Para Moisés Saba, una de las claves del despojo que sufrió se encuentra en el grave estado de salud de su padre y en las acciones realizadas por sus hermanos durante sus últimos días. “Aunque sabíamos que estaba enfermo, su estado se agravó y entre hospitales y la angustia de salvarlo dudo que mi padre hubiera realizado todos los movimientos jurídicos con los que se acredita la constitución de un nuevo fideicomiso en el que se concentran las propiedades de la familia y no se me incluye”.

Constituido en el Banco IXE – en donde Isaac Saba era accionista – el fideicomiso F/709 contempla los legados económicos que protegen a los miembros de la familia Saba Ades que aparentemente recibirán una renta económica pero no los bienes de las empresas.

En este fideicomiso, sólo con legados económicos pero sin herencia, aparece la viuda de Isaac Saba Raffoul, Beki Ades Tawil así como a Moisés Saba Ades y sus hijos. El fideicomiso F/709 se creó el 6 de mayo de 2008 en IXE Banco. La firma del fideicomiso fue muy cercana al 3 de mayo de 2008 cuando el fundador de Grupo Xtra, y de una cadena de hoteles, ingresó al Hospital Inglés. El 5 de mayo, ya hospitalizado en Houston, a Isaac Saba se le diagnostica un tumor primario en el pulmón. El desenlace fue fatal y el 27 de julio el empresario muere. En medio de todo este trance hospitalario, el también dueño de Casa Saba, antes Autrey – una de las mayores distribuidoras de fármacos en el país – constituyó un fideicomiso que excluyó de la herencia a su hijo Moisés Saba Ades, quien hasta diciembre de 2009 había sido vicepresidente de Casa Saba y artífice –asegura él mismo –  de la estratégica penetración de la distribuidora en pequeñas farmacias.

“Salió del Hospital Inglés desorientado y llegó a Houston muy mal, todo está documentado en los expedientes médicos”, asegura Moisés Saba.

Saba Ades impugnó el fideicomiso F/709 y solicitó la nulidad del testamento. El caso para él no ha sido exitoso y ante el Consejo de la Judicatura se han presentado al menos cinco quejas contra los funcionarios del Poder Judicial quienes se han ocupado del caso.

Lo que es un hecho es la existencia de otro fideicomiso, también constituido en IXE, firmado por Isaac Saba, Beki Ades Tawill y por sus tres herederos. Dicho fideicomiso, registrado como F/388, se constituyó en 1999 antes de comprar Casa Autrey y allí se comprometen todos los bienes de la sucesión Saba en beneficio de los tres hermanos y de su esposa. En los juicios, los representantes de IXE aseguraron que con una llamada Isaac Saba lo había revocado pero nunca exhibieron pruebas.

El notario de estos dos fideicomisos es el abogado y ex procurador de la República, Ignacio Morales Lechuga. A Morales Lechuga se le pregunta sobre la controversia en torno a los dos fideicomisos y sólo responde que es un asunto del banco IXE, responsable de la custodia y guarda de ese instrumento jurídico.

Moisés Saba Ades exhibe documentos del Fideicomiso 388 en el que asegura: “Allí estaban comprometidos todos los bienes de mi Señor Padre, ¿entonces – se pregunta – cómo es que se crea el supuesto Fideicomiso 709 estando afectado todo en el F388?”.

17 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.