Con el propósito de sembrar en los niños la idea de emprender un negocio, en 2011 surgió BusinessKids; un año más tarde se consolidó como un curso de verano y ahora cuenta con 4 centros educativos en la Ciudad de México y 1 en el estado de Morelos.

Mary Carmen Cabrera-Directora de BusinessKids

 

María del Carmen Cabrera, directora de BusinessKids, narra a Fortuna la historia de cómo surgió este concepto que de manera vertiginosa se ha extendido.

A los 23 años, al salir de la universidad, Maricarmen decidió crear su propia empresa y junto con una amiga fundó en 1995 una compañía exportadora de joyería de plata y artesanía mexicana. En 1998 ganó el premio de exportación de la Ciudad de México. Aunque su amiga dejó el negocio, Maricarmen lo continuó y a la fecha lo dirige.

 

 

Con el paso de los años, empezó capacitar a los artesanos en cuestiones de importación y exportación, en la importancia de cumplir al entregar el producto, en tener control de calidad.

Pero la capacitación se fue extendiendo a más personas y en 2000 formalizó el negocio dedicado a la capacitación empresarial. En 2002, creó una filial en España para sus exportaciones en toda Europa. De esta manera, a la par se expandían dos líneas de negocio de la empresa principal.

Después de más de 10 años dedicados a la preparación de Pymes y grandes empresas, detectó que los alumnos inscritos a los cursos de desarrollo emprendedor y ventas tenían miedo a emprender y a vender. La mayoría eran jóvenes que pensaban terminar la universidad y emplearse en alguna gran empresa.

Encontró que la falta de emprendedores está en el modelo educativo, ya que no se proporciona a los niños las herramientas necesarias para convertirse en emprendedores, como son la motivación, la autoestima, las habilidades de liderazgo y de ventas, la creatividad, la educación financiera.

Por ello pensó que habría que enseñarles a los niños a emprender, de ahí surgió en 2011 la idea de crear BusinessKids, que finalmente se consolidó en 2012 como un curso de verano para niños interesados en aprender a hacer negocios. Ahora ya opera en sistema de franquicias y tiene una revista dedicada a niños emprendedores.

Además creó BusinessTeens, para la formación vocacional de adolescentes de 15 a 19 años y para el desarrollo de negocios y más adelante puedan convertirse en empresarios, así como BusinessFamily, cursos y capacitación para adultos.

BusinessKids2El propósito es motivar a los niños a crear, a lograr objetivos, a cumplir sus metas y enseñarles que el dinero es la consecuencia de hacer lo que amas, que el dinero va a llegar porque estás haciendo lo que más te gusta, afirma Maricarmen, quien estudió ingeniería industrial en la Universidad Iberoamericana, cuenta con una maestría en dirección internacional y un diplomado en mercadotecnia por el ITAM, además de un diplomado en integración europea por la Universidad de Lyon, Francia.

En los niños se fomentan los valores, de que una parte de lo que obtengan deben dedicarla a una causa social.

Desde el principio se motiva a los niños a encontrar su vocación, a través de la “subasta de profesiones” eligen lo que quieren ser y a partir de ahí, con ayuda de consultores, seleccionan su proyecto de negocio, el cual van desarrollando en el curso para que al finalizar tengan un negocio maduro como emprendedores.

A los niños emprendedores, BusinessKids los pone en contacto con proveedores, los lleva a seminarios para compartir sus experiencias y a ferias para exponer sus productos.

El programa educativo estimula a los niños para emprender y promueve la autoconfianza con el propósito de que puedan llegar a la edad adulta con mayor seguridad de que son capaces de hacer negocios. Además, tanto a los niños como a los papás se les asesora para darle valor al dinero.

Ana Sofía Pacheco, directora de BusinessKids San Angel, narra el caso de Maricarmen, una niña de 13 años que sufría bullying en la escuela. Ella decidió hacer “pulseras antibullying” durante el recreo y lo que sucedió es que elevó su autoestima porque tanto compañeros como maestros la buscaban para comprar sus productos.

Los niños no tienen barreras mentales y deciden inventar cosas, muchas ocasiones los adultos les ponen obstáculos, pero hay que dejar que exploten todo su potencial, no ponerles límites, que sean lo que realmente quieren ser y dejarlos crear lo que quieran hacer, dice la psicóloga, quien considera que desde la escuela primaria debería darse educación financiera y fomentar el emprendimiento.

BusinessKids

 

En menos de dos años, BusinessKids ha atendido aproximadamente a unos 300 niños de entre 4 a 14 años.

Durante 4 horas a la semana en curso sabatino o en lunes y miércoles dos horas cada día, por un periodo de 4 meses, a través de diversas dinámicas los niños emprenden un negocio.

 

 

El programa educativo consta de: comprensión de conceptos, proyecto de negocio, y desarrollo y maduración del proyecto de negocio.

Llevan 22 materias, entre ellas, desarrollo empresarial, administración, mercadotecnia y publicidad, ética y valores, finanzas y cuidado del dinero, ecología y cuidado del medio ambiente, trabajo en equipo, que son impartidas por consultores especializados.

Luis Manuel Brener tiene 11 años y está en 5º año de primaria, quiere ser chef y su restaurante se llamará Need the Cakes.

A José Pablo, quien cursa el 6º año de primaria, siempre le han atraído los negocios y quiere ser diseñador digital. Ha aprendido a que en un negocio siempre se necesita del otro, que se debe trabajar en equipo.

María del Carmen Romero tiene 13 años y está en 1º de secundaria. Ha aprendido cómo se maneja un negocio, las finanzas y sobre la distribución del producto. Tiene un negocio de joyería infantil y quiere emprender otro de fotografía instantánea.

Leonardo Villanueva tiene 7 años de edad y quiere dar clases de geografía y poner un negocio de mapas.

Raquel Muslera Jiménez inscribió a sus dos hijos en el curso para estimularlos a ser emprendedores y que aprendan todo lo referente para crear un negocio. Los niños han aprendido diversos conceptos de economía y finanzas, que también se los han transmitido a sus padres.

Vanesa Rodríguez y su esposo Leonardo Villanueva daban cursos de finanzas personales para niños y acaban de adquirir una franquicia de BusinessKids porque están interesados en fomentar en los niños el espíritu emprendedor y darles las herramientas para explotar su creatividad, la innovación. Para sembrar esa semilla del emprendedor en los niños y lograr un cambio real en el país en futuras décadas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.