Generadora de 600 mil empleos directos,  la industria automotriz en México continúa fortaleciendo a través de redes gremiales que pretenden mejorar la competitividad, buscar el intercambio de experiencias con sectores similares del mundo y aumentar salarios y prestaciones.

industria-automotriz

En ese sentido,  se constituyó ante la Secretaría de Economía la Red de Sindicatos de la Industria Automotriz y de Autopartes de México AC., que agrupa a más de veinte armadoras y miles de empresas de autopartes que surten tanto a la industria nacional como internacional.

“Con ello, hemos cobrado una personalidad y naturaleza jurídica propias, que servirá para promover los objetivos que nos hemos trazado”, dice un comunicado.

La información entregada a la prensa precisa que el objetivo de la Red es contribuir a hacer de la Industria automotriz la más competitiva del mundo, con los empleos más calificados e innovadores y con estrategias y compromisos claros para mejorar constantemente las condiciones de remuneración y trabajo de todos sus empleados.

Ante ello, la Red demanda y se propone luchar en lo inmediato por lo que sigue:

  1. Que se cree un plan nacional de desarrollo de la IAM, con la participación y suma de esfuerzos de todos los actores interesados (empresas, instituciones de gobierno, sindicatos, y centros y expertos de ciencia y tecnología), destinada a hacer realidad el explotar su potencial de competitividad, escalamientos productivos, e incremento sostenido de las remuneraciones y calidad de vida de sus trabajadores.
  2. Que se cree una comisión nacional de productividad, innovación y calificación de la IAM, con la naturaleza de tripartismo y mejora continua prevista por la ley.
  3. Que a efecto de hacer realidad lo previo, se diseñen, acuerden e implementen programas de entrenamiento y capacitación región por región, estado por estado, empresa por empresa.

En el documento, la red automotriz manifestó su rechazo a los sindicatos falsos o de protección, que constituyen una violación a la libertad de asociación.

Edgar Amigón Domínguez

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here