Por Claudia Azcona

2.-ClaudiaAzconaF152Confieso con orgullo que por mis venas corre sangre oaxaqueña…Todavía recuerdo de niña, cuando acompañaba a mis papás a “Las Velas” (fiestas tradicionales del Istmo de Tehuantepec) que se realizaban en el Hotel de México y en donde admiraba la belleza de las tehuanas que bailaban al son de la “Sandunga” o “La llorona”, luciendo sus magistrales vestidos y collares entrelazados con monedas de oro y aretes de filigrana, símbolos de su prosperidad y felicidad.

Existe una leyenda popular que relata que a lo lejos, la ciudad zapoteca de Monte Albán, parece resplandecer pues entre sus vestigios, existe una puerta secreta al cielo en donde cada noche sus dioses esconden los rayos del sol, la luna y las estrellas, para convertirlos al alba, en enigmáticos polvos de oro que desde tiempos antiguos iluminan el camino de los oaxaqueños para concederles habilidad y talento en sus diversas profesiones… ¡Y vaya que tienen destreza!… Un digno ejemplo de esto son sus orfebres, dotados de sensibilidad y pasión para crear un caudal de exquisitas piezas en oro y plata confirmando que el Oro de Monte Albán no se esconde… ¡Se ostenta con orgullo en Oaxaca y en todo el mundo!

El oro forma parte de las memorias del estado de Oaxaca, y nuestros antepasados mixtecos-zapotecos lo crearon para venerar a sus deidades. Y, aunque los tiempos han cambiado; el oro y la plata continúan luciendo toda su historia en la indumentaria de la mujer tehuana (considerado el más costoso del estado de Oaxaca) que brilla con todo su esplendor en sus festividades importantes como la ‘Guelaguetza’ (que por cierto, se celebra este mes de Julio); y en las mujeres contemporáneas que lo portan con orgullo y sublime elegancia en sus vestidos de noche, proyectando sofisticación y glamour.

La historia de un tributo

Con la misión de preservar el legado de nuestros ancestros a través de la fabricación de reproducciones de joyería de oro y plata de un alto nivel de calidad, la empresa Oro de Monte Albán -que goza con  la certificación del Grupo de Calidad otorgado por la Cámara de Joyería de Jalisco- ha mostrado al mundo, la historia y el alma de sus orfebres oaxaqueños. En 1932, Alfonso Caso arqueólogo mexicano descubrió en Monte Albán, México, el Tesoro de la ‘Tumba número 7’, el más relevante hallazgo de la arqueología americana que incluye una diversidad de joyas y objetos prehispánicos confeccionados con una magnífica perfección en plata, oro y piedras preciosas. Como tributo a dicho descubrimiento; la empresa oaxaqueña Oro de Monte Albán incorporó en su catálogo una colección prehispánica que incluye elementos de la Cultura Mexica, Maya y Mixteco-Zapoteco; destacando las reproducciones de las piezas más emblemáticas de la Tumba número 7, fabricadas sin abandonar los principios de la técnica de vaciado a la cera perdida, con el cual fueron realizadas las piezas que forman parte del magistral tesoro. Para fabricarlas, realizaron una exhaustiva investigación y obtuvieron la aprobación de reproducción por parte del Instituto Nacional de Antropología e Historia de México.

1.-ClaudiaAzconaF152Cuatro generaciones de artesanos han dado vida a la cronología de Oro de la empresa Oro Monte Albán que nació en 1947 bajo el liderazgo de Doña Rosa Quevedo y su hija Teresa Calvo, y a la que se sumaron en 1962, los hijos de Doña Tere Calvo: Rogelio, Alberto y su nuera Inés, demostrando que el oro que atesoran en sus manos y corazón los oaxaqueños son el brillo de su pasión y amor al trabajo.

*@claudiaazcona

claudia_azgar@hotmail.com

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.