empresarios

Esta ocasión hablaremos de la planeación estratégica y de algunas de sus herramientas poderosas, su uso y funcionalidad.

Visión. Comencemos hablando de la visión de la empresa, ésta normalmente deberá ser establecida por la cabeza de la organización, desde mi punto de vista  debe ser a muy largo plazo, tal vez hablar de 100 años en el futuro. La clave de esta visión es establecer el sueño de lo que se quiere lograr con la organización, su función, ésta debe ser tan grande que atraiga a personas grandes, personas que quieran involucrarse al grado que deseen trabajar en la empresa aun si no recibieran remuneración alguna.

Es un sueño, es un legado. Es una visión que involucra y que inspira a las personas a dar lo mejor de sí para la construcción de ese sueño. Hay dos errores muy comunes que se cometen, primero es pensar o redactar la misma en términos de lo que el dueño desea alcanzar, por ejemplo: “Ser la empresa más importante del mundo en…”. Cuando esto sucede, la visión carece de sentido para quien lo lee, pues sólo involucra al dueño, una vez que se define, la pregunta a contestar es: ¿qué dará la empresa a la humanidad a cambio de lograr convertirse en “la empresa más importante en…”?, es decir, pensar en dar para poder recibir, de esa forma involucrará a los demás. El segundo error que se comete es redactarla de forma ambigua como ésta que acabo de mencionar, “Ser la empresa más importante en…”, ¿Qué significa ser la más importante?, debe ser muy claro para comunicar realmente lo que se busca.

Misión. Este es el segundo punto, es el propósito, el camino y la guía para cumplir la visión. Ésta debe contestar cuatro preguntas fundamentales: primero ¿quién eres?; segundo ¿en qué negocio estás?, esta pregunta debe responderse no sólo en términos de la industria sino también en términos de los beneficios que otorga la empresa, por ejemplo: “Somos una aceleradora de empresas que mediante el coaching ofrece a los empresarios desarrollo personal, generación de utilidades y creación de empleos…”; la tercer pregunta es ¿quiénes son tus principales clientes? Aquí es importante identificar el 80/20 de los clientes que se atienden, lo que tienen en común, para identificar el tipo de empresas a las que está dirigida la organización; finalmente, la cuarta pregunta es ¿qué te hace diferente y único? Al tener las cuatro preguntas contestadas, se trata de redactar las cuatro ideas en uno o dos párrafos que resuma todo.

Cultura. La tercera herramienta es la redacción de la cultura, recuerda que la cultura son las reglas, son el marco de comportamiento que se espera dentro de la organización y que es parte de la alineación del equipo. Los valores que se definan deberán estar redactados en primera persona y en términos de comportamiento específico, de modo que las personas sepan que es lo que se espera como mínimo de ellas, sin importar su posición, antigüedad o rango. Estos valores deberán formar parte de los contratos y como sugerencia deberá evaluarse a los empleados también en el apego a la cultura, la cual es un tercer medio para incrementar la productividad y, por ende, las ventas y la rentabilidad del negocio, así que no deberá tomarse a la ligera cuando se redacte y se dé a conocer.

Objetivos. Los objetivos son específicos, medibles, alcanzables y definidos en un tiempo específico. La sugerencia es siempre redactar o comenzar, como bien lo decía en su momento Stephen Covey, comienza con el fin en la mente, comienza con la definición de los objetivos a largo plazo, tal vez cinco años sea suficiente, luego redacta los de tres años, un año, los próximos seis meses y los del próximo trimestre, es como decidir: ir a Acapulco, y luego redactes que deberás llegar a Chilpancingo, antes de eso a Cuernavaca, a Tres Marías y antes tener el equipaje, el dinero y el auto listo para ir.

*Director de Business Coach Firm

contacto@bcfmexico.com

www.bcfmexico.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here