plataforma Pemex

Aunque se desconoce el contenido de la Reforma Energética, uno de los objetivos principales que debería considerar es garantizar el buen funcionamiento de Petróleos Mexicanos (Pemex) mediante el fortalecimiento de sus áreas financiera, institucional y operativa, afirman analistas de empresas consultoras.

Si bien se ha escuchado sobre la posibilidad de una nueva Reforma Energética en México, poco se sabe del contenido que ésta podría tener o del tiempo que tardaría en ser aprobada.

Pero lo cierto es que la industria de los hidrocarburos sigue siendo una prioridad, tal como ha sugerido el gobierno de Enrique Peña Nieto al pretender establecer las pautas necesarias para fortalecer y modernizar a Pemex, indican Ricardo Falcón, analista senior de la firma consultora en energía IHS CERA, y Jorge Alcocer, gerente de Levin Global, consultoría especializada en administración y valuación de activos fijos.

Según un comunicado de la consultora Levin Global, los expertos consideran que en primera instancia será crucial asegurar el financiamiento de las operaciones de carácter sustantivo, así como un nivel adecuado de inversión en infraestructura productiva que permita a Pemex alcanzar los estándares de eficiencia que exige hoy en día el mercado internacional de crudo y sus derivados.

Lo óptimo, señalan los analistas, sería complementar las inversiones del sector público con capital privado para el desarrollo de actividades estratégicas, especialmente en las aguas profundas del Golfo de México, donde existe un potencial significativo de reservas.

Sin embargo, a la fecha, el flujo de inversión privada en proyectos de alta complejidad se ha obtaculizado debido a las restricciones legales y operativas que impone el modelo administrativo prevaleciente en la industria petrolera mexicana.

Falcón asegura que existen fundamentos políticos para impulsar cambios legislativos que procuren una mayor flexibilidad en la participación de capital privado, por ejemplo, mediante la revisión de los esquemas y las reglas de contratación de servicios con terceros.

Esto podría inclusive sentar las bases para la conformación de alianzas estratégicas entre Pemex y compañías petroleras de otros países, permitiéndole a la paraestatal diversificar el riesgo exploratorio y los beneficios de sus operaciones en yacimientos de alta complejidad técnica y geológica.

Con el fin de liberar más recursos públicos para fortalecer la capacidad de inversión de Pemex, la Reforma Energética debería estar acompañada de una Reforma Fiscal que permitiera ampliar la base de recaudación, lo que llevaría al gobierno a reducir su dependencia relativa en los ingresos petroleros, que hoy aportan casi un tercio de los recursos fiscales, convirtiéndose en el principal sostén de las finanzas públicas.

Con respecto al fortalecimiento institucional, los analistas opinan que se le debería proporcionar a Pemex un mayor nivel de autonomía en su gobierno corporativo, así como más agilidad en la aprobación de presupuestos y en el aprovechamientode recursos para la explotación de los hidrocarburos; todo ello con el fin de facilitar el cumplimiento de su plan de negocios con ayuda de entes reguladores, organismos públicos y procedimientos administrativos más independientes y menos expuestos a los intereses políticos de coyuntura.

En cuanto al fortalecimiento operativo, es necesario que Pemex genere una cultura corporativa que le permita maximizar los beneficios de sus inversiones con base en una eficiente gestión de sus activos, para ello es necesario que se establezcan pautas para llevar a cabo dicho proceso”, afirma Jorge Alcocer, gerente de Levin Global.

Afortunadamente ya existen las bases para poder comenzar a trabajar sobre este punto, de hecho en 2004 el British Standards Institution (BSI) lanzó la normativa PAS 55 para la óptima gestión de activos físicos, misma que ha sido considerada por la International Standards Organization (ISO) para el desarrollo de su futura normativa ISO 55000”, precisa Alcocer.

Indica además que Pemex puede comenzar a trabajar sobre esta normativa para seguir casos de éxito como China Light & Power, empresa que después de fijar un modelo de eficiencia basado en la gestión de sus activos físicos, logró en menos de 10 años reducir en 90 por ciento sus pérdidas por caídas de sistema, al aumentar en 20 por ciento su demanda y manteniendo tarifas competitivas.

Para los analistas, el sector energético en México requiere acelerar su proceso de transformación y la reforma en puerta ha creado altas expectativas, pero también cierto escepticismo en diversos sectores de la industria y el comercio. Sin embargo, el panorama político parece ser el indicado para poder establecer los cambios de fondo que la industria petrolera necesita.

ppc

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here