Autopista Urbana Oriente DF

El gobierno del Distrito Federal alista la construcción de la cuarta vía de peaje al interior de la Ciudad de México. Concesionada a la iniciativa privada por 3 décadas, la vialidad habrá de edificarse en los carriles centrales del Periférico Oriente a lo largo de 15 kilómetros. La Manifestación de Impacto Ambiental fue retirada por las autoridades tras un foro realizado a petición de académicos e investigadores. Se espera que en los próximos días la empresa entregue un documento nuevo que será sometido a evaluación.

El gobierno del Distrito Federal concesionó a la iniciativa privada la construcción y explotación, durante 30 años, de la Autopista Urbana Oriente. La vialidad es la cuarta en su tipo. Se suma a las autopistas Norte, Sur y Poniente que ya funcionan en la Ciudad de México.

El título de concesión fue otorgado a la empresa Concesionaria Urbana Arco Oriente, SA de CV, por 14.877 kilómetros. El trazo inicia en el Distribuidor Vial Muyuguarda y concluye en la Calzada Ignacio Zaragoza sobre los carriles centrales del Periférico Oriente.

La Autopista podría dar paso al crecimiento de la mancha urbana en Xochimilco o incluso a megaproyectos, como el acuario y delfinario que había anunciado Marcelo Ebrard en 2006, como parte de un proyecto de “rescate” que incluía edificaciones de hoteles y nuevas vialidades.

De acuerdo con la Manifestación de Impacto Ambiental Modalidad Específica del Proyecto Autopista Urbana Oriente, Tramo Muyuguarda-Bilbao, presentada por la Concesionaria Urbana Arco Oriente, SA de CV, a la Secretaría del Medio Ambiente (SMA) del gobierno del Distrito Federal, sus cuatro carriles ocuparían 2 mil 65 metros de suelo de conservación en los humedales de Xochimilco: un camellón de alrededor de 1 mil 180 metros de largo por 61.34 metros de ancho que forma parte de los ejidos de Xochimilco y San Gregorio Atlapulco, Área Natural Protegida (ANP) con carácter de Zona de Conservación Ecológica.

Aunque en la Manifestación la concesionaria sostiene que “ha de tomar en consideración los lineamientos establecidos para su protección, conservación y en su caso el mejoramiento”, también refiere que “se requiere el desmonte de vegetación”. Esto incluye 604 árboles ubicados en el Área Natural Protegida.

Xochimilco es un humedal permanente, remanente del lago que caracterizaba a la Cuenca de México cuando, temporalmente, se fusionaban los lagos de Xochimilco, Chalco, Xaltocan, Zumpango, Tenochtitlan y Texcoco.

Los humedales constituyen el 6 por ciento de la superficie del planeta y su conservación es de vital importancia, debido a que actúan como sistemas de filtración, estabilizan las capas freáticas al detener la lluvia y liberar el agua lentamente, además de que son depósitos naturales para el control de las inundaciones.

Actualmente, el sistema lacustre de Xochimilco se encuentra reducido a canales, apantles, lagunas permanentes y de temporal, cuya profundidad varía de los 60 centímetros en canales y zonas inundadas, hasta profundidades de 3 a 6 metros en lagunas.

Se estima que los canales interconectados suman alrededor de 203 kilómetros de longitud. Son alimentados de manera artificial con aguas residuales que son tratadas en las plantas del Cerro de la Estrella, San Luis Tlaxialtemalco y San Lorenzo Tezonco.

El canal serpenteante –de 870 metros de largo por 5 metros de ancho, aproximadamente– que forma parte del sistema de humedales, lo alimenta el Parque Ecológico de Xochimilco.

El proyecto contempla derribar 1 mil 437 árboles y que son considerados Monumentos Urbanísticos por la Ley de Salvaguarda del Patrimonio Urbanístico y Arquitectónico del Distrito Federal. Se trata de cedros, ahuejotes, ahuehuetes, fresnos y sauces.

Según el análisis realizado por la Unión de Científicos Comprometidos con la Sociedad, para restituir el volumen derribado sería necesario plantar 364 mil 134 árboles.

 

Autopista Urbana Oriente

Autopista Urbana Oriente espera luz verde

Pese a que la construcción y explotación de la Autopista ya fue concesionada, la Manifestación de Impacto Ambiental, de apenas un tramo de la obra (corresponde únicamente a 5.31 kilómetros de la vialidad, de Muyuguarda hasta la calle Bilbao: el 35.69 por ciento de la obra) fue retirada por las autoridades tras un foro realizado a petición de académicos e investigadores en la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal, el 30 de julio de 2013.

“La Manifestación de Impacto Ambiental de la Supervía Oriente probó no ser un instrumento suficiente para informar a la autoridad y la sociedad sobre los impactos ambientales del proyecto. Por lo tanto debe volverse a hacer contemplando la obra completa e incluyendo los efectos indirectos de esta construcción”, concluyó dicho foro.

Al conversatorio asistió Tanya Müller García, secretaria de Medio Ambiente del Distrito Federal, acompañada de Rubén Lazos, director de Regulación Ambiental, dependencia a cargo de la SMA local.

Se espera que en los próximos días la empresa entregue un documento nuevo que será sometido a evaluación.

De acuerdo con el titular de la Procuraduría Ambiental y del Ordenamiento Territorial (PAOT) del Distrito Federal, Miguel Ángel Cancino Aguilar, la institución dará seguimiento a toda obra pública que se realice en la Ciudad de México para hacer cumplir la ley.

La PAOT inició una investigación de oficio el 24 de junio de 2013 bajo el expediente PAOT-2013-IO-70-SPA-22 que se mantiene detenida, refiere el propio procurador.

“Vamos a esperar a ver que el proyecto que se presente cumpla con la legislación urbana y ambiental, que la propuesta sobre la zona del ANP sea la menos fuerte, que esté debidamente justificada y que tenga las medidas de compensación adecuadas; lo demás es especular”, dice el procurador Cancino Aguilar.

—¿Ustedes aceptarían que la vialidad pasara por abajo o por arriba del Área Natural Protegida? –se le pregunta.

—Hasta saber la propuesta… Hasta tener claro cuál es el proyecto, cuáles son las bases técnicas y jurídicas, en ese momento nosotros podemos opinar.

—¿Es una posibilidad que no se realice el proyecto?

—Sí, si no cumple con la normatividad ambiental y urbana.

—¿Cuál es la posición de la Procuraduría frente a la construcción de vías de peaje en la Ciudad?

 

—Institucionalmente nos toca ver que se cumpla la normatividad, no podemos caer en subjetividades. Son parte de los retos de la sustentabilidad

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here