Luego de su lanzamiento en 1997, el Prius de Toyota se ha convertido en el modelo híbrido más vendido en el mundo. Gracias a este fenómeno, la firma japonesa mantiene en constante mejoría al que fuera un visionario prototipo y que impuso el reto de convertirse en el vehículo más amigable con el medioambiente. Al parecer lo está logrando. Al Prius de Totoya le acompaña ahora el Crown, un sedan de la línea de vehículos de lujo que entró a la era de los híbridos con las más altas expectativas.

Pero el éxito de Prius en este mercado ha sido fulminante. Hasta abril de 2009, Toyota había vendido 1.26 millones de unidades de un total de 1.81 autos híbridos.

A pesar de sus buenos resultados y que ya cumplió una década en el mercado norteamericano, la estrella de Toyota no había llegado a México. El costo y la necesidad de que las regulaciones ambientales reconocieran sus ventajas y otorgaran incentivos contundentes a los compradores mexicanos fueron algunas de las razones del retraso. La firma japonesa invirtió varios años de cabildeo con el gobierno federal para que se reconocieran las ventajas del Prius, el auto más vendido en Japón, en donde la conciencia respecto al riesgo ambiental, pero también estrictas regulaciones sobre la emisión de partículas contaminantes, lo han ubicado como la mejor opción. En las calles de las principales ciudades japonesas circula ya un millón de vehículos Prius y la cifra va en aumento.

En México, por ahora, las expectativas de venta para la tercera generación de Prius son conservadoras y para el cierre de 2010 Toyota espera colocar en el mercado nacional apenas 350 unidades. El precio (más de 420,000 pesos) y aún la reducida conciencia ambiental de muchos consumidores podrían presentarse como obstáculos para este modelo. No obstante, Prius no paga impuestos como la tenencia o los gravámenes sobre automóviles nuevos gracias a su perfil ecológico y su tecnología de última generación. Además, en mercados como Estados Unidos, según los críticos del diario The New York Times, comienza a diferenciar a los consumidores que lo adquieren como una clase especial de conductores conscientes y responsables sobre el impacto de la industria automotriz en el medio ambiente.

El secreto

Este automóvil cuenta con un motor de combustión interna y otro eléctrico. El primero funciona con gasolina y el segundo obtiene su energía a través de baterías que se recargan con el frenado, las bajadas y el libre rodamiento.

Se trata, por lo tanto, del primer auto que funciona con energía auto recargable, pues almacena y utiliza su propia energía. Es la “Energía Inteligente del Vehículo”, asegura Adolfo Hegewisch, director general de Toyota Motor Sales de México.

El Toyota Prius puede conducirse de forma eléctrica hasta por 40 kilómetros y con el hecho de recargarse en las bajadas y en el momento de frenar, el sistema funciona prácticamente de forma automática. De esta forma se reducen de manera significativa las emisiones de bióxido de carbono contribuyendo con ello a la disminución del calentamiento global. Utiliza, además, el sistema Hybrid Synergy Drive, (HSD), por sus siglas en inglés, con el cual se logra la máxima eficiencia del combustible pues detecta en qué momento opera sólo la gasolina, el motor eléctrico o ambos.

Prius (cuyo nombre en latín significa “el primero”), cuenta con coeficiente de aerodinámica del vehículo de 0.25 más bajo que existe en un auto de venta masiva. De esta forma, se logra que los rines y el perfil sean uno con el aire a su favor. Debido a su dualidad de motores, es posible usar el motor eléctrico con batería bajo ciertas circunstancias y en una baja velocidad, sin necesidad de recurrir al motor de gasolina por largo rato.

gustavosilva@revistafortuna.com.mx