En resumen, tenemos que las rachas de fin de año han sido sorprendentes; una de las sorpresas son los cambios súbitos de dirección o de la percepción de los inversionistas; una noticia o declaración puede hacer virar rápido a los mercados; por eso es hay que intentar ser consistentes en nuestras convicciones y mostrar paciencia ante resultados muy generosos o muy adversos.

La sombra de la inflación

En una nota preparada por Rodolfo Campuzano, director de Estrategia y Gestión de Portafolios, de Invex, señala que el gran debate a lo largo de la semana pasada se volvió a centrar en la capacidad que podría tener la inflación de registrar movimientos sorpresivos de alza.

El viernes pasado se dio a conocer la inflación subyacente totalizó 1.8 por ciento en los últimos doces meses en Estados Unidos, con lo que se acerca al objetivo de 2.0 por ciento a una velocidad aparentemente mayor a la que se esperaba.

Los inversionistas muestran preocupación por la evolución en el mercado de bonos en donde un alza súbita de las tasas puede generar pérdidas relevantes y truncar el avance tanto de las bolsas como de la economía en general.

Inquietud por los precios en EU

Por ahora ya se asume que la Reserva Federal (Fed) aumentará la tasa de referencia alrededor de tres veces en el año; pero los inversionistas ven con ojos inquietos las cifras de crecimiento y la presión continua sobre los precios de bienes básicos y sobre los salarios.

Por lo pronto, dice Campuzano, las bolsas parecen mostrar más moderación mientras los bonos de largo plazo suben un poco. Habrá que ver los reportes financieros del cierre de año y las siguientes notas que surjan del terreno político para ver sobre que tendencia se recargan los mercados. Por lo pronto el optimismo sigue vigente.

Alivio temporal para el peso

En México el presidente Trump se encargó de aplacar el miedo al manifestar que podría prolongar las negociaciones del TLCAN hasta la segunda mitad del año debido a las elecciones. Esto sacó al peso del momento de temor y lo insertó en el panorama favorable que observan los inversionistas globales con relación a los mercados emergentes.

A lo largo de los últimos días, la perspectiva de robusto crecimiento en Europa, Japón, China y Asia ha logrado devaluar al dólar contra la mayoría de las monedas. El peso no es la excepción y al disiparse los temores de corto plazo vemos al tipo de cambio reducirse visiblemente.

En opinión de Invex no hay muchos motivos para cambiar el tono de nuestra recomendación. Las variables en México siguen siendo vulnerables, ya sea ante lo cambiante del humor en el gobierno norteamericano, como a la evolución interna del crecimiento (a la baja) y de la inflación (que se sostiene en niveles máximos).

Es difícil generar la convicción de un panorama favorable. Por ello mantenemos la recomendación de aprovechar lo jugoso de las tasas de interés de corto plazo en nuestro país, no vender sus dólares y también tener paciencia ante la volatilidad reciente de nuestra bolsa.

Líneas de Acción

Deuda

Las tasas de interés de Estados Unidos se empiezan a consolidar en niveles superiores a 2.5 por ciento. Datos de inflación subyacente mayor a la esperada, rumores sobre China y su posible de decisión de no invertir en bonos del Tesoro, así como el cambio en la relajación cuantitativa en Europa refuerzan la visión de alza en las tasas largas en dólares.

La inflación y los datos de consumo, así como sobre las remuneraciones refuerzan la visión de alza por parte de la Fed. Incluso algunos piensan que puede ser más restrictiva.

Los flujos que vienen principalmente de Europa donde las tasas son muy bajas e incluso negativas parecen que se pueden agotar ante la potencial disminución de la relajación cuantitativa del Banco Central Europeo.

Se descuenta el alza de Banxico

En México, se descuenta el alza de Banxico y a pesar de que hay demanda de inversores extranjeros ante un modo de mayor exposición al riesgo de mercados emergentes en general, los riesgos de alza de la Fed, el TLCAN y hasta los cambios en la política migratoria de EU pueden influir en el mercado de tasas local.

Recomendamos mantener posiciones en papeles de tasa revisable que pagan cupones más altos, y nos ayuda a neutralizar parcialmente los incrementos en la curva nominal.

En corporativos, no cambiamos posiciones en los papeles que conforman nuestros portafolios, principalmente de tasas variable. También hay apetito de extranjeros por corporativos en pesos de plazos mayores a tres años.

Mercados cambiarios

El tipo de cambio peso-dólar abrió la semana por debajo de 19.00 hay una debilidad generalizada del dólar frente a todas las monedas, sobre todo frente al euro, lo que beneficia al peso.

Esto se combina con la demanda por mercados emergentes por parte de inversionistas extranjeros han permitido una recuperación del peso en lo que va de este año, después de que tocó 19.91 pesos por dólar casi al cierre del 2017.

Asimismo, el anclaje de las tasas locales ayuda a dar algo de solidez al peso, así como a las subastas de forwards no entregables para contener parcialmente algo de la volatilidad cambiaria.

Sin embargo, no se puede dejar de lado la vulnerabilidad de la cotización. A pesar de la baja en el tipo de cambio, no cambiamos posiciones en dólares, ya que se mantienen riesgos como la renegociación del TLCAN, elecciones, política migratoria, entre otras.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.