Los ingresos de las empresas minoristas durante el mes de abril crecieron 1.4 por ciento real anual, por debajo del avance previsto por el mercado (3 por ciento), mostrando un ritmo de avance que contrasta con el nivel observado en igual mes de 2016 que alcanzó 10.6 por ciento real anual.

De acuerdo con la guía económica de Scotiabank, a pesar del débil resultado, en el desempeño acumulado de enero hasta el mes de referencia las empresas comerciales minoristas aumentaron destacadamente sus ingresos en 4 por ciento anual en términos reales, que si bien es inferior al 7.9 por ciento de crecimiento durante el mismo período del año anterior, podría recuperarse en el corto plazo siguiendo, como hasta hoy, la positiva evolución en la confianza del consumidor y, en particular, en lo relativo a la disposición que reportan los consumidores para realizar compras de bienes durables.

Mermadas con mayor severidad por el efecto estacional de la Semana Santa que limitó el número de días laborables en algunas ramas de la actividad industrial, los ingresos por ventas de las empresas mayoristas marginalmente avanzaron 0.4 por ciento real anual, mostrando un dinamismo inferior al de meses previos que menguó el crecimiento acumulado enero-abril a sólo 6.6 por ciento real anual (7.4 por ciento en igual período de 2016).

Dentro del ámbito minorista, el débil resultado se explica por bajas anuales en la venta de vehículos de motor, refacciones y combustibles de 3.6 por ciento en términos reales (la primera desde noviembre de 2014), y en enseres domésticos y computadoras de 1.7 por ciento real (7.8 por ciento previo). Positivamente destacó la facturación en tiendas de autoservicio y departamentales con un avance de 3.8 por ciento real anual (2 por ciento previo), mientras que con relativa firmeza, los ingresos por la venta de alimentos y bebidas se incrementaron en 4.6 por ciento real (8 por ciento previo).

En una tónica similar, las ventas al mayoreo vieron reducidos su ritmo anual de facturación en maquinaria y equipo (7.8 por ciento), y en camiones y refacciones (4.2 por ciento); con relativa debilidad se mantienen a flote la demanda de productos textiles y calzado (0.7 por ciento), así como de materias primas industriales (2.7 por ciento). Anotamos de forma adicional que, por la naturaleza de sus productos, preocupa un tanto el retroceso anual en abarrotes y alimentos de 1.5 por ciento, pues podría con ello estar anticipando afectaciones que van de leves a moderadas en sus ramas pares dentro del ámbito minorista hacia el segundo trimestre.

En el comparativo mensual desestacionalizado, las ventas minoristas repuntan en 1.17 por ciento real mensual, luego de retroceder 1.22 por ciento en el mes previo, mientras el segmento mayorista con una ligera baja de 0.08 por ciento, acumula tres meses de caídas al hilo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.