Estoy seguro que coincidiremos en que como resultado del cierre del primer trimestre del año, para México vienen tiempos con grandes retos. El año, a escasos tres meses de haber arrancado, se ha presentado con grandes ajustes en muchos ámbitos: desde lo político, lo económico, social y desde todas las perspectivas. Como dicen: “se fue como agua”.

ano_electoral

Sólo hay que ver las noticias de lo que está pasando en California y en el oeste de Estados Unidos para entender la analogía. ¿Quién iba a pensar que la primer potencia mundial iba a enfrentarse con problemas de sequía y que sería la primera comunidad de países primermundistas en verse obligados a cambiar radicalmente su estilo de vida, rutina y consumo?. De acuerdo con declaraciones del gobernador de California, Jerry Brown, “la gente debe darse cuenta que estamos en una nueva era”, a lo que me permitiría agregar: La gente debe actuar en congruencia con nuestro entorno, a comportarse de manera respetuosa con la comunidad y plasmar un ejemplo a las nuevas generaciones.

En México existe la imperiosa necesidad de forjar niños y jóvenes con buenos valores de convivencia y respeto. Esa parte de la educación es, sin duda, una obligación de impartirse en casa, pero debe ser visto también como un trabajo de equipo social, entre la familia en general: padres, abuelos y profesores, porque la educación, el ejemplo y el respeto se vive en cada instante de nuestra vida.

Mayo es un mes muy peculiar, ya que entre muchas otras cosas, se conmemora en México y a nivel global desde el día de los incendios forestales, las aves, las madres, el comercio justo, a los maestros, la familia, el reciclaje y hasta la biodiversidad. Cada una de estas fechas que se conmemoran tienen como objetivo recordar, reconocer y valorar la importancia de cada una de ellas. Lo que es de destacar, es que mayo cuenta con un común denominador en cada una de estas celebraciones: el respeto y los valores que nos conducen como sociedad. Estos son los motivos que debemos fomentar y celebrar.

Hoy México se enfrenta a grandes retos, pero también a grandes oportunidades de cambio si trabajamos en equipo. En fechas muy cercanas estaremos inmersos en elecciones federales y en pleno ejercicio de nuestra democracia tenemos la oportunidad de conducir a nuestro país por un camino de crecimiento. No creas que estoy planteando una postura política, por el contrario, te invito a hacer una reflexión profunda de lo que podemos construir como sociedad sin importar la preferencia partidista que podamos tener.

En próximos días encontraremos muy diversas propuestas, miles y miles de mensajes para elegir a uno de los 10 partidos que estarán buscando nuestro voto. En principio, es nuestro derecho elegir al candidato que mejor convenga a nuestra perspectiva social, política, económica e incluso ambiental, pero sobre todo es nuestra obligación informarnos sobre las propuestas de los candidatos que nos ofrecerán cielo, pan y candela.

De acuerdo con el Instituto Nacional Electoral nuestros candidatos estarán ocupando la no menor suma de 18,572 millones de pesos. Sí, leíste bien, dieciocho mil quinientos setenta y dos MILLONES de pesos, solamente para presentarnos sus posturas y propuestas políticas. Presupuesto que está por demás subrayar que pagamos tú y yo con nuestros impuestos y que por lo menos deberíamos analizar con profundidad ¿no crees?.

Hace poco platicaba con el Director de Adprocom, una empresa con amplia experiencia en la administrador de condominios, cuya reflexión quiero compartir contigo: si de pura casualidad vives o vivieras en un condominio donde convives todos los días con vecinos que buscan, igual que tú, mejorar o por lo menos mantener en las mejores condiciones tu hogar, ¿dejarías que las áreas de acceso, escaleras, jardines, en fin… áreas comunes, se cayera a pedacitos porque nadie le da el mínimo mantenimiento? Seguramente si cuentas con un administrador al que le pagas mes con mes, le exigirías que tu hogar estuviera siempre en las mejores condiciones, reluciente, que mantuviera y garantizara la plusvalía de tu patrimonio ¿o no?.

Nuestros próximos representantes estatales y federales son los próximos administradores de nuestro patrimonio nacional. A ellos debemos, primero, revisar a fondo sus trayectoria, su curriculum o al menos sus referencias que nos permitan elegir por las propuestas que presenten, pero una vez elegidos es indispensable que activar en nosotros un chip de “quiero un mejor país”. Basta de repetir los errores que al menos cada tres años renovamos como sociedad. Desde pequeño he notado que al venir las elecciones la política es un tema de toda sobremesa, todos tenemos una opinión y una postura, pero una vez concluidos los comicios y elegido algún político todo se transforma en una simple queja, igual de sobremesa.  ¿No es así?.

Sobre estas líneas quiero proponerte algo… qué tal si en este periodo electoral, además de informarnos, analizar, revisar y elegir con plena conciencia quién es el mejor candidato, en esta ocasión hacemos un cambio profundo y le damos la vuelta a las quejas de sobremesa para dar puntual seguimiento a cada una de las propuestas, actividades y funciones que ocupe cualquiera que fuere el candidato elegido. Finalmente él o ella administrará nuestro patrimonio, será nuestro representante frente las grandes decisiones que se tomen para encaminar el rumbo de nuestro país. Seguramente es un ejercicio que te sonará muy difícil o casi imposible de seguir, ya que estamos muy acostumbrados a gritar en lo individual sin el menor eco, pero ¿Qué pasaría si hacemos este ejercicio juntos?, ¿Qué pasaría si pensamos en grupo y para el bien común? ¿Y si pensamos como la sociedad que somos?. Entonces creo que sí habría un eco y nuestros representantes seguro darán el seguimiento que buscamos para escuchar las inquietudes de la comunidad y cuidar nuestro patrimonio.

Te invito a buscar y sumarte a alguna organización de la sociedad civil. En México hay miles y seguramente alguna coincidirá con tu pensar. Así, en equipo, es más factible hacer valer nuestros derechos y promover los valores de respeto y convivencia a favor de nuestra sociedad y patrimonio natural. Este año y los que vienen México enfrentará grandes retos pero también tenemos grandes oportunidades si así lo queremos ver. No podemos dejar “que se nos vaya como agua”.

Por Sergio Roldán, @earthgonomic

www.earthgonomic.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here