México logró un positivo balance comercial en marzo con superávit de mil 917.5 millones de dólares debido a un fuerte impulso de las exportaciones manufacturera.

De acuerdo con el reporte del Banco de México y del Inegi publicado este viernes, las exportaciones aumentaron 10.0 por ciento, mientras que las importaciones crecieron 4.5 por ciento a tasa anual.

Sobresalen las exportaciones petroleras que aumentaron 38.9 por ciento, las manufactureras con un crecimiento de 7.5 por ciento derivado del incremento de 16.8 por ciento en las exportaciones automotrices y un aumento de 2.5 por ciento en las no automotrices.

Al respecto, las exportaciones petroleras estuvieron apoyadas por el aumento en el precio promedio de la mezcla mexicana 32.3 por ciento anual.

Mientras tanto, las importaciones que presentaron un crecimiento de 4.5 por ciento anual, por el aumento en bienes intermedios no petroleros de 2.7 por ciento y las de bienes de capital se elevaron 3.4 por ciento anual.

En contraparte, las importaciones de bienes de consumo no petroleras disminuyeron 0.7 por ciento anual.

Evolución mensual

En cuanto a las cifras ajustadas por estacionalidad, las exportaciones totales crecieron 2.6 por ciento mensual, en las cuales las no petroleras registraron una expansión de 3 por ciento.

No obstante, las exportaciones petroleras retrocedieron 2 por ciento; mientras que las manufactureras presentaron un incremento de 2.7 por ciento mensual, con lo cual suman dos meses consecutivos en expansión.

Dentro de las exportaciones manufactureras, las automotrices crecieron 2.9 por ciento en el mes, mientras que las de otros productos manufactureros aumentaron 2.7 por ciento.

Las importaciones crecieron 3.2 por ciento mensual, con el aporte de los bienes de consumo no petroleras, que exhibieron un avance de 3 por ciento.

Por su parte, las importaciones no petroleras de bienes intermedios crecieron 3.2 por ciento. Por el contrario, las importaciones de bienes de capital se redujeron 0.1 por ciento mensual.

balance comercial. Revista Fortuna

Mayor dinamismo por debilidad del peso

Hacia delante, Banorte espera un mejor desempeño tanto de la producción como de las exportaciones manufactureras.

Considera que la incertidumbre en torno al proceso electoral que probablemente se verá reflejada en una mayor depreciación de la divisa mexicana durante el segundo trimestre del año.

Desde su opinión, ello implicaría una mayor demanda externa por productos mexicanos, lo cual tendrá un impacto positivo sobre las exportaciones y la producción manufacturera mexicana.

Por su parte Invex estima que el mejor dinamismo de la demanda global, junto a un peso débil, apoyará el crecimiento de las exportaciones manufactureras durante el año.

Asimismo, una pronta resolución de la renegociación del TLCAN que facilite la continuidad del comercio con Estados Unidos y disminuya la incertidumbre en el sector.

Sin embargo, expone que la ampliación estructural del déficit petrolero y la fuerte dependencia de bienes intermedios importados seguirán siendo un lastre.

En un sentido similar, Monex prevé que el buen dinamismo del comercio global, el sólido crecimiento esperado de EU y la depreciación que mantiene la moneda mexicana, harán que continúe el fortalecimiento de las exportaciones y de la producción manufacturera.

Más de comercio internacional

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.