ACAPULCO, Guerrero, 21 abril de 2010 (FORTUNA) A dos años de que la banca con capital mexicana y la banca extranjera se había enfrentado por la creciente influencia del capital foráneo en el sistema nacional de pagos, esta noche en el puerto de Acapulco, los representantes de las instituciones de crédito del país darán un homenaje al ex presidente del gremio durante la nacionalización de la banca, Carlos Abedrop Dávila.


En el marco de la 73 Convención Bancaria, Abedrop Dávila recibirá un reconocimiento al mérito por parte de un gremio bancario dominado por el capital extranjero que promete durante este año aumentar la cartera total de financiamiento en al menos 10% para contribuir al desarrollo de la economía y al financiamiento de las Pequeñas y Medianas Empresas (PYMES).

En abril de 2008 , Abedrop Dávila dijo que solicitaría al presidente Felipe Calderón que repensara la política de Estado que regula y vigila la banca comercial en el país, con el propósito de que el capital mexicano retomara su influencia en el financiamiento bancario hacia la economía. Cuando Abedrop Dávila hizo esa declaración se había confirmado que el Departamento del Tesoro controlaba ya las operaciones de Citibank y, por lo tanto, la de una de sus principales filiales en el extranjero, Banamex, lo que violaba las disposiciones de la Ley de Instituciones de Crédito y la de Agrupaciones Financieras.

Hace dos años, también en este puerto, Abedrop Dávila pidió a la banca extranjera que abriera su capital a los empresarios mexicanos, lo que consideró un mecanismo útil para “democratizar” el capital de la banca. Él esquema, sugirió entonces, sería abrir el capital de bancos filiales de entidades extranjeros a inversionistas mexicanos a través de la Bolsa Mexicana de Valores.

Hasta ahora, sin embargo, sólo los bancos mexicanos como Grupo Financiero Banorte y el Grupo Financiero Inbursa cotizan en el mercado de valores mientras que instituciones como el banco HSBC, BBVA Bancomer, Citibank- Banamex, se limitan a realizar emisiones de deuda para fondear sus operaciones de crédito.

Abedrop Dávila, presidente y fundador del Grupo Omega, fue durante el gobierno de Carlos Salinas de Gortari uno de los hombres de negocios más cercanos a la Presidencia de la República. En esa administración llegó a controlar junto con otros inversionistas la mayoría en el capital de la aerolínea Mexicana de Aviación, empresa que enfrentó severos pasivos ante incumplimientos de pagos con armadores de aviones europeos.

Los representantes de la banca que opera en México también llegan a la 73 Convención Bancaria después de un intenso cabildeo ante las autoridades de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHC) así como de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), para evitar que el límite para operaciones relacionadas respecto de su capital se ubicara en 15 por ciento, contra el nivel anterior de 50%. A principios de este año, instituciones como Banco Azteca solicitaron a las autoridades bancarias del país que no aplicaran los mismos criterios a los bancos con capital mexicano que a aquellos de origen foráneo.

El límite de créditos relacionados – aquellos que se dan a personas físicas y morales relacionadas con la institución – se ubicó al final del debate en 25%.


Claudia Villegas