Vivienda2El plan destinado a ayudar a las constructoras más pequeñas llena el vacío dejado por las compañías listadas en Bolsa, aseguran hoy en un reporte los analistas de la casa de bolsa Banamex-Accival.

El reporte destacó que el viernes por la tarde, después del cierre del mercado, varias dependencias federales llevaron a cabo una conferencia telefónica para ofrecer más detalles sobre el Plan Nacional de Vivienda que entrará en vigor en 2014 para fomentar la inversión en el sector.

A partir de esa información, Banamex concluye que:

“Teniendo en cuenta que las tres mayores constructoras de vivienda del país se encuentran en procesos reestructuración de deuda, creemos que el objetivo del gobierno no es atraer las inversiones bursátiles, sino intentar asegurar que existe suficiente disponibilidad de crédito y estímulos que permitan un crecimiento modesto entre las constructoras más pequeñas y privadas que contrarresten el colapso de las grandes constructoras que cotizan en Bolsa”, establece el reporte.

La Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (SEDATU) y la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SCHP) reiteraron la mayoría de los temas de los que hablaron a principios de año.

Algunas de las novedades respecto a las reglas de operación fueron el cambio del concepto de “verticalidad” a “densificación”, el aumento de los rangos para los subsidios y de los subsidios adicionales a la población con menores ingresos, de 1.5 salarios mínimos a 3.5 salarios, así como la confirmación de que los lineamientos para la evaluación de la reserva territorial permanecerá sin cambios.

A continuación, el reporte de Banamex-Accival

El Registro Nacional de Reservas Territoriales contiene terrenos elegibles que garantizarían la demanda de vivienda en los próximos 9 años.

La SEDATU informó que en la base de datos del Registro Nacional de Reservas Territoriales se han registrado hasta hoy un total de 110 mil hectáreas, de las cuales 68% es susceptible de recibir subsidios. Estas reservas serían suficientes para construir aproximadamente cuatro millones de viviendas, suficiente para garantizar la demanda de vivienda en los próximos 9 años. El gobierno federal tiene como objetivo construir 500 mil nuevas viviendas en 2013 y al menos 400 mil unidades anuales posteriormente.

 

El financiamiento de los subsidios para 2013 aumenta en P$1,500 millones, o 26%.

La SEDATU mencionó que los P$5,800 millones en subsidios contemplados para 2013 ya estaban completamente asignados, pero que el gobierno federal planeaba destinar otros P$1,500 millones a través de la Comisión Nacional de Vivienda (CONAVI). En la conferencia telefónica también se enfatizó la intención de promover los bancos de desarrollo para aumentar la disponibilidad de crédito al sector, incluyendo una línea de crédito sindicada a 8 años con recursos de la Sociedad Hipotecaria Federal (SHF) y de Nacional Financiera (NAFINSA) para la construcción de viviendas nuevas.

 

Las mayores constructoras mexicanas de viviendas, sin tregua en la reestructuración de deuda.

Además de las garantías de la Secretaría de Hacienda de que la industria se encontraba saludable y no representaba un riesgo para el sector financiero, en la conferencia telefónica se ignoró prácticamente el hecho de que las tres mayores constructoras mexicanas de vivienda están reestructurando su deuda, así como el papel que podían haber tenido en esta situación las políticas y acciones (o su ausencia) del gobierno federal. No creemos que ninguna de estas iniciativas sea materialmente positiva o negativa en el corto plazo para las constructoras que cotizan en Bolsa. Consideramos que el principal objetivo de la administración del Presidente Enrique Peña Nieto en cuanto al Plan Nacional de Vivienda es asegurarse de que existe suficiente disponibilidad de crédito y estímulos para las constructoras pequeñas y medianas que contrarresten la contracción de las grandes constructoras.

 

2 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here