La paraestatal mexicana Petróleos Mexicanos (Pemex) y la constructora española Sacyr Vallehermoso anunciaron la terminación del acuerdo que suscribieron para aumentar su participación dentro  de la petrolera Repsol YPF.

Ante la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) ambas empresas dieron a conocer un convenio para concluir de “manera anticipada y consensuada” con el acuerdo firmado en agosto de 2011, por el que incrementarían sus acciones en la petrolera española.

Pemex y Repsol YPF acordaron la semana pasada mantener el capital de la paraestatal mexicana entre 5% y 10% dentro de la empresa española y a participar de manera conjunta en la exploración y refinación de gas licuado en América Latina durante 10 años.

Repsol adquirió en diciembre pasado la mitad de la participación que Sacyr Vallehermoso tenía en la petrolera española, con el propósito de refinanciar el crédito que la constructora tenía con Repsol.

Con este convenio, Pemex y  Sacyr Vallehermoso  “renuncian, en los términos más amplios que en derecho proceda, al ejercicio de cualquier acción o derecho que les asistía” respecto del acuerdo de agosto de 2011, según el comunicado emitido por ambas empresas.

Supéravit Comercial

Pemex logró un superávit comercial de 24 mil 996 millones de dólares (28%) durante 2011 en relación con el año previo.

La paraestatal exportó hidrocarburos por 55 mil 796 millones de dólares e importó productos por un valor de 30 mil 801 millones de dólares.

Los ingresos totales por la exportación de hidrocarburos y sus derivados fue 15 mil millones de dólares mayor al facturado en 2010, lo que representó un aumento de 36%.

Pemex colocó el año pasado un volumen promedio de un millón 338 mil barriles diarios de crudo a un precio promedio ponderado de 101 dólares por barril entre sus clientes de América, Europa y Lejano Oriente.

El 77% del volumen total de petróleo exportado correspondió al tipo Maya y el resto a Istmo y Olmeca, por un valor total de 49 mil 322 millones de dólares.

Blinda México ingresos petroleros

La Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) anunció un programa de cobertura de precios del petróleo con el fin de asegurar los ingresos ante una eventual caída del precio promedio de la mezcla mexicana de exportación por debajo del previsto.

El gobierno mexicano adquirió el derecho “más no la obligación” de vender durante 2012 petróleo a un precio promedio de 85 dólares por barril, con el propósito de atenuar los efectos adversos de la volatilidad en los mercados internacionales en las finanzas públicas.

La dependencia federal explicó que esta opción de venta funciona como un seguro, por el cual se paga una prima al momento de su adquisición y, en caso de que el precio promedio de la mezcla mexicana se ubique por debajo de 85 dólares por barril, otorgaría un pago a México para compensar la disminución de sus ingresos. (Patricia Pazarán)

2 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here