Plataforma Pemex

Para elevar la eficiencia del sector energético es necesario diseñar mecanismos legales que permitan la participación de la inversión privada y reducir la carga fiscal de Petróleos Mexicanos (Pemex), afirma BBVA Bancomer.

Una reforma energética efectiva debe incluir petróleo, refinación, petroquímica y electricidad para promover el potencial de crecimiento económico nacional y lograr la consolidación de la seguridad energética del país, indica la institución bancaria en su publicación “Situación Regional Sectorial México” correspondiente al primer semestre de 2013.

BBVA Research sugiere que la reforma energética contenga por lo menos un enfoque integral de la producción, comercialización y refinación del petróleo que abra espacios para la participación de la inversión privada e incluya cambios al régimen fiscal de Pemex que le permitan destinar más recursos a la inversión.

Indica que, si bien en el corto plazo la importación de gasolinas podría resultar más conveniente que producirlas, para el mediano plazo será necesario evaluar la conveniencia de darle un impulso a la infraestructura de refinación para hacer operativa y rentable la alternativa para el petróleo que, en su caso,  no pudiera exportarse.

También propone el fomento a la integración de las cadenas productivas de la industria petroquímica, así como la comercialización de la electricidad entre particulares y tarifas eléctricas que reflejen los costos de producción, transmisión y distribución.  

Por otra parte, la institución bancaria considera indispensable avanzar en las reformas que eleven la productividad de los factores de la producción (capital y trabajo) para aumentar el potencial de crecimiento de la economía mexicana.

Además de la formación de capital humano e incentivos gubernamentales a través de la provisión de infraestructura pública son aspectos imprescindibles para mejorar el posicionamiento competitivo de las industrias de electrodomésticos y electrónica.

BBVA Research estima que la economía mexicana crecerá 3.1 por ciento en 2013, que significará un descenso en comparación con 2012 debido al bajo impulso externo, sobre todo de Estados Unidos, que se reflejó en Producto Interno Bruto (PIB) el primer trimestre del 2013, cuyo crecimiento fue 2.2 por ciento anual.

Los especialistas de la institución consideran que el efecto de la desaceleración de Estados Unidos será transitorio y se desvanecerá en el segundo semestre de 2013, por lo cual el crecimiento de la economía nacional experimentará una aceleración en dicho lapso.

Señalan que a pesar de que las exportaciones manufactureras se debilitaron en los tres primeros meses de 2013, la competitividad de las exportaciones manufactureras hacia Estados Unidos sigue avanzando en la mayoría de los sectores que lo componen, excepto el electrónico.

Como resultado de lo anterior, la industria manufacturera registró el crecimiento anual más bajo desde la crisis económica global de 2008-2009, el cual fue 1.6 por ciento.

Los sectores de bienes de consumo duradero fueron los más afectados. BBVA Research pronostica que a finales de 2013, el crecimiento anual de la producción manufacturera podría situarse en 2.8 por ciento, lo que implicaría mejoras continuas durante el año.

En la demanda interna, el sector servicios creció 4.1 por ciento a tasa anual durante el primer trimestre del año, convirtiéndose en el más dinámico de la economía.

Este avance estuvo impulsado por la mayoría de los sectores que lo componen excepto por una sensible desaceleración del sector transporte y comunicaciones (1.6 por ciento anual) debido al menor comercio exterior de México y a una disminución de las actividades del gobierno (-2.1 por ciento anual) en respuesta principalmente al cambio de administración pública federal.

Para fin de año se estima que los servicios crecerán 3.7 por ciento a tasa anual, similar al 3.8 por ciento de 2012, y seguirá como el sector más dinámico de la economía y con un crecimiento generalizado de sus componentes.

Los economistas de la institución estiman que el gran desafío del país será aumentar el potencial de crecimiento y que éste no sólo provendrá del sector externo sino tendrá que surgir del mercado interno. “Sin dejar de impulsar  políticas destinadas al sector externo, ahora los esfuerzos deberán enfocarse en dinamizar la productividad y la inversión, principales vías para acelerar el crecimiento de la economía y de los ingresos de las familias”.

La publicación “Situación Regional Sectorial México” del primer semestre de 2013 se realizó bajo la dirección de Carlos Serrano, Economista Jefe de BBVA Bancomer, también editor de la revista. Los economistas Alma Martínez y Arnulfo Rodríguez fueron los encargados de la elaboración del documento.

ppc

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here