Medida con el IGAE, muestra lentitud en la economía en el cuarto mes del año pese a un avance en el comparativo anual, un cuatrimestre débil, pero ligera baja mensual.

De esa manera, en abril, la medición evoluciona favorablemente con un notable 1.4 por ciento real anual y en el mes cayó 0.6 por ciento real, luego de dos meses de avances.

El tropiezo mensual, sin efectos estacionales, rompe un ritmo favorable de avances en febrero 0.65 por ciento y marzo 0.23 por ciento.

Muestra lentitud en la economía en el cuarto mes. Revista Fortuna

Comparativo anual

El avance anual se explica por el aumento de 2 por ciento en los servicios, a pesar de un incremento de sólo 0.2 por ciento en la actividad industrial y de 4.2 por ciento en el sector primario.

La expansión marginal en la industria se explicó por un crecimiento de 0.1 por ciento anual en las manufactureras, peso la construcción aportó 3.8 por ciento, con una contracción de 6.2 por ciento de las extractivas.

Por su parte, el menor dinamismo en los servicios se debió a una baja de 1.2 por ciento de las ventas minoristas, las mayoristas sin avance.

Sin embargo, esas caídas fueron mitigadas por el avance de 5.6 por ciento en los servicios profesionales y de 4.4 por ciento en las actividades gubernamentales.

Comparativo mensual

El IGAE publicado por el Inegi muestra la contracción de 0.6 por ciento en la comparación mensual.

Contó con una caída mensual en los tres sectores; los servicios 0.5 por ciento, la industrial retrocedió 0.4 por ciento, mientras que el sector primario tuvo una disminución de 1.7 por ciento.

Comparativo cuatrimestral

Durante los cuatro primeros meses, el avance es 1.8 por ciento, con cifras corregidas, por debajo del 2.6 por ciento obtenido en el mismo periodo de 2017.

En su interior, el sector terciario creció 2.5 por ciento en el primer cuatrimestre del año, contra 3.9 por ciento presentado en el 2017.

Mientras que las actividades secundarias acumulan un débil avance de 0.1 por ciento, pero mejor contra la contracción de 0.2 por ciento que mostró en el mismo periodo del 2017.

Finalmente, el sector agrícola ha subido 5.6 por ciento, contra 3.6 por ciento del primer cuatrimestre de 2017.

Expectativas de Banorte

Esperamos que el crecimiento económico recupere dinamismo en el segundo trimestre tras el crecimiento de 1.3 por ciento anual (cifras originales) en primer trimestre.

En este sentido, esperamos un repunte en la actividad manufacturera en los próximos meses tras la depreciación que ha experimentado la divisa mexicana desde el pasado abril.

Adicionalmente, anticipamos que la construcción seguirá creciendo durante segundo trimestre del año.

En cuanto a los servicios, consideramos que la trayectoria descendente de la inflación ayudará a la recuperación de las ventas al menudeo en los próximos meses.

Sin embargo, la depreciación del tipo de cambio podría mermar el consumo de bienes importados.

Muestra lentitud en la economía en el cuarto mes. Revista Fortuna

Expectativas de Invex

Invex. Revista FortunaConsideramos que el informe y la persistencia de un escenario de incertidumbre es consiste con nuestra expectativa de un crecimiento moderado, por lo que mantenemos nuestra expectativa de crecimiento del PIB en 2.1 por ciento para este año.

La reducción en la plataforma de producción petrolera y la menor inversión lastran el crecimiento del sector industrial, aunque una mayor demanda externa y mayor gasto público apoyarán un repunte del sector tras la contracción del año pasado.

Por otro lado, la firmeza del mercado laboral y las remesas seguirán apoyando el consumo, aunque el aumento de los precios de gasolinas y del costo de endeudamiento sugiere una desaceleración.

Muestra lentitud en la economía en el cuarto mes. Revista Fortuna

Expectativas de Monex

Monex. Revista FortunaHacia los próximos meses prevemos que el dinamismo de la actividad económica global, en específico el de EU, aumentará la demanda de nuestros productos, lo que impulsará las exportaciones y, por ende, la producción manufacturera.

Además de que la depreciación de la moneda mexicana podría también jugar un rol relevante en las exportaciones.

No obstante, prevalecen ciertos riesgos a la baja como la austeridad de las finanzas públicas, el letargo de la inversión y la desaceleración del consumo.

Con esa base, mantenemos nuestro estimado del PIB para el 2018 en 2.3 por ciento.

Posterior a la publicación del dato, sumado al reporte de inflación que resultó mejor a lo estimado, el peso mexicano mantiene una apreciación del 0.54 por ciento a 20.06 pesos por dólar.

Más de actividad económica

[contact-form][contact-field label=”Nombre” type=”name” required=”true” /][contact-field label=”Correo electrónico” type=”email” required=”true” /][contact-field label=”Web” type=”url” /][contact-field label=”Mensaje” type=”textarea” /][/contact-form]

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here