Los primeros cinco bancos del sistema crediticio y de pagos del país se encuentran bajo la dirección de ejecutivos mexicanos con más de dos décadas de experiencia en el negocio del crédito.

“Lo que interesa a los consumidores financieros no es el origen del capital sino que realmente sea ese capital y ese compromiso de la institución bancaria que se traduzca en más sucursales, en más cajeros automáticos, en más crédito”, dijo Ignacio Deschamps, en el marco de la 74 Convención Bancaria que se realiza en el puerto de Acapulco con el tema “La Banca, promotora del desarrollo y del bienestar en México”.

Banorte es el único banco mexicano que forma parte de ese grupo y la gestión de sus activos también ha sido reconocida a nivel internacional. La experiencia se confirma. El sexto participante del mercado, el canadiense Scotiabank, ha decidido, en cambio, colocar en la dirección general y en la presidencia del banco a Nicole Reich de Polignac, una ejecutiva canadiense que se convirtió en la primera mujer en ocupar un cargo de este nivel en un banco en México.

 Reich sustituyó en ese puesto al también canadiense Anatole von Hann, quien ahora se encuentra a cargo de las operaciones de Scotiabank en toda América Latina. Peter Cardinal precedió a von Hann, lo que reafirma que el banco canadiense después de la experiencia del Fobrapoa y el rescate a cargo del Instituto de Protección al Ahorro Bancario (IPAB) confía plenamente pero en los liderazgos hechos en casa.

Scotiabank es, sin embargo, uno de los pocos casos, de entre los bancos grandes con operaciones en México, en el que se ha privilegiado la experiencia originada en las filiales.

Algo parecido a lo que sucede con Santander en Brasil que mantiene en la presidencia al español Marcial Ángel Portela Álvarez. Para el banco originario de Cantabria, el mercado brasileño es su principal apuesta y el énfasis de su liderazgo desde la matriz así lo ratifica.

Aunque en México no lo ha privilegiando, HSBC en mercado como Perú y Panamá ha preferido a ejecutivos brasileños.

Para Endeavor en México, hasta ahora la nacionalidad del banco o de sus ejecutivos es irrelevante para la actividad crediticia porque han operado como dependencias separadas, es decir, Santander de México opera con un presupuesto independiente del Santander de otra parte del mundo.

Lo importante, dice Endeavor, es que los bancos de capital foráneo o nacional terminen con el déficit que aún tiene con los emprendedores.

Pero la experiencia de BBVA Bancomer podría comenzar a trazar una línea que correlacione el fortalecimiento del crédito y el conocimiento de los ejecutivos de alto nivel que se encargan de medir el riesgo en las operaciones de financiamiento.

“La banca en México la hacemos los mexicanos y yo creo que la contribución de los ejecutivos mexicanos a los resultados de la banca es importante. Hay gente con un gran conocimiento de los clientes, del mercado y con una gran responsabilidad de manejar a una gran plantilla. Hoy con más de 33,000 trabajadores en BBVA Bancomer tenemos más empleados en México que en España”, dice en entrevista Ramón Arroyo, director de Recursos Humanos del banco español.

En el marco de la 74 Convención Bancaria, el presidente de los banqueros, Ignacio Deschamps, aseguró que al cierre de febrero, el crédito a las empresas se aceleró a niveles del 13%, lo que sumó a la derrama de recursos que se generó con la participación de compañías privadas en el mercado de valores.

El año pasado, por ejemplo, además de los 117,000 millones de pesos de financiamiento bancario a las empresas, se colocaron emisiones de deuda en la bolsa por 35,000 millones de pesos, lo que también se destinó a financiamiento.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here