México enfrenta un panorama razonablemente optimista en el que las expectativas del avance económico son elevadas, lo cual, en opinión de Marcos Martínez Gavica, presidente ejecutivo de Santander México, se puede traducir en una mayor bancarización.

“El escenario actual genera expectativas favorables, lo mejor que le puede pasar al sistema financiero es que se concreten los cambios estructurales en materia laboral y fiscal, actualmente hay un escenario de sub bancarización porque hay un gran sector informal que no es sujeto de crédito. Los bancos pueden tener un mayor acercamiento si se generan estas reformas porque habrá más gente en el entorno formal y serán sujetos a la contratación de servicios financieros”, explicó el directivo en una reunión con medios.

Marcos Martínez explicó que la economía interna de México ya cuenta con una dinámica autosustentable, que permite posicionar al país de manera ejemplar, además de que las señales que la relación entre partidos políticos han enviado son positivas en torno a las expectativas del nuevo gobierno.

Como parte de este buen panorama, Marcos Martínez aseguró que México tiene mucho mejores expectativas que otros países desarrollados, y por ello continuará con los planes de inversión por 1,700 millones de pesos.

El banco planea completar la apertura de 200 sucursales, 25 para el cierre de 2012, 125 en 2013 y el resto en 2014.

La AMB confía en el diálogo con autoridades

Por otra parte, la Asociación de Bancos de México (ABM) solicitará a las autoridades financieras que eliminen de las nuevas reglas de solvencia el requisito de listarse en Bolsa para contabilizar como capital la deuda subordinada, adelantó Jaime Ruiz Sacristán, presidente del organismo.

En un discurso con medios de comunicación, el también director general del Banco Ve por Más (Bx+), comentó que la ABM solicitará que se elimine ese requisito, y que se realicen cambios a las reglas para servicios de inversión que ofrecen bancos y casas de bolsa, las cuales, al igual que las disposiciones de Basilea III fueron publicadas el pasado 28 de noviembre.

Se ha publicado que dichas normas dejaron como opción, y no como obligación, el listado de los bancos en Bolsa, al menos hasta el 2015, pues a partir de ese año, sólo contarán como capital los primeros 300 millones de Udis ( mil 500 millones de pesos) a los bancos que no sean emisoras del mercado.

Para 2019, este tipo de deuda ya no podrá contarse como capital si el banco no está en Bolsa.

En el mismo evento, Luis Robles Miaja, presidente ejecutivo de la ABM, expuso que si no es posible cambiar la política pública, se buscará un diálogo con la Secretaría de Hacienda y con la Comisión Nacional Bancaria y de Valores para plantear los efectos de la regla.

“Tendríamos varios temas que discutir. Lo importante es que hemos encontrado en las autoridades total apertura al diálogo”, declaró el también presidente del Consejo de administración de BBVA Bancomer.

“En este sentido, veo que la capacidad técnica de los funcionarios nos va a permitir tener diálogo”, añadió.

A la vez, la solicitud de la ABM se enfocará en cambios a las reglas para ofrecer los servicios de inversión, donde se establecieron montos para distinguir a los inversionistas sofisticados de los que no lo son.

Ruiz Sacristán declaró que pedirán que se cambien los montos, mientras que Javier Arrigunaga, vicepresidente de la ABM, mencionó que se plantearán modificaciones en general a la ejecución de las reglas publicadas.

6 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here