El panorama económico para México luce significativamente menos adverso con respecto al inicio de este año, en buena medida por los menores riesgos asociados a la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN). A nivel global después de un repunte del primer trimestre liderado por las economías más avanzadas y China, la expansión económica se ha consolidado, de acuerdo al Informe Situación México correspondiente al tercer trimestre del 2017, realizado por el servicio de Estudios Económicos de BBVA Bancomer.

En conferencia de prensa, Carlos Serrano, Economista en Jefe de la institución explicó que estas condiciones favorables a nivel global y las mejores perspectivas sobre una renegociación exitosa del TLCAN hacen prever que, “con alta probabilidad”, la mayoría de las variables macroeconómicas continuarán con su proceso de corrección a niveles más consistentes con los fundamentales económicos. “El caso más evidente ha sido el tipo de cambio. Después de alcanzar mínimos históricos a principios de año, actualmente el peso mexicano registra una apreciación de 17 por ciento en lo que va de 2017, luego de que la postura de EE.UU frente a la renegociación del TLCAN se moderara. Inclusive los niveles por debajo de 18 pesos en los que cotiza hoy el dólar son todavía más apreciados a lo observado antes de la elección presidencial en EE.UU”, aseguró Serrano.

La apreciación del peso en los últimos meses favorecerá el comportamiento de la inflación con mayor claridad hacia finales del año. El crecimiento de los precios al consumidor se encuentra muy cerca de su nivel más alto del 2017 apoyado por señales de estabilización en la inflación subyacente. “BBVA Bancomer prevé que la inflación empezará a descender en el cuarto trimestre ante la moderación en el traspaso de la depreciación cambiaria a precios y que finalizará el año alrededor del 6 por ciento”.

Las expectativas de un mejor comportamiento de la inflación en los próximos meses llevaron al Banco de México (Banxico) a señalar claramente que el ciclo de tensionamiento monetario llegó a su fin con una tasa de referencia en un nivel de 7.0 por ciento, tal como el servicio de Estudios Económicos de BBVA Bancomer lo había anticipado desde hace varios meses. Aun cuando la reducción de la inflación será más clara durante los primeros meses del próximo año, se espera que ésta última se mantenga por encima de 4.0 por ciento hasta el primer trimestre de 2018, razón por la cual se estima que Banxico no se apresurará en iniciar con un ciclo de reducciones en la tasa de referencia en 50 puntos base hasta después de la mitad del año.

Los movimientos en las variables macroeconómicas anteriormente mencionadas, aunque transitorios, afectarán el desempeño de los motores de la demanda interna durante el segundo semestre del año. El incremento en la inflación traerá consigo una reducción del poder de compra de los hogares, mientras que el poder adquisitivo de las remesas en pesos se verá afectado, debido a la apreciación del peso, sobre todo hacia el cuarto trimestre del año, por lo cual yo no serán el apoyo para el consumo que constituyeron años atrás. A estos elementos hay que añadir la debilidad de la inversión que se prevé se mantendrá el resto del año, debido principalmente a los recortes al gasto en la inversión pública.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here