Tortillería, uno de los típicos MiPyMEs en México / Foto: Jon Sullivan
Tortillería, uno de los típicos MiPyMEs en México / Foto: Jon Sullivan

Ante la percepción de las empresas de que la recuperación económica no vendrá sino hasta noviembre, es necesario renovar la forma de hacer negocios. Especialistas afirman que la reingeniería y rediseño de pensamiento son la clave.

Los ingresos del 27% de las empresas mexicanas descendieron en 2009. De acuerdo con los resultados de la encuesta Regus business tracker, las compañías pronosticaban una recuperación económica hasta julio de 2010. No obstante, según los resultados de la última encuesta de la firma Regus, las empresas mexicanas sugieren que el recobro llegará hasta noviembre de este año.

Frente a este panorama, advierten especialistas, es necesario que las micro, pequeñas y medianas empresas (Mipymes) estén dispuestas a renovarse para que alcancen la recuperación. Por ello, resulta vital la reingeniería de procesos, es decir, reinventar la forma de hacer negocios para aumentar la productividad, optimizar la posición competitiva de la empresa, lograr resultados cuantitativos y consolidar funciones.

De acuerdo con el Manual de buenas prácticas para programas de apoyo a pequeñas y medianas empresas, publicado por la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional y la Fundación Implementación, Diseño, Evaluación y Análisis de Políticas Públicas, las Mipymes constituyen el 99% del total de empresas, aportan el 52% del producto interno bruto y emplean a casi tres cuartos de la población.

El documento de trabajo resalta que “este segmento de la economía es claramente importante. Su magnitud las convierte en una prioridad en términos económicos, especialmente si se toma en cuenta su efecto en la prosperidad y productividad de la población”.

Sin embargo, advierte, entre más pequeña sea una empresa, mayores son los obstáculos para su crecimiento. Entre ellos, enumera, la baja inversión en investigación y desarrollo; un sistema educativo deficiente que no produce capital humano; el difícil acceso al financiamiento; un ambiente de negocios que dificulta su apertura, agilidad y desarrollo, y la informalidad. Los especialistas agregan otro factor que puede no sólo inhibir el crecimiento de Mipymes, sino acelerar su desaparición: el temor y la reticencia al cambio.

Reingeniería necesaria

Durante su visita a México, Larry Prusak, fundador de IBM Institute for Knowledge Management, señaló que es necesario un cambio de visión y de los procesos de organización en las empresas. Ello, advirtió el experto en gestión del conocimiento, generará valor y una sinergia efectiva.

El académico del Babson College sostuvo que es vital “tener una visión que permita a las organizaciones poder renovarse en todas sus áreas”. Por lo que, subrayó, es necesario construir equipos multidisciplinarios que permitan diferentes perspectivas del negocio.

Prusak confió que en pequeñas y medianas empresas ese proceso sea funcional, pues, explicó, “debido a su tamaño puede adecuarse a nuevas tendencias de organización que resulten rentables”.

En entrevista con Fortuna, Ezequiel López Lozano, director de Marketing de Global Managers, señala que la crisis es una oportunidad para que las pequeñas y medianas empresas se reinventen e innoven.

Explica que la reingeniería y el rediseño del pensamiento en las empresas implican dejar que todos sus integrantes participen. Se debe entender, sugiere, que el conocimiento de una empresa no viene sólo de arriba abajo, sino también del lado opuesto.

En su opinión, oír a los trabajadores en los niveles bajos puede ser una ventaja, pues esos puestos son ocupados, en su mayoría, por personal joven que propone ideas frescas. De esta manera, explica, las empresas pueden seguir reinventándose. “Ésas que únicamente atienden la voz de los niveles más altos pueden volver sus procesos más lentos y complicados”, advierte.

Para el especialista en estrategias empresariales, la innovación y la creatividad son esenciales en la forma de hacer negocios; no obstante, en México “sí hay una reticencia a la renovación”.

Apunta que la contracción económica viene del miedo infundado. Ese factor, explica el mercadólogo, provoca recortes en el personal, capacitación de recursos humanos y marketing. De esta manera, en el mediano plazo, las empresas se atrasan respecto de sus competidores. “De lo que se trata –concluye–, es que se atrevan a avanzar”.

López Lozano aclara que existe una tendencia global a rechazar los modelos de cambio, porque por naturaleza son conservadores. Los detonantes de esa resistencia son el enfoque limitado al cambio, la conducta del grupo y la amenaza a las relaciones ya establecidas del poder.

Además, las Mipymes deben superar obstáculos para hacer uso de la reingeniería como la falta de recursos económicos, la ausencia de una cultura organizacional, la escasez de tecnología y la falta de recursos humanos calificados. No obstante, existen soluciones como la comunicación permanente con los empleados para que vean la lógica del cambio; la negociación, es decir, el intercambio de algo de valor por una reducción a la resistencia, y la búsqueda de financiamiento.

“Es necesario –considera el director de Marketing Global Managers– que las empresas mexicanas se atrevan a pensar diferente y a romper reglas y paradigmas para que sean punta de lanza en la forma de hacer negocios”.

“Es necesario construir equipos multidisciplinarios que permitan diferentes perspectivas del negocio”: Larry Prusak, fundador del IBM Institute for Knowledge Management.

“La reingeniería y el rediseño del pensamiento en las empresas implican dejar que todos sus integrantes participen”: Ezequiel López Lozano, director de Marketing de Global Managers.

14 Comentarios

Comments are closed.