La batalla electoral por las gubernaturas del Estado de México, Coahuila y Nayarit, las cuales llegarán a su punto final el próximo 4 de junio, será sumamente cerrada y el resultado será clave con miras a la elección presidencial de 2018.

En donde se jugarán el todo por el todo es en el Estado de México, ya que es la entidad con la población más grande del país y es ahí donde los principales partidos políticos: PRI, PAN, PRD y Morena concentrarán sus estrategias para salir victoriosos.

¿Pero qué se juega en el Estado de México, bastión priista y cuna del presidente Enrique Peña Nieto? No fue casualidad que en febrero y marzo de este año, al menos siete integrantes del gabinete presidencial y que incluyó a Angélica Rivera, primera dama de México, hayan acudido a esa entidad para resaltar los programas sociales de la administración federal.

Vimos a Angélica Rivera de Peña hablar sobre los apoyos que reciben los adultos mayores y destacó que desde que Enrique Peña Nieto era gobernador de esta entidad,  esa población contó con su apoyo, y ahora como presidente del país, es una de sus prioridades. José Narro, secretario de salud federal, realizó una jornada médica en Ecatepec.

Tampoco fue casualidad que de entre todos los estados de la República, el gobierno federal haya elegido el Estado de México para presumir en una serie de spots resultados de programas sociales. Dichos spots se transmitieron en los “tiempos oficiales” y anunciaron las bondades de programas como: “Escuelas de Tiempo Completo” o el de “Prospera” en el Estado de México. La campaña se llamó: “En el Estado de México hay historias que cuentan”. ¿Le suena?

Si nos atenemos a los datos duros, el Estado de México cuenta con 10.8 millones de personas inscritas en el padrón electoral y el dato más interesante, el Partido Revolucionario Institucional es el único partido que lo ha gobernado, por lo que se conoce como “cuna priista”; dicho de otra forma, no ha sabido lo que es la “alternancia”.

Por eso insisto, no fue casualidad ver a Angélica Rivera y a Narro recorriendo los municipios del Estado de México. También lo hizo el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong el pasado 22 de febrero y en su discurso destacó los logros del gobierno de Eruviel Ávila. Dos días después José Calzada, titular de la Sagarpa, otorgó programa de capacitación y apoyos agropecuarios en beneficio de productores mexiquenses. Desfilaron también Rosario Robles, titular de la Sedatu, Francisco Guzmán Ortiz, jefe de la oficina de la Presidencia y otros funcionarios de primer nivel.

Después de los escándalos de corrupción de la administración federal, la Casa Blanca, la desaparición de los 43 estudiantes de Ayotzinapa, el llamado “gasolinazo” y el difícil entorno económico mundial que incluyó la llegada de Donald Trump a la presidencia de Estados Unidos, la administración de Enrique Peña Nieto y la figura que él encarna sufrieron el desgaste natural por estos eventos.

Hemos mencionado en este espacio que las encuestas más optimistas dicen que Peña Nieto tienen un nivel de aprobación del 20 por ciento. ¿Peña Nieto le funciona a su partido? No lo sé. Pero lo que queda claro es que los recursos del gobierno federal, “los positivos” que podrían significar el Dr. José Narro, ex rector de la UNAM, una “Gaviota” que no perdió el “carisma” que da ser una estrella de la televisión mexicana después de salir a la luz su casa en las Lomas e incluso el propio gobernador del Estado de México, Eruviel Ávila, saben perfectamente que en esta elección se juegan todo.

Independientemente que exista una pelea cerrada en entidades que también tiene elección como lo es Coahuila y Nayarit, en el Estado de México está la continuidad de un proyecto que impulsó Enrique Peña Nieto cuando se ungió como presidente de México en 2012 y en el tablero electoral aparece Andrés Manuel López Obrador que con sus candidata Delfina Gómez, tiene “nerviosos”, en palabras del propio López Obrador a los priistas y que con su candidato, Alfredo del Mazo, intentarán retener el bastión histórico del Revolucionario Institucional.

Lo cierto es que esta campaña electoral arranca pareja. Los tres primeros contendientes: Alfredo Del Mazo, Delfina Gómez y Josefina Vázquez Mota por el PAN, arrancan con un “empate” y entonces veremos a cada unos de los partidos en los próximos meses echando toda la carne al asador.

Por eso al PRI usó todos los recursos federales que tuvo a la mano; por esta razón el desfile de funcionarios públicos en el Estado de México. Incluso el dirigente nacional del PAN, Ricardo Anaya, acusó al gobierno federal de intervenir en las elecciones a la gubernatura del Estado de México afirmando que hubo “más de 100 visitas de miembros del gabinete en los últimos siete meses” y que la nueva modalidad fue la entrega de dádivas a través de organizaciones vinculadas al PRI. Finalmente podríamos argumentar que la administración federal nunca estuvo  fuera de la ley. ¿Es antiético? Respondería con un rotundo: “sí”.

Ya estaremos narrando en este espacio cómo se irá moviendo la información y analizaremos cada una de las “aristas” con miras a la elección presidencial de 2018 que por lo pronto ya tiene a un candidato seguro: Andrés Manuel López Obrador.

 

 

* Periodista y productor.

Correo electrónico: szaragozaa@gmail.com / twitter.com/SalvadorZA

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here