Por Claudia Villegas Cárdenas*

El mercado del video de entretenimiento, como lo define Netflix, se desarrolla en medio de una intensa competencia que está sujeta a rápidos cambios. Lo que queda claro, sin embargo, es que el cliente manda.

2.-

 

Con ventas por 1 mil 484.7 millones de dólares al cierre de diciembre de 2014, Netflix –la productora y televisora de contenidos por internet que está cambiando las reglas en el mercado de las telecomunicaciones– identifica a sus competidores entre los proveedores de video, entre los distribuidores de programación (MVPD, por su sigla en inglés); de servicios de internet especializados en la distribución de películas y, por supuesto, entre los proveedores de contenidos televisivos. Netflix también observa entre la competencia la piratería de contenidos así como la renta de películas.

Por ahora, Netflix reconoce que en el portafolio de servicios de entretenimiento con el que cuentan los consumidores no se registran cambios radicales, pero se prevé que de haberlos, dichos cambios sean efectivamente radicales; y están a la vuelta de la esquina.

Por ello, según el informe anual de Netflix para inversionistas del mercado de valores, el principal objetivo de la firma estadunidense es capturar la atención de los consumidores en su tiempo libre para que escojan, entre todas las opciones, sus contenidos.

A estos momentos de decisión, Netflix los califica como “momentos de triunfo verdadero”.

Netflix asegura que con programación original, mejoras continuas en el servicio y nuevos desarrollos tecnológicos, está buscando capturar más “momentos de triunfo verdadero”.

Sin embargo, Netflix se enfrenta a nuevos fenómenos del mercado de las telecomunicaciones, así como a hábitos de consumo vinculados con el uso de los dispositivos conectados a la red.

Netflix relaciona este fenómeno con la estacionalidad en la contratación de sus servicios. Los clientes de Netflix, reconoce la empresa, primero deben conectar de manera eficiente sus dispositivos a internet y después incrementar sus opciones para acceder a contenidos. Así, los mejores meses para Netflix se presentan entre julio y septiembre. Al menos así sucede en Estados Unidos.

Por este fenómeno de estacionalidad, Netflix necesita incrementar su presencia internacional que no estará libre de obstáculos en la región, en donde operadores de infraestructura de televisión por cable buscan incrementar la oferta de video de entretenimiento.

*Directora General Revista Fortuna

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here