La economía mundial todavía “no está fuera de la zona de peligro” y los países del G20 deben fortalecer la resistencia a los choques, afirmó la directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde.

Tras la conclusión de la Primera Reunión de Ministros de Finanzas y Gobernadores de Bancos Centrales, Lagarde indicó que los sistemas financieros siguen frágiles, persiste alta deuda pública y privada, y los altos precios mundiales del petróleo, además de que el desempleo sigue siendo demasiado elevado en muchos países.

Precisó que en la reunión de dos días en la Ciudad de México se analizaron los desafíos que enfrenta la economía mundial y continuaron las deliberaciones sobre los próximos pasos y acciones.

“El descarrilamiento de la recuperación mundial, que era un peligro claro y distinto hace unos meses, se ha evitado por ahora, gracias a las medidas políticas fuertes -en particular las del Banco Central Europeo- y el fortalecimiento de la gobernanza en la zona del euro, y las reformas y el ajuste en países como Italia, España y Grecia”, dijo.

Los indicadores también sugieren un aumento en la actividad, sobre todo en Estados Unidos, señaló, “pero la economía mundial todavía no está fuera de la zona de peligro, y los países del G-20 ahora deben fortalecer la resistencia a los choques”.

Afirmó que también se abordó la construcción de “cortafuegos” más fuertes globales, incluyendo la mejora de los recursos del FMI, para protegerse de los choques, así como para renovar y restaurar la confianza internacional.

Recordó que el FMI ha sugerido un aumento en la capacidad de préstamo del organismo de 500 mil millones de dólares, que se combina con un “cortafuegos” de alta calidad y de tamaño adecuado a nivel europeo.

En conferencia de prensa, Lagarde afirmó que no está obsesionada con la cifra, “debemos  ser flexibles, si las cosas empeoran, puede ser mayor, si mejoran, puede ser  menor”, y aseguró que no escuchó a ningún miembro del G20 oponerse a contribuir con más recursos para el organismo.

“Se ha dado un paso en la dirección correcta. Aumentar los fondos del FMI no se hace con un chasquido de dedos, sino que se requiere de un proceso”, indicó Lagarde.

Los miembros de la eurozona esperan lograr en marzo un “cortafuegos” creíble e idóneo antes de aumentar más recursos al FMI,

Mientras el G20 espera la evaluación de la zona euro en marzo, Lagarde dijo que se avanzó a nivel técnico, sobre todo en un amplio acuerdo para el aumento de los recursos del FMI, el cual podría hacerse a través de préstamos bilaterales y acuerdos de compra de pagarés. Pero consideró necesario también  trabajar sobre mitigación de riesgos.

Afirmó que muchas de las cuestiones que se discutieron esta ocasión se revisarán en la reunión de primavera del FMI y del Banco Mundial que se efectuará en Washington en abril, así como en la próxima reunión ministerial del G20, que tendrá lugar por la misma fecha, y en la Cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno del G20, en junio. (Patricia Pazarán)

2 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here