Las disposiciones tributarias que entrarán en vigor en 2018 en Estados Unidos, desde el punto de vista de la Coparmex, requieren una reacción inmediata con el fin de hacer más competitivo a México en materia fiscal, además de plantear seis medidas urgentes de estímulo.

En un comunicado el sindicato patronal expuso la necesidad de que se decreten medidas en el sentido de establecer la deducción plena de prestaciones laborales, restablecer la deducción plena de las aportaciones de seguridad social, eliminar los efectos negativos de la retención definitiva de ISR por dividendos a personas físicas, acotar facultades discrecionales y la repatriación de capitales.

Además, considera importante generar expectativas de que efectivamente vamos a fortalecer el Estado de Derecho, con el fin de garantizar a los inversionistas estabilidad financiera, pertinencia en el gasto público, competitividad fiscal internacional y seguridad jurídica; así como crear un consejo fiscal independiente, como existe en muchos otros países.

No se hizo nada en el Congreso de la Unión ni en la SHCP

Reprochó la inacción por parte del Estado mexicano, ya que “desde el mes de agosto, ante las señales de avance del proceso legislativo de la reforma fiscal en Estados Unidos que perfilaba cambios profundos como no se habían dado en los últimos 31 años, propusimos a los Poderes Ejecutivo y Legislativo Federal, que México requería adecuar su sistema fiscal”.

“Nada se hizo oportunamente en la Secretaria de Hacienda y Crédito Público ni en el Congreso de la Unión para anticiparse a estas previsibles medidas”, lamentó la Coparmex.

Describe los aspectos centrales del nuevo marco impositivo en Estados Unidos, que el presidente Donald Trump calificó como un hecho histórico que concentrará la inversión productiva en su territorio.

  • Reducción de la tasa corporativa a 21 por ciento a partir del primero de enero del 2018, en lugar de la actual de 35 por ciento, es decir una reducción de 14 puntos.
  • Un impuesto aplicable a ciertos pagos que las empresas americanas realicen a sus partes relacionadas en el extranjero, de hasta el 20 por ciento.
  • Eliminación del impuesto corporativo alternativo mínimo (AMT por sus siglas en ingles).
  • Posibilidad para ejercer deducción inmediata de inversiones.
  • Cambios en las tasas de impuesto de las personas físicas.
  • Esquema de repatriación obligatoria de capitales para empresas.
  • Revisión de algunas deducciones, entre otros muchos cambios.

Las seis medidas fiscales que propone la Coparmex

  1. Deducción plena de prestaciones laborales. Es muy importante restablecer la deducción plena de prestaciones laborales, autorizando la deducción de 100 por ciento de las prestaciones tanto de previsión social, como las que obliga la Ley Federal del Trabajo y que a su vez constituyan ingresos exentos para los trabajadores.

Actualmente prestaciones como vales de despensa, becas educacionales y deportivas, fondos de ahorro, útiles escolares, reembolso de gastos médicos, dentales y funerarios, no son deducibles en 47 por ciento o 53 por ciento.

De acuerdo con los estudios de la Asociación Mexicana de Actuarios Consultores (AMAC), el tope a la deducibilidad de prestaciones que entró en vigor en 2014 ha generado un incremento en el costo de la nómina que oscila entre 3 por ciento y 8 por ciento.

Aumentar los costos laborales no es la política adecuada para revertir el empleo informal.

Debido en gran parte a los altos costos del empleo formal, 57.8 por ciento de la población ocupada en México es informal (Inegi, 2013). La informalidad es poco productiva; en promedio, un empleo formal produce cuatro veces más que un empleo informal (InegiI 2013).

  1. Restablecer la deducción plena a 100 por ciento de las aportaciones efectuadas para la creación o incremento de reservas para fondos de pensiones o jubilaciones del personal, complementarias a las que establece la Ley del Seguro Social.

Al igual que en el punto anterior, a partir del 2014 se incorporó a la Ley del ISR un límite para efectuar la deducción parcial de dichas aportaciones, permitiendo únicamente deducir en 47 por ciento o 53 por ciento.

El límite a la deducción de las aportaciones a planes privados de pensiones, complementarios a los esquemas públicos, se ha traducido en una disminución del ahorro de los mexicanos.

Por tanto, proponemos restablecer la deducción a 100 por ciento de las aportaciones efectuadas para la creación o incremento de reservas para fondos de pensiones o jubilaciones del personal, complementarias a las que establece la Ley del Seguro Social.

  1. Eliminar los efectos negativos de la retención definitiva de ISR de 10 por ciento por pago de dividendos a personas físicas.

Eliminar la retención definitiva de ISR de 10 por ciento por pago de dividendos a personas físicas.

Los inversionistas deben de poder acreditar esa retención en su declaración fiscal donde se reflejan todos sus ingresos.

  1. Deducción inmediata de inversiones.

Implementar nuevos esquemas de deducción acelerada de inversiones, sin límite de ingresos para acceder al beneficio, a efecto de lograr promover la inversión, moderando su efecto recaudatorio por la aplicación del estímulo.

El estímulo debe ser aplicable en todo el país para todos los sectores de la economía.

  1. Acotar facultades discrecionales.

Una de las demandas más constantes de la comunidad de contribuyentes es acotar lo más posible ciertas facultades discrecionales de las autoridades fiscales y, con ello, fortalecer una conducta objetiva en la aplicación de las disposiciones fiscales.

Ejemplo de ello es que se requiere adecuar las facultades de la autoridad en la cancelación arbitraria de sellos digitales para expedir comprobantes fiscales que trastorna la actividad empresarial.

  1. Repatriación de capitales.

El programa de repatriación demostró un gran éxito, retornando más de 330 mil millones de pesos, ello en buena medida a la publicación de diversas reglas y aclaraciones emitidas como consecuencia del dialogo con distintos sectores.

A nuestro juicio, señala la Coparmex, dar continuidad a este programa contribuirá a un doble propósito, estimular la inversión en el país e incrementar la recaudación a través de la regularización de contribuyentes.

Esta medida sin lugar a dudas es indispensable considerando particularmente que la reforma fiscal de Estados Unidos prevé un mecanismo de repatriación para sus contribuyentes.

Al considerar que está en riesgo la calidad de vida de los mexicanos, la Coparmex propuso que se convoque a un periodo extraordinario de sesiones del Congreso de la Unión para que se discuta una reforma tributaria integral.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.