mexicana-de-aviacion2

Acapulco, Gro. La quiebra de Mexicana de Aviación implica para Banorte una pérdida de 1 mil 200 millones de pesos, para México la pérdida de una de las compañías insignias de la aviación mexicana y la pérdida de fuentes de trabajo de 8 mil personas y de unos 20 mil empleos indirectos, afirmó Alejandro Valenzuela, director general del Grupo Financiero Banorte.

Dijo que ahora corresponde deslindar responsabilidades y saber por qué esta compañía llegó a esta situación, por qué se tardó tanto en llegar a una resolución cuando la misma ley marcaba que debía ser expedita. Este proceso lleva prácticamente tres años, cuando debía haber durado un año. “Corresponde a las autoridades dar respuesta a estas preguntas porque tenemos derecho a ello”.

“Aún no hemos podido entrar a la contabilidad de Mexicana de Aviación para enterder qué es lo que pasó. Como accionistas de Mexicana tenemos derecho a acceder a esos documentos”.

Los 1 mil 200 millones de pesos fueron provisionados hace casi tres años y no le pertenecen al banco sino tuvo que reponerlos a su capital, indicó Valenzuela entrevistado durante la 77 Convención Bancaria. Precisó que, en su momento, el banco proporcionó 1 mil 500 millones de pesos y tenían pignoradas las acciones que hoy en día “no valen nada”.

Afirmó que el fideicomiso de los trabajadores saldrá de los activos con que se cuenta, como los aviones y la base de mantenimiento, para dar a los trabajadores parte de sus ahorros y parte de sus pensiones, ojalá que con eso se les pueda compensar parcialmente lo que ellos depositaron en confianza y en recursos durante muchos años.

El directivo dijo que continuarán trabajando con Bancomext y con la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, “para ayudar en lo que se pueda”.

Consideró lamentable que hubo muchas falsas expectativas, de muchos inversionistas o “seudo inversionistas”, que decían que iban a capitalizar a Mexicana, lo que implicó una “pérdida de tiempo gigantesca”. “Nosotros siempre pedimos que se depositaran los recursos en un fideicomiso para ver la buena voluntad de estos inversionistas, que fueron inversionistas fantasma”.

Respecto a una posible demanda contra Gastón Azcárraga, dijo que se procederá conforme a la ley y que obviamente hay responsabilidades y ahora se procederá a deslindar esas responsabilidades.

Aseveró que el quebranto le puede suceder a cualquier empresa, hay ciclos de negocios buenos y malos, pero la ley es muy clara en establecer tiempos para un concurso mercantil y ese tiene que respetarse.

Que esto sirva como ejemplo para que se actúe en tiempo y forma y se pueda rescatar el máximo valor lo más rápido posible y proteger los derechos de los trabajadores, de los acreedores y de la gente que tuvo confianza en esta compañía.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.