Los Caiquenes, gansos silvestres

 Por Lorena Carreño*

De padre enólogo y fundador de Viña Montes en Chile a Aurelio Montes Jr., siempre le ha gustado lo natural, dice recordar cuando a los 5 años jugaba en las piletas de madera y probó su primer vino. Siempre acompañaba en el viñedo a quienes lo elaboraban hasta que se convirtió en ingeniero agrónomo para pasar después a ser enólogo y recorrer las principales apelaciones vinícolas.

Trabajó en las bodegas australianas Rosemunt y Cape Mentelle, en la Franciscan Estate del Valle de Napa así como en las Viñas Vestisquero en Chile, pero se estableció en Mendoza, lugar que posee más del 71 por ciento de la superficie cultivada con uva en Argentina y que con la zona de San Juan con más del 21 por ciento concentran el 92 por ciento de la superficie cultivada con uvas en ese país. Desde hace 4 años Aurelio está liderando el proyecto Kaiken Montes –tomado del nombre de los gansos silvestres Caiquenes- un proyecto de familia en donde experimenta nuevas prácticas enológicas incluyendo la biodinámica e incorporando procesos de sustentabilidad como eje fundamental del quehacer de la bodega. Algo que nació como un proyecto entretenido, ha llegado a ser una pasión que se traspasa a los hijos, quienes ayudan a tomar decisiones, a ver el futuro y a conservar la trayectoria vinícola, el estilo y la manera de hacer un caldo.

Algunas de las propuestas de Kaiken es un espumante de gran brillo con sutiles tonos dorados, burbuja pequeña y elegante; aromas complejos a frutas con toques de mantequilla, fresco en el paladar con una balance perfecto y de acidez viva. Ese es el Brut un vino de mezcla de Pinot Noir en 70 por ciento y Chardonnay 30 por ciento con una fermentación en botella por un mes.

En la serie Terroir blancos destaca un Torrontés sin crianza y un Sauvignon Blanc que no tienen mayor pretensión que mostrar la historia vinícola de Argentina y sus variedades distintivas. El 50 por ciento de las uvas plantadas en Argentina son tintas, el 27 por ciento rosadas y el 23 por ciento blancas. El Torrontés tiene esa nariz clásica de notas cítricas características del varietal, al lado del pomelo y las frutas tropicales con gran persistencia en boca y una reveladora acidez. El Sauvignon Blanc ofrece tonos verdes, con nariz a flor de azahar y duraznos de buen frescor en boca.

Los tintos son una mezcla compuesta por Malbec en un 80 por ciento, Bonarda en un 12 por ciento Petir Verdot en un 8 por ciento, presenta un color rojo intenso con tintes violáceos, destaca sus aromas a frutos negros como arándanos y mora para presentar una sedosidad en boca apoyada por la frescura de la Petit Verdot y pequeñas notas minerales de la Bonarda logrando una buena persistencia. La versión de Cabernet Sauvignon, Malbec y Petit Verdot es de un rojo profundo con una variada gama de aromas a frutos rojos, ciruelas y vainilla con estructura y potencia en boca.

De acuerdo a cifras de consumo de vinos en Argentina, el vino tinto lidera el ranking de preferencias. Una encuesta del observatorio viitivinicola argentino declara que de cada 10 botellas de vino que se consumen 4,5 corresponden a vinos tintos, 1,2 a vinos blancos, 1,1 a vinos varietales y 1 a vinos espumantes. Dentro de los tintos, el 85 por ciento el Malbec es la cepa más consumida, seguida muy de cerca por el Cabernet con el 82 por ciento. En el caso de los blancos las cepas preferidas son el Chardonnay con el 49 por ciento, el Torrontés con el 41 por ciento y el Sauvignon Blanc.

Tal como los Caiquenes que vuelan sobre la Patagonia, entre Argentina y Chile, Montes decidió cruzar la Cordillera de los Andes para elaborar estos vinos mendocinos que ya puede encontrar en México y vivir la experiencia del vino.

*Lorena Carreño es periodista, especialista en RP y sommelier profesional. lorecarreno@gmail.com

@lorecarreno,

www.laexperienciadelvino.com.mx

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here