Inicia junio, con el riesgo de que el peso mexicano pueda depreciarse a su peor nivel histórico (por arriba de $22.0 spot, alcanzando después del triunfo de Trump en las elecciones en EUA).

De acuerdo con analistas de CI Banco, existen elementos de riesgo e incertidumbre que tendrán un fuerte impacto a la moneda mexicana en este mes: la renegociación del TLCAN, las elecciones en México y la decisión de la Reserva Federal de subir tasas de interés y con ello que continúe la apreciación generalizada del dólar.

Renegociación del TLCAN

En los últimos días, el optimismo por alcanzar un acuerdo para la actualización del TLCAN antes de las elecciones presidenciales en México se ha casi esfumado. Es más, ahora es más probable que la renegociación se discuta con la nueva administración pública mexicana y se demore por lo menos al próximo año.

Este pesimismo lo detonaron las recientes acciones por parte de Trump. A falta cerrar un acuerdo con sus países socios (México, Canadá, Unión Europea) y no socios (China), que cumpla con el objetivo de disminuir su déficit comercial, EUA ha decidido atacar directamente los productos a los que observa tener mayor déficit. Así, ya empezó a imponer aranceles a las Lavadoras, Paneles solares, Acero, Aluminio y en un futuro próximo a las importaciones de autos y autopartes. Trump ha reiterado que EUA no descarta salirse del TLCAN y buscar negociar acuerdos bilaterales con México y Canadá.

Recientemente EUA decidió quitarle la excepción de aranceles al acero y aluminio (de 25% y 10% respectivamente) a sus socios comerciales, incluyendo México y Canadá. Esto desvió la atención de la negociación, dándole prioridad a la defensa de las medidas impuestas; México y Canadá anunciaron represalias arancelarias a EUA en los montos similares a la afectación de la medida proteccionista.

Así, aunque ya se han acordado y concluido 10 capítulos del acuerdo trilateral (de un total de 30), el ambiente de negociación se ha deteriorado y la administración estadounidense no ajusta sus demandas en los temas de reglas de origen del sector automotriz, la cláusula sunset, solución de controversias y estacionalidad en productos agropecuarios.

 

Recientemente EUA decidió quitarle la excepción de aranceles al acero y aluminio (de 25% y 10% respectivamente) a sus socios comerciales, incluyendo México y Canadá.

Con ello, los inversionistas que operaban con cierta cautela en espera de un acuerdo positivo en el muy corto plazo, para aprovechar una recuperación temporal del peso mexicano, probablemente tendrán que cubrirse a estos niveles ante los otros temas de incertidumbre. Así, la incertidumbre sobre el resultado final de la renegociación del TLCAN podría intensificar la presión sobre el peso.

Reunión de la FED

Es prácticamente un hecho que la Reserva Federal de EUA (FED) suba su tasa de fondeo en 25 puntos base a 2.0 por ciento el próximo 13 de junio. Aunque es una acción que casi ya está descontado por los mercados financieros, todavía esperamos que esto siga contribuyendo a la mejora generalizada del dólar frente a las principales monedas en el mundo, en particular con la mexicana.

Además, las recientes cifras económicas estadounidenses, en particular del mercado laboral e inflación al consumidor, siguen provocando especulación sobre el número de alzas de tasas para lo que resta del 2018.

El mercado apuesta a que la autoridad monetaria tendría que subir otras dos veces más el costo del dinero (contando ya como un hecho la del 13 de junio) durante el presente año. La FED hasta el momento ha comentado que el actual panorama económico en EUA está en línea con su escenario base, por lo que sólo contemplarían un alza adicional.

Esta especulación sobre los futuros pasos de la FED generará vaivenes en el comportamiento del dólar, aunque con mayor sesgo hacia la apreciación generalizada.

Elecciones en México

Falta menos de un mes para el día de la votación en México. Sólo resta la celebración del tercer debate (12 de junio en Mérida) y el 27 de junio es el fin de las campañas presidenciales. Del 28 de junio al 1 de julio es lo que se le conoce como la veda electoral, periodo donde ningún candidato puede pedir el voto y se prohíbe a los medios de comunicación difundir propaganda o mediciones de encuestas.

De acuerdo a las más recientes encuestas y sondeos, a cuatro semanas de las elecciones, el candidato de la coalición que encabeza el partido Morena mantiene una ventaja considerable. Aunque el tema de las encuestas sigue generando opiniones encontradas sobre el papel que representan y su interpretación, la incertidumbre de los inversionistas se intensificará en las próximas semanas.

En cada uno de los últimos tres procesos electorales (para Presidente) en México, el peso mexicano se ha depreciado. En esta ocasión no esperamos que sea la excepción, y más por las dudas que sigue generando el candidato Andrés Manuel López Obrador sobre sus planes en materia de políticas públicas.

Ante esta perspectiva, en junio el mercado cambiario estará muy marcado por la especulación, lo que rápidamente podría acelerar la depreciación del peso frente al dólar. Después de las elecciones (primero de julio), la tendencia de la moneda mexicana dependerá del ganador, del margen con el que obtuvo su victoria, de la confianza que consiga en sus mensajes de política económica y de si obtuvo o no la mayoría en el congreso.

Comentario final

El peso mexicano encara un mes complicado y enfrenta una singular encrucijada, con dos factores externos y uno interno, que podrían presionarlo de nueva cuenta en un escenario muy negativo por arriba de los $22.0 spot.

*Dirección de Análisis Económico y Bursátil CI Banco

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here