAN a fines de 2019, refleja una transición fluida en la que el equipo de negociación de la nueva administración se basa en el progreso previo.

La inversión se ha mantenido lenta desde mediados de 2016 debido a la incertidumbre sobre las políticas comerciales de EU y el futuro del TLCAN, y más recientemente, las elecciones de julio de 2018.

Caída de la inversión extranjera directa

Para los 12 meses hasta marzo de 2018, la inversión extranjera directa (IED) de 27 mil 200 millones de dólares marcó el nivel más bajo en tres años.

Aunque el resultado ya reflejó la volatilidad en torno a las elecciones presidenciales en México, principalmente reflejó la incertidumbre sobre una renegociación del TLCAN.

El Banco de México estima que la incertidumbre sobre el futuro del TLCAN redujo la IED en 4 mil 400 millones de dólares desde la segunda mitad de 2016 hasta el tercer trimestre de 2017.

La incertidumbre sobre el TLCAN puede contribuir a las fluctuaciones en el peso mexicano frente al dólar estadounidense.

Por el contrario, las exportaciones manufactureras y el consumo privado se han recuperado recientemente, lo que respalda el crecimiento de México.

Las exportaciones mantuvieron su dinamismo con base en una producción industrial estadounidense más fuerte, mientras que el consumo se recuperó en el primer trimestre de 2018 con el sólido desempeño del sector de servicios de México.

Expansión del continua del consumo

Si bien esa mejora puede reflejar un efecto temporal de base temporal de los terremotos que afectaron a México en el tercer trimestre de 2017, otros indicadores positivos para el empleo, las remesas y el crédito sugieren una leve expansión continua del consumo.

Los inversionistas privados se han acostumbrado cada vez más a la agenda del nuevo presidente electo.

El nuevo presidente ha moderado su tono antaño escéptico hacia las corporaciones privadas, incluidas las promesas de campaña de reducir o incluso revertir grandes proyectos de infraestructura y reformas de la administración Peña Nieto.

Inversión privada tendrá un papel clave

De hecho, desde su elección en julio de 2018, López Obrador ha enfatizado su compromiso con un fuerte marco macro-fiscal de México, incluyendo un banco central independiente y una ley de responsabilidad fiscal, y ha indicado que cree que la inversión privada tiene un papel clave para el crecimiento mexicano.

Aunque el sentimiento del mercado y los precios de los activos se han mantenido desde la elección de López Obrador, un riesgo clave durante la transición y hasta 2019 será la posibilidad de que la incertidumbre en torno a la agenda de política económica del gobierno entrante socave el sentimiento empresarial, perjudicando la inversión y las perspectivas de crecimiento.

La nueva agenda energética de México y su enfoque en la autosuficiencia de combustible plantea incertidumbres sobre si Petróleos Mexicanos (Pemex, Baa3 estable), la compañía petrolera nacional, puede continuar aprovechando los precios favorables del petróleo y el sólido apetito inversor de las empresas extranjeras.

Tres riesgos

La agenda energética de la administración entrante de López Obrador presenta tres riesgos particulares para la compañía petrolera nacional de México: controlar los precios del combustible, exigir un gasto de capital en la construcción o modernización de las refinerías, y retrasar las subastas de petróleo y gas.

Aun así, la dirección de política específica del nuevo presidente seguirá siendo incierta hasta que la administración indique sus intenciones en el presupuesto federal del próximo año para 2020.

López Obrador ha delineado un modelo macroeconómico más redistributivo que favorecerá un mayor papel del estado en la economía, una expansión de programas sociales y una mayor inversión en infraestructura, todo mientras se mantiene un gasto federal prudente.

La política fiscal del presidente entrante prevé ahorros equivalentes a aproximadamente 2 por ciento del PIB debido a los esfuerzos para frenar la corrupción y contener el gasto público actual con medidas de austeridad.

La seguridad como preocupación crediticia

Mientras tanto, la seguridad se ha convertido cada vez más en una preocupación crediticia para las empresas mexicanas.

En 2017, las tasas de delincuencia récord afectaron a empresas como GMéxico Transportes, que sufrieron interrupciones operativas o gastaron más en seguridad.

Las empresas de hospedaje Playa Resorts Holding (B2 estable) y Grupo Posadas (B2 positiva) tuvieron cancelaciones o reservas menores después de que EU emitió una advertencia de viaje en Los Cabos y Cancún en 2017.

A principios de 2017, Coca-Cola Femsa (KOF, A2 / Aaa.mx estable) cerró una operación en el estado de Guerrero debido a problemas de seguridad, y Pemex continúa teniendo dificultades con los grifos de tuberías ilegales en todo México.

Empresas calificadas han soportado

Las empresas calificadas generalmente son grandes y están lo suficientemente diversificadas como para hacer frente a las interrupciones operativas localizadas.

Sin embargo, el empeoramiento de la seguridad podría eventualmente afectar las métricas de crédito corporativo si el nuevo gobierno no lo aborda.

Un cambio en la estrategia de seguridad nacional apunta a contener la violencia, pero enfrenta dificultades, con una tasa de homicidios que ha aumentado en 50 por ciento durante 2015-17, y recursos policiales o judiciales limitados para contenerla.

El petróleo aguarda la política federal; empresas
mineras persiguen proyectos de expansión

La petrolera nacional mexicana Pemex enfrenta crecientes riesgos por cambios en la política gubernamental, mientras que las compañías mineras verán principalmente precios estables para metales preciosos durante 2018-19.

La agenda energética de la administración entrante y su enfoque en la autosuficiencia de combustible plantea incertidumbres sobre si Pemex puede continuar aprovechando los precios favorables del petróleo y el apetito inversor.

Pemex se enfrenta a tres riesgos principales: que el nuevo gobierno impondrá controles sobre los precios del combustible, requerirá un gasto de capital para construir o mejorar las refinerías, o retrasará las subastas de petróleo y gas.

Las nuevas refinerías representarían el mayor riesgo; Pemex carece de los recursos para construir nuevas refinerías o incluso para actualizar las existentes.

Urge aumentar la producción de petróleo

Incluso si el financiamiento no involucrara nueva deuda, un proyecto para construir o mejorar dos nuevas refinerías a 6 mil millones de dólares desviaría fondos que Pemex necesita urgentemente para aumentar la producción de petróleo, sin siquiera tener en cuenta los excesos de costos, que para las refinerías normalmente pueden llegar a 50-100 por ciento de las proyecciones iniciales.

La capacidad limitada de Pemex para invertir en exploración y producción, gastando solo 4.9 mil millones dólares anuales en promedio en 2016-17, ha causado una disminución en su producción y reservas.

La nueva administración puede buscar inversión privada para financiar nuevas refinerías, pero la capacidad global de producción de combustible ya supera la demanda, limitando el interés externo en el volátil negocio de refinación de bajo margen, incluso cuando los inversores están cada vez más interesados en la energía renovable.

Precios de los combustibles

López Obrador también propuso vincular los aumentos de los precios del combustible con la inflación, que debería alcanzar 4-5 por ciento en 2019.

Sin embargo, los precios del crudo aumentaron en aproximadamente 50 por ciento durante los 12 meses hasta julio de 2018, y el peso débil hizo que la producción de combustible incluso más caro para Pemex.

No está claro si Pemex recibiría un subsidio del gobierno o si el costo de los ingresos caería por debajo de los gastos operativos.

La nueva administración podría seguir ajustando los impuestos para ayudar a mantener los precios del combustible relativamente estables, pero los precios del combustible por debajo de los costos de producción, o un retraso o interrupción de los subsidios gubernamentales al combustible, implicarían mayores riesgos crediticios.

Finalmente, López Obrador como candidato prometió revisar todos los contratos externos para explorar y producir petróleo y gas natural desde 2015, cuando el sector se abrió a compañías privadas y extranjeras por primera vez desde la década de 1930.

Nuevas subastas

Si bien las cancelaciones directas parecen poco probables, la revisión podría posponer nuevas subastas indefinidamente, lo que ahogaría la producción y la rentabilidad de Pemex.

Mientras tanto, Pemex tiene una pesada carga de deuda, con solo alrededor de 14 mil millones de dólares en efectivo y recursos de crédito comprometidos totalmente disponibles para atender unos 19 mil millones de dólares en deuda con vencimiento durante 2018-20.

Cualquier cambio en la capacidad federal y la disposición a apoyar financieramente a Pemex si fuera necesario aumentaría el riesgo de crédito intrínseco de la compañía.

Compañías mineras

Las compañías mineras de México generan la mayor parte de sus ingresos de metales preciosos, cuyos precios probablemente se mantendrán en promedio bastante resistentes en 2018-19.

Los volúmenes seguirán creciendo para Fresnillo plc (Baa2 positivo) e Industrias Peñoles (Baa3 positivo), y los proyectos recientemente finalizados, como la mina de plata San Julián, aportan nueva producción.

Pero los costos de operación aumentarán en 6-7 por ciento en medio de mayores gastos de mano de obra, contratación y exploración, suponiendo que no se produzca una nueva devaluación significativa del peso.

Como Fresnillo y Peñoles generan todos los ingresos en dólares estadounidenses y la mayoría de los costos en pesos, un peso débil beneficia sus ganancias operativas.

Proyectos de expansión

Los proyectos de expansión en curso impulsarán el crecimiento de la producción para ambas compañías, pero aumentarán su gasto de capital para los próximos años.

Los proyectos de inversión más grandes de Fresnillo incluyen el Proyecto de la Planta de Piritas, con el objetivo de mejorar las recuperaciones de oro y plata de las minas Fresnillo y Saucito.

Los principales proyectos de Peñoles son una expansión de su capacidad de producción de zinc refinado, así como la mina Rey de Plata, una mina polimetálica que la compañía espera producir un promedio anual de 4.7 millones de onzas de plata y 40 mil toneladas de zinc, más plomo. y cobre Fresnillo presupuestará alrededor de 750 millones de dólares en gastos de capital en 2018, en comparación con 605 millones de dólares en 2017, lo que generará un flujo de caja libre negativo.

Aun así, Fresnillo y Peñoles mantendrán fuertes métricas de crédito en 2018-19, con apalancamiento (deuda bruta / EBITDA) de alrededor de 1x.

Habiendo completado su proyecto Tayahua Primary Copper en 2017, Minera Frisco (B3 estable) reducirá los gastos de capital en 2018-19, enfocándose principalmente en gastos de capital de mantenimiento e impulsando un flujo de efectivo libre positivo.

Los fabricantes de automóviles y autopartes descartan en gran
medida los riesgos del TLCAN en medio de una fuerte economía de EU

Incluso sin conocer el resultado final de las negociaciones en curso sobre el TLCAN, los grandes proveedores de autopartes de México generarán ingresos estables en 2018-19, y un mercado de consumo estable y el aumento de las remesas beneficiarán a los fabricantes que dependen del mercado interno.

Una propuesta de Estados Unidos de un arancel de 25 por ciento a los vehículos importados elevaría los precios de los vehículos estadounidenses y desalentaría las ventas de vehículos importados.

Esos nuevos aranceles podrían costarles a los proveedores mexicanos de autopartes algunas de sus ventajas competitivas para compañías de otras geografías como China y Taiwán, donde los costos laborales son similares a los de México.

Proveeduría mexicana, difícil de reemplazar

Pero los altos costos de cambio y entrada dificultarían que los fabricantes de automóviles estadounidenses reemplacen a sus proveedores mexicanos con poca anticipación.

Además, los lanzamientos de producción generalmente requieren largos plazos de entrega con costos incrementales significativos y órdenes de compra a largo plazo que pueden durar toda la vida útil de la plataforma de un vehículo de seis a ocho años.

Entre los principales proveedores mexicanos de autopartes, Nemak (Ba1 positivo) y Rassini Automotriz (Ba2 estable) están mejor posicionados para enfrentar cualquier cambio en las reglas comerciales.

Las empresas tienen instalaciones de producción dentro de EU, tienen amplias carteras de productos y grandes cuotas de mercado, y son los únicos proveedores de piezas particulares.

Materiales de construcción

Las empresas manufactureras más expuestas al mercado nacional, como la empresa de materiales de construcción Elementia (Ba2 positiva), se benefician del entorno resiliente del consumidor, pero también del aumento de las remesas.

En América Latina, una gran porción de cemento se vende en envíos como un bien de consumo envasado; el alto nivel de trabajo informal de la región significa que los mercados finales de materiales de construcción no necesariamente siguen el desempeño de la economía formal, y tienden a ser resistentes durante las recesiones económicas.

La demanda de cemento y materiales de construcción también se beneficia con las remesas, aunque no existe una correlación directa entre ellas.

Las remesas aumentaron 23 por ciento durante los 12 meses hasta junio de 2018, incluyendo algunas entradas mensuales récord y aumentos mensuales consecutivos, gracias en parte a la disminución del desempleo en EU y al dólar fuerte, lo que se traduce en más pesos cuando los trabajadores enviar dólares a México

Nuevo aeropuerto y sectores de alojamiento
y vivienda esperan guías del nuevo gobierno

El impulso positivo en el sector turístico de México enfrenta ciertos riesgos, especialmente por la violencia, la actividad industrial más lenta y la amenaza de que el gobierno de López Obrador cancele el nuevo aeropuerto de la Ciudad de México de 13 mil millones de dólares (Baa1 estable) en desarrollo.

Los 39.3 millones de turistas extranjeros de México en 2017 lo convirtieron en el sexto destino más popular del mundo para los visitantes extranjeros, desde el octavo lugar en 2016 y el 15 en 2013, según la Organización Mundial del Turismo de las Naciones Unidas.

El sector del alojamiento en México tiene hoy una serie de ventajas, comenzando con el peso débil, ya que aproximadamente tres cuartas partes de los turistas provienen de los EU o Canadá y una disminución temporal de la capacidad después de los huracanes en el Caribe en 2017.

Demanda hotelera en el centro del país

Una actualización de 2016 el acuerdo aéreo con EU eliminó las barreras a las aerolíneas, mientras que el sector de manufactura dinámico también respalda la demanda de habitaciones de hotel en el centro de México.

Nuestro caso base asume que estas ventajas continuarán, pero vemos riesgos para el alojamiento debido a la violencia intensificada, la desaceleración de la actividad industrial y la inversión privada en áreas urbanas, y las amenazas de cancelar el aeropuerto de la Ciudad de México.

Es más probable que el proyecto del nuevo aeropuerto de la Ciudad de México continúe, pero con cambios para abordar la preocupación principal de López Obrador por sus altos costos de mantenimiento: ha cambiado su posición de cancelar el nuevo aeropuerto a considerar su concesión al sector privado.

Infraestructura ferrocarrilera

El presidente entrante también anunció proyectos que incluyen un tren turístico para conectar Cancún con Campeche, y un corredor económico que conectaría las costas del Pacífico y el Atlántico a través del Istmo de Tehuantepec.

Dichos proyectos tendrían efectos mixtos en el sector del alojamiento, pero su implementación sigue siendo incierta.

El sector de la construcción de vivienda parece estable bajo la nueva administración, cuyo plan para el desarrollo urbano y de vivienda indica la continuidad en las hipotecas y subsidios federales existentes, al tiempo que aborda las ineficiencias existentes.

Inversión urbana

Esos esfuerzos probablemente impulsarían las inversiones en equipamiento e infraestructura urbana.

En 2013, la entonces nueva administración de Peña Nieto reestructuró las políticas de vivienda para ayudar a contener la expansión urbana al condicionar los subsidios a las viviendas que cumplen con los criterios de la política, medidas que demostraron ser efectivas pero altamente disruptivas para el sector.

Esta vez, el cambio en la administración tendrá un efecto más limitado, en parte debido a la probable continuidad de la política, pero también porque los constructores de viviendas calificados están menos expuestos a los cambios en las políticas públicas que hace seis años.

Los subsidios federales a la vivienda disminuyeron a un mínimo histórico en 2017 en medio del ajuste del presupuesto federal.

Aun así, el creciente número de hipotecas de bancos privados y mayores montos de préstamos de Infonavit, un originador de préstamos federales, ha impulsado la demanda de viviendas de alto precio, permitiendo a las constructoras cambiar hacia hogares de ingresos medianos y residenciales más caros y rentables a precios más bajos. viviendas subsidiadas.

El sólido sentimiento del consumidor favorece fusiones
y adquisiciones en sectores de alimentos envasados y embotellador

La confianza del consumidor en México fue fuerte a mediados de 2018, recuperándose durante todo el año a pesar de los riesgos para el sentimiento familiar de las elecciones presidenciales y las negociaciones del TLCAN.

El índice de confianza del consumidor aumentó 7 por ciento de enero a junio de 2018, y el consumo también está mejorando, si está por debajo de los niveles de 2016, con ventas minoristas mismas tiendas que aumentaron 5.4 por ciento en la primera mitad de 2018.

Alimentos empacados

Para los productores de alimentos empacado, las ventas de productos horneados en México y EU continuarán creciendo en línea con las tasas históricas, con los productores tratando de diferenciar sus productos y dirigiéndose a grupos de nicho específicos dispuestos a pagar precios más altos por alimentos orgánicos o más saludables.

Los productos horneados en México alcanzarán una tasa de crecimiento anual compuesta (CAGR) de 1.1 por ciento durante 2017-22, según Euromonitor, con volúmenes de ventas de pan plano envasado, productos horneados congelados y pasteles que crecen 2.0-2.5 por ciento.

Grupo Bimbo

A medida que los consumidores en México buscan cada vez más opciones más saludables, las compañías como Grupo Bimbo (Baa2 estable) con nuevos productos de salud/bienestar tendrán ventajas competitivas.

En EU , el mayor mercado de Bimbo por ingresos, el segmento de productos horneados también crecerá a una CAGR de 0.9 por ciento durante 2017-22.

Sigma Alimentos

Las ventas de alimentos envasados de Sigma Alimentos (Baa3 estable) aumentarán en los próximos cinco años.

Las ventas de alimentos empacados en México crecerán en un CAGR de 1.7 por ciento durante 2017-22, y el empaquetado de carnes en 3.1 por ciento, según Euromonitor, en comparación con solo 0.7 por ciento en EU y 0.8 por ciento en Europa.

Sigma tiene una posición líder en el mercado en la mayoría de sus mercados y, a pesar de operar en una industria fragmentada y competitiva, ha mantenido una amplia cartera de marcas que se enfocan en diferentes niveles de ingresos y preferencias del consumidor.

La consolidación ha sido una constante para las grandes empresas mexicanas de alimentos empaquetados, y las métricas crediticias se beneficiarán de la integración de grandes adquisiciones financiadas con deuda.

En 2017, Bimbo adquirió East Balt Bakeries, llegando a ocho nuevos países y fortaleciendo su presencia en el mercado de restaurantes de servicio rápido en todo el mundo.

Sigma en 2017 agregó siete nuevas marcas a su cartera, incluidas las adquisiciones en Rumania y Perú, y ha integrado exitosamente adquisiciones pasadas, compensando algunos de sus riesgos de ejecución.

Después de la adquisición, el apalancamiento de Sigma también aumentó, pero ya comenzó a disminuir y continuará haciéndolo hasta 2019.

Embotelladoras de refrescos

Las embotelladoras de refrescos mexicanos también han estado activas en M & A.

En 2017, Arca Continental (AC, A2, estable) y The Coca-Cola Company (Aa3 negativo) acordaron formar el único embotellador de franquicias de AC Coca-Cola en Texas y partes de Oklahoma, Nuevo México y Arkansas, aumentando así el tamaño y la ubicación geográfica de AC la diversificación y la reducción de México a alrededor de 32 por ciento de sus ingresos consolidados, por debajo de 52 por ciento.

El acuerdo financiado con capital accionario deja sólidos indicadores de crédito de AC para 2019.

KOF también adquirió Montevideo Refrescos en Uruguay de Coca-Cola por 250.7 millones de dólares en efectivo.

Las métricas de crédito de KOF se mantendrán relativamente sin cambios, dada la pequeña escala de Montevideo, agregando solo alrededor de 1 por ciento de los ingresos anuales de KOF, alrededor de 11 mil millones de dólares en la actualidad, pero marca un paso más en su consolidación en América del Sur.

Comercio minorista

El sector minorista de México creció 6.8 por ciento en 2017 debido a la fuerza de las ventas en Internet, las tiendas de conveniencia y los grandes almacenes.

Las ventas minoristas en Internet crecerán a una CAGR del 19.6 por ciento en 2017-22, según Euromonitor, y muchos minoristas están ingresando o expandiendo sus plataformas de comercio electrónico para beneficiarse.

Los ingresos comerciales de Grupo Elektra crecieron 36.5 por ciento durante los 12 meses hasta el 30 de junio de 2018 en medio del espumoso sector minorista de México, superando el crecimiento económico de México, y su estrategia se centra en llegar a los clientes con un nuevo formato de tienda y un canal en línea.

La compañía ha renovado la imagen, el tamaño y el diseño de sus tiendas, y abrirá 75 tiendas anualmente durante 2017-2020.

Sector de las telecomunicaciones

En el sector de las telecomunicaciones, los cambios significativos en el uso de datos de los consumidores están acelerando la demanda de planes más costosos y de banda ancha, respaldando márgenes más altos, junto con recortes de costos y subsidios telefónicos reducidos de los operadores. Los precios móviles se han estabilizado desde 2017, ofreciendo cierto alivio a los operadores de telecomunicaciones, y se mantendrán estables hasta 2019.

Los precios móviles cayeron alrededor de 40 por ciento desde mediados de 2013, cuando México introdujo un esfuerzo de reforma de telecomunicaciones, hasta fines de 2016, pero el titular los operadores ya no enfrentan una caída tan rápida en los ingresos.

América Móvil (A3 estable) reportó un aumento en los ingresos anuales por unidad (ARPU) y una recuperación del margen EBITDA desde el primer trimestre de 2017.

Pese a todo, la competencia en banda ancha se ha intensificado.

Grupo Televisa

En marzo de 2018, la subsidiaria mayoritaria de Grupo Televisa (estable Televisa, Baa1) comenzó a ofrecer servicios de internet inalámbrico fijo.

La unidad de línea fija de América Móvil, Telmex, estable Baa1, enfrentará una competencia más dura ya que otros proveedores obtienen acceso eficiente a su red hasta la última milla.

En marzo de 2018, el IFT, el regulador mexicano de telecomunicaciones, exigió que Telmex establezca una entidad legal separada para operar su red mayorista dentro de dos años.

Telmex podría perder participación de mercado más rápidamente a medida que los competidores obtengan un acceso más eficiente a su red fija, pero también podría obtener la aprobación regulatoria de una licencia de televisión de pago que permitiría a Telmex ofrecer servicios triple play por primera vez.

Mejorar el acceso a internet

El nuevo gobierno no ha indicado ningún plan para alejarse de las reformas de telecomunicaciones de 2013, especialmente desde que López Obrador ha expresado su deseo de mejorar el acceso a internet de la población.

La penetración de banda ancha fija y móvil sigue siendo baja en México, dejando espacio para crecer: la penetración fija fue solo de 51 por ciento y la movilidad de 66 por ciento a fines de 2017.

Dos proyectos de asociación público-privada podrían mejorar tanto la cobertura de telecomunicaciones como la competencia.

Red Compartida, una nueva red 4G LTE mayorista y neutral, pretende cubrir más de 90 por ciento del territorio mexicano para el 2024, mientras que Red Troncal planea ofrecer infraestructura de telecomunicaciones fijas en el mercado mayorista.

La Comisión Federal de Electricidad (Baa1 estable), la mayor empresa eléctrica de México, planea proporcionar cerca de 25 mil kilómetros de cable de fibra óptica para el desarrollo de Red Troncal a través de una subasta planeada para la segunda mitad de 2018.


Más de Moody’s

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here