Por Ernesto Piedras*

La creciente adopción de servicios de internet, el aumento en las capacidades de velocidad de la banda ancha, así como la proliferación de dispositivos de conectividad, son los principales factores que han transformado los hábitos de los consumidores de contenidos audiovisuales.

Sky to create 1,000 jobs

Estas nuevas condiciones de conectividad y convergencia resultan, en parte, en una preferencia por acceso a través de nuevas tecnologías (plataformas a través de internet) tales como los servicios Over the Top (OTT por sus siglas en inglés), frente a medios de acceso tradicionales, como la televisión de paga.

Estos servicios comparten características similares en la transmisión de contenidos tales como: los contenidos distribuidos, la calidad del contenido transmitido, y en ocasiones la tecnología de acceso que puede consistir en un decodificador o módem con acceso a una red pública de telecomunicaciones.

Estos atributos colocan a eso servicios audiovisuales en capacidad de ser intercambiables por los usuarios. En la práctica, de hecho ya compiten entre sí por ganar al mayor número de audiencias o usuarios.

Desde su introducción en México hace casi un lustro, los servicios de video bajo demanda u OTT, comenzaron a ganar terreno en el mercado de contenidos audiovisuales transmitidos a través de redes de telecomunicaciones.

Una plataforma de servicios OTT se define por ser aquella que permite el acceso a contenidos bajo demanda y de manera ubicua desde diferentes dispositivos –como computadoras, consolas de videojuegos, smartphones, tabletas o Smart TVs– a través de una conexión a internet, tales como Netflix, Claro Video, Veo, Cinépolis Klic, por mencionar los de mayor presencia en México.

Aun con sus elevadas tasas de crecimiento, este mercado se encuentra en una fase inicial de desarrollo entre la población.

2.-ErnestoPiedras

En el mercado nacional los servicios OTT superan ya 3.1 millones de suscripciones al 2014, equivalente a decir que alrededor de 12 millones de personas, quienes acceden a un catálogo de contenidos de video bajo demanda en el momento que quieran, desde donde se conecten.

Es previsible así que para fines del año 2020, la base de clientes de servicios OTT en México supere el nivel de 17 millones.

La tendencia creciente por el consumo de servicios OTT conlleva a que en la actualidad, estos representan una opción para sustituir directamente a los servicios de televisión de paga, fenómeno que se observa ya en diversos países. Existen indicios incluso de que esa expansión se asocia a una disminución en el número absoluto de accesos a televisión de paga en favor del crecimiento en el número de suscriptores de servicios OTT.

Un caso muy particular es aquel de las nuevas generaciones, quienes efectivamente privilegian el consumo de contenidos a través de servicios de OTT, traduciéndose en una sustitución de los de TV de paga, fenómeno conocido como “cord-cutting” o “cortar el cable” en español.

En el caso de México, 35 por ciento de los usuarios de plataformas OTT no cuentan con una suscripción de televisión de paga, ya sea porque están dejando de ver contenidos en televisión para hacerlo a través de plataformas digitales o que incluso sólo han disfrutado de películas o programas a través de internet, situación que demuestra la existencia del fenómeno de “cord-cutting” en nuestro país.

3.-ErnestoPiedras

En definitiva, los servicios OTT han ganado preferencia entre los mexicanos, es decir que muestran mayor preferencia frente a los medios tradicionales. Asimismo, los usuarios reportan tener diversos medios para consumir estos servicios y que año con año dedicar cada vez más tiempo a ellos. Es un hecho ya que la realidad queda fuera de cualquier conceptualización simplista que reduzca el acceso a contenidos audiovisuales al añejo uso del televisor.

Con todo, es clara la conveniencia de que el mercado de contenidos audiovisuales no debe ser reducido únicamente a segmentos tradicionales como aquel de televisión y audio restringidos.

Conviene que nos acostumbremos ya a considerar a este segmento en términos convergentes con los demás que integran el ecosistema competitivo. Conjuntamente, conforman al universo de alternativas que compiten entre sí y resultan en el terreno para que los consumidores decidan si acceder a los contenidos audiovisuales, sea por la vía de la televisión de paga o por OTT, más las plataformas tecnológicas que se sigan sumando al mercado.

* epiedras@epiedras.net

Twitter @ernestopiedras

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here