En febrero, el desánimo se apoderó de los consumidores, lo que hizo retroceder por tercer mes consecutivo el indicador de la confianza, ahora en 0.73 por ciento mensual, que mostró nuevamente una menor propensión para realizar compras de bienes durables, segmento que mermó en 3.61 por ciento mensual, según el reporte del Inegi.

Sin embargo, en el comparativo anual, avanzó 8.2 por ciento, mejorando en la perspectiva a 12 meses en el nivel de precios (16.7 por ciento) y para el empleo (12.6 por ciento); en gran medida por el bajo nivel del dato del mismo mes de 2017, tras la fuerte alza de los combustibles, como observó Banorte.

Con cifras originales, el indicador se ubicó en 82 puntos, 8.2 por ciento por arriba del nivel registrado un año antes, sin embargo, menor al 10.1 por ciento en enero pasado.

Eso significó un aumento de 18.2 por ciento la confianza declarada lo que refleja las condiciones económicas para el país durante los próximos 12 meses, y de 8.3 por ciento en las relacionadas con los hogares para el mismo período.

La confianza para comprar bienes duraderos subió 6.1 por ciento anual, no obstante, fue su menor avance de los últimos cuatro meses.

desánimo consumidor. Revista Fortuna

Deterioro de la percepción sobre la economía

Para Finamex, la lectura responde principalmente a un deterioro de la percepción actual del país y de la posibilidad de compra, así como a la persistencia del pesimismo sobre la economía, lo que contrastó con una mejora marginal en la percepción actual y futura de los hogares.

Desde el punto de vista de Banorte el deterioro de la confianza del consumidor en febrero se explicó principalmente por los niveles persistentemente altos de la inflación y el impacto que ha tenido sobre las decisiones de consumo de los hogares.

Ello se ha visto reflejado en la contracción promedio de 11.9 por ciento en las ventas de vehículos en los últimos cinco meses y la caída de las ventas al menudeo, agregó Banorte.

desánimo consumidor. Revista Fortuna

Perspectivas poco optimistas

De acuerdo con Scotiabank, es probable que en la medida en que la inflación de los próximos meses suavice el ritmo de avance, tal y como prevén los especialistas, se empiece a observar un repunte importante en la confianza de los hogares alentándolos hacia mayores niveles de ahorro, además de cómodos en sus planes para el consumo de corto plazo.

Hacia adelante, Banorte considera que mantendrá una trayectoria descendente durante los próximos meses explicada por los siguientes factores: (1) La permanencia de la inflación en niveles significativamente altos; y (2) la volatilidad de la divisa mexicana derivado de la incertidumbre en torno a los prospectos de negociación del TLCAN; e incluye el proceso electoral como una variable de influencia hacia la baja.

desánimo consumidor. Revista Fortuna

La expectativa que aprecia Finamex es que las prolongadas tensiones comerciales con Estados Unidos lastran la confianza de los consumidores en el país, aunque el mejor dinamismo del mercado laboral formal y el descenso de la inflación generan cierta estabilidad en la percepción de las economías domésticas.

En un sentido similar, Monex mantiene su pronóstico de que hacia adelante la confianza del consumidor permanecerá débil; aun cuando todos los componentes registraron mejoras respecto a enero, éstas son acotadas, toda vez que en febrero se tuvieron eventos que generaron incertidumbre, además de un incremento en el costo de interés de nuestro país.

Además, agrega Monex, los eventos que se avecinan hacia adelante podrían generar mayor volatilidad cambiaria y, por ende, repercutir en la confianza de los consumidores.

Más de consumidores

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.