Las consecuencias que se están acumulando para el Reino Unido tras la aprobación del Brexit se están volviendo cada día más apremiantes y tortuosas. Una de las señales se refleja en los resultados electorales de la semana pasada, cuando el partido de la primera Ministra Theresa May no logró tener una mayoría que le permitiera salir adelante con el propósito de “divorciarse” plenamente de la Unión Europea.

De esta manera se está observando por los analistas de empresa en el Reino Unido. Es el caso de Beatriz Araujo, socia de Baker McKenzie en la práctica Corporativa y de Fusiones y Adquisiciones, en Londres, quien asevera que dar continuidad a las relaciones comerciales británicas con la Unión Europea le implicará negociar de manera bilateral tratados de libre comercio con cada uno de sus 27 estados miembros.

Además, están los 20 tratados de libre comercio de los que formaba parte como integrante de la Unión Europea, entre los que se encuentran más de 56 países, y varios regionales como es el caso del Mercosur, entre otros, explicó Araujo.

Con independencia de la tortuosa agenda de la diplomacia comercial que se vislumbra para la Bran Bretaña, Araujo  observa dos tendencias que se disputan en el Reino Unido la manera de encarar en lo sucesivo la decisión popular, un “soft” Brexit y un “hard” Brexit. La primera opción consistirá en renegociar con la UE los aspectos que más preocupan a los británicos, que están relacionados con la inmigración y mantener las relaciones comerciales; sin embargo la tendencia dura hace tabla rasa y pretende una salida completa de la unión.

Brexit hardPor lo que respecta a las empresas, es un signo nada alentador la experiencia que dejó la renegociación del Tratado de Libre Comercio con Canadá que según palabras de James Cameron estaría concluido en tres meses. Lo cierto es que han pasado siete años y la renegociación no ha concluido, dijo Araujo.

Pero no todo depende de lo que pretenda la Gran Bretaña, la UE en todos los casos ha sido insistente en la importancia de los cuatro pilares que le dan bloques razón de ser como bloque, que son el libre movimiento de bienes, servicios, capitales, y personas.

Por otra parte, advirtió Araujo, una de las consecuencias que está implicando la limitación de la movilidad de personas en la Gran Bretaña se presenta en una forma de pérdida de capital humano importante en sectores clave como es el sector financiero, dado que se está empezando a experimentar una traslado de los centros de operaciones desde la capital londinense hacia otras capitales de la UE, debido a que cuentan entre su personal a un alto número de personas comunitarias, no británicas.

Finalmente, los resultados electorales han hecho más compleja y difícil de predecir los derroteros que tomará el Brexit, de acuerdo con lo expuesto por Araujo. La debilidad de la primera ministra May le ha llevado a un acercamiento con partidos como el de Irlanda del Norte, que ha sido partidario de mantenerse en la UE, sin embargo la primera ministra ha colocado en puestos clave de su administración a personajes bastante radicales en favor de un Brexit duro.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here