El desempeño del sector automotriz, la segunda industria más importante en México, sólo después del petróleo, se moderará en el transcurso de 2011, pero sólo para asumir un ritmo de producción y exportación automotriz más sustentable, estima Edgar Camargo economista de BofA Merrill Lynch.

La productividad de la mano de obra calificada en México, aunada a la debilidad postcrisis de la divisa, generó reducciones sustanciales en los costos, realzando el atractivo del país como un importante destino de inversión, por lo que continuará siendo un impulsor clave para la economía, agrega Camargo.

La industria automotriz es casi 3% PIB nacional con un valor de la producción que, según datos del Inegi, subió de 499 mil millones de pesos en 2005 a 778 mil millones de pesos en 2010. El valor de las ventas totales también se elevó, de 484 mil millones de pesos a 761 mil millones en ese mismo periodo.

Representa una importante fuente de empleo, que recuperó en el 2010 20 mil plazas laborales luego de haber caído a 125 mil en 2009, cuando fue afectada por paros. Sin embargo se mantiene lejos de los 208 mil puestos que tenía abiertos en 2008, explica Camargo.

Los primeros dos meses de 2011 muestran robustez en su desempeño con firmeza en las exportaciones que se elevaron 20%, impulsadas principalmente por aumentos anualizados de 13.8% a Estados Unidos, 11.1% a Canadá y de 112.3% a América Latina y de 17.8% a Asia. Las ventas a Europa cayeron 15.9% en el bimestre. Aunque, señala Edgar Camargo, estos resultados fueron ligeramente menos dinámicos que los de la segunda mitad de 2010.

Identifica a la posición geográfica de México como sido un factor importante para el desarrollo de su industria automotriz. El acceso de la nación a los océanos Pacífico y Atlántico constituye una ventaja clave para las empresas del sector que buscan acceso tanto al mercado europeo como al asiático. Además, en relación con Estados Unidos y América Latina le permiten acceso a los más grandes compradores del sector automotriz.

De esa manera, está entre los primeros 10 fabricantes de automóviles, camionetas y autopartes, y ocho de las 10 empresas automatices más importantes tienen por lo menos una planta de ensamblaje en el país, dice el economista para México de BofA ML.

A pesar de las buenas señales de recuperación que trajo consigo el 2010, las ventas internas no han regresado a su nivel previo a la crisis. Mientras que un poco más de 1 millón de vehículos fueron vendidos en México en 2008, la cifra del año pasado apenas alcanzó las 820 mil unidades.

Tras la reciente recuperación de las condiciones crediticias del consumidor, el financiamiento de ventas automotrices ha mejorado, explica Camargo. El crédito automotriz cayó 7.9% anualizado en mayo 2010, pero las cifras de la CNBV registraron un crecimiento de 14.1% anualizado en enero 2011. Asimismo, los créditos morosos, como porcentaje del total de créditos automotrices, han registrado un continuo descenso.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.